Despliega el menú
Baloncesto
Suscríbete

Cajasol 67-75 CAI Zaragoza

Vencer sin convencer

El CAI Zaragoza cumplió en Sevilla en un partido que se complicó en exceso (67-75). Llompart, con unos monstruosos 30 puntos de valoración, fue el más destacado.

El escolta islandés del CAI Zaragoza, Jon Stefansson
Vencer sin convencer
EFE

La actuación del CAI Zaragoza en Sevilla ofrece dos lecturas a tenor del resultado final, 67-75 para el conjunto aragonés. La primera y más general, positiva, dada la victoria sumada, la cuarta conseguida en lo que va de curso lejos del Príncipe Felipe. La segunda, realizada en profundidad, más preocupante, teniendo en cuenta el mal juego desarrollado por los pupilos de José Luis Abós. No en vano, los aragoneses sufrieron más problemas de los necesarios para derrotar a un Cajasol que afrontó la cita sin sus dos mejores jugadores, Tomas Satoransky y Latavious Williams. Bajas sensibles que los andaluces resintieron enormemente en la primera mitad y de las que se repusieron en la segunda, gracias sobre todo a una intolerable permisividad del cuadro zaragozano. 

Cierto es que el partido no llegó a sus últimas posesiones nadando en la agonía, debido a la actuación de un Pedro Llompart estelar. Bajo presión, el base mallorquín asumió la responsabilidad en los momentos calientes del encuentro, sumando para su equipo hasta conseguir 30 puntos de valoración en su planilla individual. Rebotes, recuperaciones, puntos y asistencias. En definitiva, todo lo que hizo falta para que el CAI amarrase la victoria.

Para entonces, el marcador ya se encontraba en un pañuelo. En especial, por el demérito de los rojillos en el siempre fatídico tercer cuarto. Por motivos todavía por descifrar, el conjunto zaragozano suele bajar sensiblemente su rendimiento tras el descanso. Como si de un mal endémico, casi una maldición, a los aragoneses les cuesta mantener la tensión competitiva durante los 40 minutos que dura un choque, desfondándose generalmente a la vuelta de vestuarios. En esta ocasión, los rojillos dilapidaron su máxima ventaja, que llegó a ser de 16 puntos arriba, para cerrar el parcial con un preocupante 20-10.

Para colmo, en ese lapso de tiempo también se lesionó Sam Van Rossom, que con la mano en el hombro y gesto de dolor en su rostro se vio abocado a abandonar el partido. Hasta entonces, el belga estaba siendo el mejor de los zaragozanos. Tanto que, con 16 puntos y un espectacular cuatro de cinco en lanzamientos triples, finalizó como el máximo anotador del CAI junto con Llompart.

Precisamente, el tiempo que los dos bases coincidieron sobre el parqué fueron los mejores minutos de los rojillos. Producidos estos, sobre todo, en el segundo cuarto, momento en el que los visitantes debieron matar el partido. Ante la ausencia de sus dos mejores jugadores, Cajasol había saltado a la pista en pleno 'shock'. Un estado en el los hispalenses se limitaron a lanzar triples sin sentido (3/16 al descanso) y a repetir las malas sensaciones que en la ida habían dejado en el Príncipe Felipe.

De hecho, San Pablo, que presentó un pobre aspecto en sus gradas, llegó a dedicar algún silbido a su equipo. Sentencia que solo el mal hacer de los visitantes podría tornar en ánimos tras la reacción de los suyos los cuartos finales. Un hecho que debe ser motivo de reflexión, al igual que las pájaras sufridas ante Estudiantes o en la Copa del Rey. En la cara positiva, el CAI ha vuelto al camino del triunfo. Y lo ha hecho, además, fuera de casa. Tirando de oficio y sabiendo sufrir. Sin duda, el triunfo en Sevilla ha de ser el punto de inflexión que devuelva a los aragoneses al rendimiento propio de un equipo de la parte alta. Se logró vencer, ahora hay que volver a convencer.

Ficha técnica

67 - Cajasol: Tepic (5), Sastre (7), Bogdanovic (9), Holland (17) y Triguero (6) -quinteto inicial- Asbury (6), Burjanadze (2), Balvin (12) y Blankey (3)

75 - CAI Zaragoza: Van Rossom (16), Roll (9), Stefansson (2), Aguilar (4) y Norel (14) -quinteto inicial- Jones (4), Rudez (5), Llompart (16), Fontet (5) y Toppert (-)

Parciales: 11-16, 18-27, 20-10 y 18-22

Árbitros: Jiménez, Calatrava y Soto. Excluyeron a Blankey y Stefansson con cinco personales.

Incidencias: Partido correspondiente a la vigesimoprimera jornada de la Liga Endesa disputado en el palacio municipal de los deportes San Pablo.

Etiquetas