Despliega el menú
Baloncesto
Suscríbete

Baloncesto

El CAI estará en la Copa

El conjunto aragonés sufrió más de lo esperado para lograr su décimo triunfo, que le coloca de manera virtual en la cita de Vitoria. Los zaragozanos vencieron al Fuenlabrada por 79-74.

El CAI Zaragoza enfrentándose al Fuenlabrada en un encuentro anterior.
CAI 56 - 42 Fuenlabrada
EFE

Todavía no es matemático, aunque muy extraña tendría que ser la carambola que dejase al CAI Zaragoza fuera de la próxima Copa del Rey. A falta de una jornada para el término de la primera vuelta, el conjunto aragonés logró su décimo triunfo de la temporada tras derrotar a Fuenlabrada por un ajustado 79-74. Un resultado corto, que sorprende si se tiene en cuenta que, a mediados del segundo cuarto, los locales llegaron a ir mandando hasta por 23 puntos en el marcador. Afortunadamente, el conjunto zaragozano supo reaccionar al 'shock' de la reacción madrileña, sacando de manera virtual un billete a Vitoria largamente esperado por la marea roja.

La cara de José Luis Abós en la sala de prensa lo decía todo. Ajeno a la teórica euforia que por lógica debe corresponder a la consecución de un objetivo, el técnico zaragozano repasaba el partido que acababa de finalizar con una inesperada frialdad. Producto del susto vivido instantes antes sobre el parqué, cuando Colom erró un triple que pudo haber redondeado una remontada demoledora. Afortunadamente, la intentona del exrojillo no fructificó y, poco después, eran los jugadores aragoneses los que celebraban como una piña en la tarima el triunfo.

Inicio arrasador

Desde el punto de vista de la lógica, el guión del partido es complicado de explicar. Idas y venidas que no se debieron producir nunca, sobre todo por el espectacular arranque firmado por los zaragozanos. Tras el salto inicial, los pupilos de José Luis Abós se colocaron el mono de trabajo y, a través de la defensa, seña del equipo durante la presente campaña, se propusieron terminar con el partido por la vía rápida. Identificados como uno de los conjuntos de la Liga Endesa que menos posesiones permite por partido, los rojillos detectaron un problema en el balance defensivo de los madrileños y, por medio de rápidos contragolpes, comenzaron abriendo hueco en el marcador. Defensa férrea, robo -hasta siete pérdidas acusó el 'Fuenla' en el primer cuarto- y canasta. Tan sencillo como efectivo.

Así, un triple de Toppert, que firmó su primera buena actuación de la temporada, terminando con 15 puntos y seis rebotes para 21 de valoración, colocó una distancia de 11 puntos a favor de los locales. Ventaja que en el segundo cuarto llegó a estirarse hasta los 23 tantos, gracias también a la inoperancia en el lanzamiento triple de los visitantes, que se marcharon al descanso con 12 fallos desde más allá del arco de 6,75. Un cúmulo de circunstancias que hacían prever un plácida fiesta del equipo con su gente. Nada más lejos de la realidad.

Momento de pánico

Tras el descanso, los jugadores rojillos fueron los primeros en volver al escenario de juego. La charla en el vestuario fue corta, no parecía necesaria. Sin embargo, dos triples casi consecutivos de los visitantes les hicieron creer en la machada. Así, Fuenlabrada firmó un parcial de 4-14 al inicio del tercer cuarto. Golpe que les llevó a colocarse a solo seis tantos de distancia en el marcador.

Fue un visto y no visto, eso sí. Pues el CAI volvió a reponerse y, poco a poco, volvían a llevar al choque a su terreno de la mano de Roll y Rudez. El croata, precisamente, sería el encargado de ilustrar la reacción, con un mate a una mano sobre Saer Sené que levantó a todo el pabellón. Una acción increíble, digna del legendario 'Doctor J' norteamericano, que sin embargo no domó el irreductible espíritu de los naranjas.

Al contrario. Nuevo cuarto, el último ya, y misma historia. Los aragoneses inexplicablemente se duermen, Sené impone su ley bajo los tableros -terminó con 19 puntos, 12 rebotes y tres tapones para 31 de valoración, el mejor del encuentro- y Mainoldi, termómetro fuenlabreño, se apunta a la fiesta. Si el argentino está bien, su equipo compite. Una historia de sobras conocida en la Liga y que se reprodujo en Zaragoza, hasta el punto de que Colom pudo llegar a empatar el partido por medio de un triple, bien punteado por la defensa zaragozana eso sí. Aguilar, que reapareció llevándose la ovación de su gente, capturó el rebote y Llompart, acostumbrado a cerrar los partidos, amarró el triunfo con dos tiros libres. Objetivo cumplido, el CAI está entre los grandes.

Ficha técnica

CAI Zaragoza: Van Rossom (10), Roll (13), Rudez (9), Jones (9) y Norel (9) -cinco inicial- Stefansson (2), Llompart (11), Marín (-), Fontet (-), Toppert (15) y Aguilar (1)

Fuenlabrada: Valters (11), Feldeine (8), Mainoldi (18), Vega (3) y Sené (19) -cinco inicial- Colom (7), Sánchez y Kurz (4)

Parciales: 26-25, 16-11, 14-16 y 23-32

Árbitros: García González, Calatrava y Pérez Niz. Excluyeron a Valters por cinco personales.

Incidencias: Partido correspondiente a la decimosexta jornada de la Liga Endesa disputado en el pabellón municipal Príncipe Felipe ante 7.800 espectadores.

Etiquetas