Despliega el menú
Baloncesto
Suscríbete

Derrota

El Peñas se diluye

Los de Navarro empezaron bien, pero perdieron fuelle con el paso de los minutos. La actuación arbitral fue la puntilla para un equipo que se atascó en el ataque y defendió mal.

Mc Neil fue nuevamente uno de los más destacados del Peñas.
El Peñas se diluye
ÁREA 11

Regreso a la funesta senda de las derrotas. La tercera en tres salidas. Solo en el primer periodo brilló un Peñas que se vino abajo después, en un nefasto cóctel de mala defensa, nervios en ataque y con la guinda de un arbitraje nada complaciente. Le salió todo a los locales en un encuentro que acabó en festival del Grupo Iruña, una derrota quizás excesiva para lo que fue el encuentro. Pero esos treinta minutos a partir del diez invitan a la reflexión. Y muy seria. Lobe Huesca empezó muy bien en defensa, recuperando balones y con Leonavicius destacando con varios robos.

Un triple de Adrián García ante su ex equipo daba un 4-9, reforzada por otro robo de McNeil que obligaba a un tiempo de Ángel Jareño apenas a los dos minutos de partido. Los locales solo contaban con el poderío interior de Starosta como solución ofensiva. Starosta había anotado los diez primeros puntos de su equipo, mientras McNeil le buscaba en uno contra uno y Orfila lanzaba a Lobe Huesca con un triple (10-18). El pívot americano de Peñas sufría en defensa ante Starosta, pero en ataque lucía con once puntos en apenas cinco minutos, poniendo a Huesca once arriba a dos minutos del final con un espléndido 12-23. Grupo Iruña buscaba la velocidad, pero la defensa oscense rayaba a gran altura, si bien el ataque era algo errático. Un triple de Óscar Herrero devolvía la distancia de once, pero la segunda falta de un motivadísimo Adrián García era el único 'pero'. Un último acierto de McNeil, fabuloso, sellaba un 17-28 con trece puntos para el neoyorquino.

Rakocevic relevaba a Starosta como solución de ataque pamplonica en el inicio del segundo acto, con Lobe Huesca un poco bloqueado en las ideas ofensivas. Un dos más uno de Mikel Uriz acercaba a cinco a los locales, 24-29 a los dos minutos. Starosta volvía por sus fueros y Ángel Navarro pedía tiempo tras un parcial de 9-1, con apenas tres de renta. La velocidad local redecoraba el partido ante un Peñas algo precipitado, como demostraba Brad Reese cometiendo dos veces seguidas unos pasos absurdos.

Montañana frenaba mejor a Starosta en las pinturas, mientras Jorge García reducía la ventaja oscense al mínimo (28-29) a seis minutos del descanso. Mekongo, con un dos más uno, firmaba un parcial de 14-1 y le daba la primera ventaja del partido a los locales (31-29). Un triple de Óscar Herrero rompía la espantosa dinámica del ataque verde, con equilibrio en el marcador. McNeil regresaba a cancha anotando, inspiradísimo, pero las ventajas eran locales. Dos triples de Diego Sánchez permitían al Peñas llegar al intermedio dentro del encuentro, apenas un punto abajo, 44-43.

Un triple de Narros abría hostilidades tras el descanso, con nueva ‘pájara’ de un Peñas que se veía seis abajo, con tiempo muerto a siete y medio de un Navarro cada vez más preocupado (49-43). Las personales asaeteaban a los oscenses, cuarta de Orfila y quinta del equipo muy pronto. Narros le daba diez de renta a los suyos, y Peñas seguía sin anotar. Montañana lograba su primera canasta, y primera de Peñas en el tercer acto, en el ecuador del mismo.

La desventaja se estabilizó en torno a los diez puntos, con un gorro de Starosta a McNeil como jugada sintomática. La cuarta falta del pivot americano le llevaba al banco, y a los dos equipos les costaba un verdadero mundo anotar, en unos minutos de desconcierto global. Una técnica al banquillo acababa de ‘matar’ otro tercer cuarto pésimo para un Peñas al que Starosta condeba a la máxima, doce abajo en un 63-51 descorazonador, si bien un triple de Orfila daba algo de aire. Al final nueve abajo y malas perspectivas de cara al cuarto decisivo para un Peñas claramente hacia abajo.

Buen arranque del cuarto, con un triple de Leonavicius que acercaba a Lobe a solo seis, pero la irregularidad seguía mermando las opciones del equipo de Navarro. Otro triple de Herrero ponía al Peñas a siete a 7:30, pero el equipo se limitaba a hacer la goma en el electrónico, con Sanz poniendo a los suyos de nuevo diez arriba merced a un nuevo lanzamiento de 6,70.

Una técnica a Diego Sánchez no hacía sino demostrar que Peñas estaba fuera del partido. Adrián ponía al equipo a diez restando cuatro minutos exactos, y Ángel Navarro quemaba sus naves en un tiempo muerto a la desesperada. Solo McNeil seguía viendo el aro, y los triples a toda prisa no eran la mejor receta para remontar. Peñas se diluyó ante un Grupo Iruña que acabó sumando la victoria sin apuros. Quién lo iba a decir tras el primer parcial.

Grupo Iruña: Iñaki Sanz (11), Iñaki Narros (13), Víctor Pérez, Langford (5), Ondrej Starosta (16) -cinco inicial- Uriz (10), Rakocevic (8), Mekongo (10), Jorge García (13), Raya (2), Alex Calvo.

Lobe Huesca: Óscar Herrero (9), Leonavicius (10), Adrián García (10), Jan Orfila (8), Maurice McNeil (19) -cinco inicial- Diego Sánchez (7), Montañana (11), Brad Reese, Miki Servera.

Parciales: 17-28, 27-15 (44-43), 21-13 (65-56) y 23-18 (88-74).

Árbitro: Fernández Sánchez y Serrano Velázquez eliminaron a Diego Sánchez por faltas.

Incidencias: Pabellón Anaitasuna con apenas 400 espectadores.

Etiquetas