Despliega el menú
Deportes
Suscríbete

"El Athletic es una forma de vida"

andoni cedrún Nació portero en el Athletic. Hijo del mítico Carmelo, proclamado vizcaíno y aragonés, apasionado del Real Zaragoza... Así presiente el partido..

Cedrún, voz autorizada sobre la vida del Athletic y del Zaragoza.
"El Athletic es una forma de vida"
T.G./APA

El Athletic suena mejor que nunca en la última década. ¿Cómo lo ve?

Está en un buen momento. Sus objetivos siguen siendo más o menos los mismos: mantenerse y, desde ahí jugar, luego otra Liga. Y, por supuesto, la Copa del Rey, su torneo por tradición. Luego, varios de sus futbolistas están en auge, como son los casos de Javi Martínez y Fernando Llorente, salen jóvenes como Muniain y Aurtenetxe? Lezama está reflotando tras unos años complicados.

¿Qué cuota de responsabilidad le concede a Caparrós?

Yo soy defensor de Joaquín. Tiene sus detractores, pero estoy en sintonía con él. A pesar de no ser de la casa, es un entrenador que ha sabido transmitir a los futbolistas todos los valores del Athletic: el compromiso, la garra, la actitud, la intensidad? Es un equipo que, de tanta energía, a veces se acelera. Tiene jugadores de calidad, como Iraola, Llorente o Javi Martínez, pero sin esos valores sería un equipo algo vulgar. Y luego es un grupo muy bien preparado físicamente. Caparrós ha conocido rápido la filosofía de Lezama. Ha sacado jugadores porque ya estaba acostumbrado a trabajar la cantera en el Sevilla. Eso ayuda.

¿Estuvo en peligro esa filosofía hasta la llegada de Caparrós?

Ha estado cuestionada. Es cierto que hubo miedo en esos años que se metió el equipo abajo. Pero el debate surge cuando no funcionan las cosas y se viven situaciones incómodas. Entonces, siempre se habla de cambio. Ahora, sin embargo, todo el mundo se siente orgulloso de ese modelo de club.

Parece que el Athletic, en parte gracias a futbolistas como Llorente o Javi Martínez, dos campeones del Mundo con España, reanima su prestigio?

Es un equipo con jugadores más hechos que hace unos años. Eso le ha alimentado mucho. Además, han surgido futbolistas como Muniain. Y posee otro chico que para mí es de lo mejor de España en centrales por la izquierda, ahora que hay pocos: Amorebieta. Tiene unas cualidades tremendas. Le falta coger experiencia. Si tuviera la cabeza más amueblada?

Vayamos al arco. Usted conoce el sitio y el club. Nació portero en San Mamés. ¿Le gusta Iraizoz?

Con Gorka hay portero para rato. Es el prototipo de guardameta vasco: sobrio, dominador, alto? Ha tenido suerte el Athletic de encontrarlo. Aunque es cierto que hace tiempo que no sale un portero de Lezama. No aparecen.

El País Vasco siempre ha marcado la referencia de la portería española. Ahora se significa el estelar momento del portero español, pero el foco se ha desviado hacia otras canteras?

Es cierto. Las porterías del Athletic y de la Real Sociedad casi siempre marcaron el paso. Fueron referencia, con Iríbar, Zubizarreta, Arconada, Urruti? Recuerdo que, en los años ochenta, el 70% de los porteros de la liga española eran vascos. Ahora salen más y muy buenos por otros sitios.

¿Por dónde pasan las opciones del Real Zaragoza en el partido?

El Athletic juega a latigazos. Empujados por su público, salen fuerte, con mucho ritmo, presionan y te meten en la portería, pero lo hacen a impulsos. Luego, se frenan. El Zaragoza debe aguantar el chaparrón, esos arreones de mucha fuerza. Debe ser listo, marcar el tiempo, controlar, y hacer daño en esos momentos de bajada del Athletic, que casi nunca mantiene el ritmo los noventa minutos. El Zaragoza ha de intentar no meterse en el área y jugar con las líneas algo más adelantadas. De lo contrario, es una ventaja para ellos.

Pero el Athletic tiene a Llorente, un futbolista especializado en fijar la posición de los centrales. ¿En qué medida determina el juego de su equipo?

Llorente lo gana todo por arriba, pero creo que lo más importante de su juego es la segunda jugada. La baja de Jarosik es mala porque su altura era clave. Lanzaro y Contini sufrirán. Llorente puede ganarte en los balones aéreos porque es Llorente, pero no solo lleva peligro en el remate. También en las dejadas. Él es la referencia y, a partir de las segundas jugadas que genera, los centrocampistas se adelantan y los extremos atacan la banda. Es un partido que requiere muchos apoyos y ayudas. Y cuanto más tiempo esté Llorente fuera del área, mejor.

El Zaragoza se atasca habitualmente en San Mamés. ¿Le encuentra explicación?

Precisamente yo gané allí la primera vez que jugué con el Zaragoza. Estaba el ambiente raro en Bilbao por el tema de Clemente y Manu Sarabia y nosotros pusimos la "petardada". Nos entrenaba Enzo Ferrari, en la 84/85, y ganamos 0-3 con un partidazo de Surjak. En San Mamés, siempre se ha visto al Zaragoza como un equipo al que le gusta el buen fútbol. Recuerdo que de niño, cuando iba al estadio y venía el Zaragoza, sabía que llegaba un equipazo. Pero es cierto que es un campo complicado, como lo era Atocha. ¡Menudos momentos no ha dado allí el Athletic! En Bilbao, es imposible sacar un partido adelante solo defendiendo, con esa presión y el juego aéreo. Para ganar, también hay que intentar hacer daño.

A San Mamés lo define su apasionado público, su gente y manera de sentir el Athletic. ¿Por qué se habla de la magia de ese estadio?

El Athletic es único en lo social. No es solo un club deportivo. Es una entidad que reúne todos los valores de la gente de allí. Funciona como un icono. No es una afición sino una forma de vida. La gente de Bilbao se vuelca con el Athletic. Más allá de unos gritos en el estadio, la gente se expresa en permanente reivindicación. Todo lo que se es, se transmite por medio del Athletic.

¿Cómo vivió usted el paso de esa frontera, de vivir el Athletic a enfrentarse a él vestido con la camiseta del Real Zaragoza?

Aquel partido del 0-3, mi primero como rival del Athletic, me ayudó mucho. Era una sensación diferente, pero recuerdo que el resultado me vino fenomenal. San Mamés es un estadio donde le gusta jugar a todo el mundo. El futbolista, aunque sea rival, lo siente. Se vive el fútbol con mucha intensidad y emoción. El público le pone la moto al Athletic, pero también al otro. Es un campo para vibrar, no es frío y desangelado. Te pone las pilas.


Etiquetas