Despliega el menú
Baloncesto

CAI Zaragoza

¿Por qué no seguir soñando?

El CAI Zaragoza continúa escribiendo historia en el 'play-off'. Esta vez en semifinales, donde le espera el Real Madrid campeón de Liga regular (21.00). Claro que, vivido lo vivido, ¿quién dijo miedo?

El CAI vence al Valencia en el tercer partido de cuartos
El CAI vence al Valencia en el tercer partido de cuartos_3
EFE

El Real Madrid es el vigente subcampeón de Europa. Los blancos llegan de tiranizar la Liga regular, en la que terminaron campeones con un récord de 30 victorias y solo cuatro derrotas. De los cuatro semifinalistas, el cuadro madridista es el único que no tuvo que recurrir a un tercer partido para avanzar de ronda y las estadísticas le dibujan como el equipo que más puntos anota por partido, con un promedio de 87,79, y el quinto que menos recibe, 75,39 tantos por encuentro. Por si fuera poco, en sus filas se encuentra el nombrado, no sin polémica, MVP de la temporada, Nikola Mirotic, quien, junto a Sergio Rodríguez y Rudy Fernández ocupan, además, tres puestos en el quinteto ideal. 

Este es, a grandes rasgos, el próximo rival del CAI Zaragoza en el 'play-off'. Seguramente, el principal favorito para terminar levantando el título de campeón de la ACB. Un compendio de argumentos lógicos a favor de su candidatura como finalista le avalan. Razones esgrimidas por la cabeza que, a estas alturas, y desde el corazón; ¿a quién le importan?

Este jueves, a las 21.00, el CAI Zaragoza disputa las primeras semifinales de su historia. Las primeras, de hecho, para un equipo aragonés después de 24 años. Motivo, por tanto, de gozo y celebración. La continuación de un sueño al que los rojillos se resisten a otorgar un final. Y si ellos no quieren, se les debe de creer. El conjunto dirigido por José Luis Abós posee un crédito ilimitado tras su magnífica campaña. No existen barreras ni futuro más allá del partido que se ha disputar este jueves en el Palacio de los Deportes. Simplemente, se trata de disfrutar el momento.

El cielo hace mucho tiempo que quedó atrás. Actualmente, la moral del equipo zaragozano se encuentra más arriba. Mirando hacia abajo al intrépido Felix Baumgartner. Tanto que la adrenalina logró este martes superar cualquier indicio de cansancio. Felicidad acumulada y deseo por hacer historia que deberá volver a hacer su papel en el cuarto partido en siete días para los zaragozanos. El 'play-off' es así. No para y el que no aguanta el ritmo se va a casa. Vacaciones merecidas que, sin embargo, los rojillos se niegan a tomar.Esfuerzo físico

La paliza física es evidente. No solo por el desgaste que supone enfrentarse a Valencia en tres partidos consecutivos, teniendo en cuenta la intensidad que los taronjas desprenden en cada lance. También porque la épica victoria del CAI incluyó, además, un alucinante partido con tres prórrogas. En total, 15 minutos extra para un equipo cuya rotación, a pesar de que todo el que salta a pista aporta, no se puede comparar con la de Valencia ni, mucho menos, con la del Real Madrid. Equipo en el que, cabe recordar, Rafa Hettsheimeir, ex capitán rojillo, es el quinto pívot y jugador casi residual. Por delante, los blancos poseen gente como Llull, Carroll, Felipe Reyes, Begic o Carlos Suárez. Además de los tres arriba nombrados, claro.

Consecuencias de la  diferencia presupuestaria que existe entre las dos secciones de clubes de fútbol y el resto de equipos de la Liga Endesa. Abismo que, eso sí, no siempre se transfiere a la pista. Afortunadamente, el deporte mantiene su cuota de imprevistos y a ella se agarra nuevamente el cuadro zaragozano. Porque no era favorito en cuartos de final y dio igual. Porque no hace falta ser favoritos para generar orgullo en una marea roja totalmente entregada a la causa.

Pase lo que pase a partir de ahora, la temporada del CAI Zaragoza habrá sido un éxito rotundo. Realidad que en el vestuario zaragozano, a buen seguro, no van a confundir con conformismo. Parece imposible, sí, pero... ¿por qué no seguir soñando?

Etiquetas