Deportes
Suscríbete por 1€

SOLIDARIDAD

Arbeloa y Lafita, contra el cáncer

Ángel Lafita y Álvaro Arbeloa, durante la firma de autógrafos realizada ayer en el Mercadillo Navideño.
Arbeloa y Lafita, contra el cáncer
josé miguel marco

Zaragoza. Dos futbolistas de reconocido prestigio, Álvaro Arbeloa (Real Madrid) y Ángel Lafita (Real Zaragoza), se unieron frente a una causa común. Nada importó que sus equipos, el pasado domingo, doblaran la rodilla ante el Barcelona y Osasuna, respectivamente. El partido de ayer, jugado en el Mercadillo Navideño de la plaza de los Sitios, tenía una trascendencia mucho mayor: la lucha contra el cáncer, el empeño por atajar los efectos de una enfermedad que, en pleno siglo XXI, sigue resultando devastadora. Y se colocaron, por ello, su uniforme más solidario, contribuyendo a la causa con aportaciones económicas confidenciales, con donaciones al Mercadillo de camisetas del Real Madrid y del Real Zaragoza, y también con la firma de autógrafos a las decenas de aficionados que acudieron a la cita.

"Esto sí que es importante. Mucho más que cualquier partido de fútbol", anunció Arbeloa, quien confesó sentirse "complacido, radiante y orgulloso" de poder participar en un proyecto de carácter benéfico. "Siempre resulta muy agradable contribuir a buenas causas. Es algo que te hace sentir útil, que te llena", advirtió el defensa internacional.

¿Más, incluso, que ganarle al Barcelona? "Por supuesto que sí", contestó el futbolista con una amplia sonrisa, pese al reciente contratiempo sufrido por su equipo en el Camp Nou. "Por nuestra condición de futbolistas, nosotros contamos con una posición privilegiada, por eso tenemos la obligación moral de ayudar a quienes lo necesitan. Yo estoy encantado de poder hacerlo", añadió Arbeloa, que sigue fiel a su carácter afable, amistoso y reposado, por mucho que en la actualidad comparta vestuario con figuras mundiales como Kaká, Cristiano Ronaldo, Benzema, Raúl o Casillas.

Familias comprometidas

Pero la aportación a la causa de la familia Arbeloa no se reduce únicamente a Álvaro. Su madre, Marisol, y su tía, María Victoria, también contribuyen generosamente en el proyecto solidario. Ellas, al margen de la importante labor que desarrollan a lo largo de año, también trabajan durante estos días en el Mercadillo, de manera altruista. "Es verdad que todos mis familiares están muy comprometidos. Y también muchísimos amigos", explicó el jugador del Real Madrid, que ayer acudió al Mercadillo acompañado de su mujer, Carlota, y de su padre, Agustín.

"He tenido la desgracia de que mucha gente de mi familia ha sufrido esta enfermedad. Por eso, quiero enviar un mensaje de apoyo a todos los que ahora están luchando contra el cáncer", señaló Arbeloa.

También la familia Lafita se ha caracterizado, históricamente, por su espíritu solidario. "Yo intento aportar mi granito de arena. Entre todos, podemos ayudar a combatir esta enfermedad. Es muy importante que la gente se conciencie", observó el jugador del Real Zaragoza.

"No sólo Álvaro y yo estamos muy predispuestos a respaldar esta causa -añade Lafita-. Hay muchísima gente trabajando en este proyecto desde el anonimato, y es algo digno de elogio", sostiene Lafita. Entre esas personas se encuentra Pilar, su madre. "Todo lo que sea ayudar, de una forma o de otra, es muy positivo. Mi madre lo hace ahora en la barra del bar del Mercadillo. En mi familia, intentamos colaborar todos", recordó.

El rastrillo de la Asociación Española contra el Cáncer (AECC) permanecerá abierto al público todos los días, de 11.00 a 14.00 y de 17.00 a 21.00, hasta el próximo 8 de diciembre. Los fondos recaudados irán destinados a la investigación oncológica. El reto es alcanzar, al menos, los 170.000 euros obtenidos en la anterior edición.

Etiquetas