Despliega el menú
Baloncesto
Suscríbete

CAI Zaragoza

Colapso rojillo en Murcia

El CAI Zaragoza disputó ante el UCAM un partido para olvidar en el que cayó derrotado por 76-62.

Partido entre el UCAM y el CAI Zaragoza
Colapso rojillo en Murcia
ACB MEDIA

Debacle rojilla. En su visita al UCAM Murcia, el CAI Zaragoza realizó el que probablemente sea su peor partido de la temporada, cayendo derrotado por 76-62. Un abultado marcador que ilustra a la perfección el pobre juego desarrollado sobre la pista por el conjunto aragonés. Los de José Luis Abós, que fueron su peor enemigo, se mostraron renqueantes durante el arranque para terminar diluyéndose durante un penoso tercer cuarto, en el que solo fueron capaces de anotar cuatro puntos. Todo un cumulo de errores y desaciertos que no deben volver a repetirse si se quiere disputar el ansiado 'play off' por el título.

No estaba en los planes zaragozanos el perder en tierras murcianas. La hoja de ruta marcada hacia la postemporada exige, como mínimo, competir en todas salidas restantes. Algo que el CAI estaba haciendo hasta la fecha y que no pudo cumplir en su visita al antepenúltimo de la Liga. Sin una oposición extraordinaria por parte de los rivales, que jugaron sin mucho rigor táctico aunque si con un envidiable instinto anotador, los jugadores rojillos se retrotrajeron a tiempos pretéritos y mostraron su peor cara lejos del Príncipe Felipe.

Nada más empezar, el cuadro local consiguió abrir una pequeña brecha al facturar un parcial de 6-0. Pequeña muestra de que los aragoneses no poseían la concentración necesaria para afrontar la cita. Gracias a la anárquica pero eficaz ofensiva de Douby, que terminó como el máximo anotador del choque con 17 tantos, el UCAM Murcia conseguía martillear una y otra vez el aro rojillo. Algo que, en la otra canasta, llevaba un ritmo mucho menor. Solo Hettsheimeir, que celebró su estrenada paternidad con 17 puntos, vio canasta con una cierta facilidad.

El gran lastre rojillo fue, sin duda, el tiro exterior. Especialmente el lanzamiento triple, faceta en la que los tiradores zaragozanos se mostraron erráticos y nerviosos. Con una selección cuestionable, los de Zaragoza terminaron el partido con seis aciertos de 28 intentos. Punto negro que especialmente acusó Sam Van Rossom, que solo encestó una de sus ocho pruebas.

Debacle rojilla

A pesar del mal juego general, el CAI consiguió llegar al descanso con el partido empatado a 31. En gran parte gracias a la defensa zonal aplicada en la segunda manga, que dejó al UCAM con solo 10 puntos anotados. Sin embargo, todo el trabajo realizado se fue por el desagüe a la vuelta de vestuarios. En diez minutos de juego, la escuadra rojilla solo fue capaz de anotar cuatro puntos. Dos de Fontet en uno de los pocos balones interiores que se jugaron y otros dos de Van Rossom gracias a una bandeja. Murcia, por su parte, encestó 24 tantos.

El último cuarto se pudo desechar perfectamente a la basura. No hubo conato de remontada e, incluso, Carlos Cabezas se pudo hacer daño en una infortunada jugada aislada. El base marbellí chocó con Hettsheimeir y cayó al suelo con la rodilla. Sus visibles muestras de dolor hicieron temer lo peor aunque, finalmente, todo pareció quedar en una contusión. Desde luego, peor no pudo salir el encuentro.

Ficha del partido:

UCAM Club Baloncesto Murcia: 76 (21+10+ 24+21). Franch (9), Douby (17), Udoka (14), Barlow (7) y Augustine (8) -cinco inicial-, Juan Jasen (-), Sekulic (6), Rivero (-), Miso (8), Rejón (-) y Jordi Grimau (7).

CAI Zaragoza: 62 (15+16+4+27). Cabezas (2), Stefansson (10), Wright (12), Almazán (2) y Hettsheimeir (17) -cinco inicial-, Van Rossom (5), Archibald (4), Fontet (4) y Toppert (6).

Árbitros: Juan Luis Redondo, Benjamín Jiménez y Pedro Munar.

Incidencias: Partido correspondiente a la vigésimo séptima jornada de la Liga Endesa que se disputó en el Palacio de los Deportes de Murcia ante 5.600 espectadores.

Etiquetas