Despliega el menú
Deportes

MATÍAS LESCANO

Lescano se desahoga

El Bicho se va a Argentina con la afición del CAI "en el corazón", pero por primera vez deja de morderse la lengua y expone que en el club se han perdido las formas.

El Bicho Lescano ha dejado de morderse la lengua.
Lescano se desahoga
JOSé MIGUEL MARCO

¿Qué sensación tiene en estos momentos?

Es una sensación rara, una mezcla de decepción, tristeza y alegría. Triste porque dejo una ciudad que me ha dado todo en los últimos siete años, alegría porque vuelvo a mi ciudad natal y no hay mejor manera de levantar el ánimo que rodearse de la gente que a uno lo quiere, y decepcionado porque creo que me voy de una manera que no me merezco.

Nunca ha querido exteriorizarlo, pero en los últimos tiempos usted no se ha sentido valorado en su club.

Al club no tengo nada que reprocharle, en todo caso es a una persona que desde que llegó al club no me valoró nada, ni me respetó y si algo creo que me he ganado en estos años es respeto.

El entrenador, el director deportivo y el presidente hablan de compromiso y no cuentan con alguien que lo ha dado todo durante siete temporadas. ¿Le han decepcionado?

Hablan de compromiso dos personas que llevan menos de un año acá. Por partes. El presidente me decepcionó en el sentido que tengo confianza con él y en la charla que tuve con él antes del último partido de liga (en Melilla) no fue capaz de decirme a la cara que no contaban conmigo. De hecho, me dijo todo lo contrario. Con José Luis (Abós) está todo bien. En los momentos duros que pasé a lo largo de la temporada estuvo siempre apoyándome. Y Willy Villar veo que ahora tiene el valor de salir a decir que no cuentan conmigo cuando ya ha salido en todos los lados que me voy. Me lo podía haber dicho antes y no estar dando vueltas que si papeles sí o papeles no.

Y ni una palabra desde que acabó la temporada. Resulta increíble.

Eso es lo que más me duele, pero va en la línea de la falta de respeto de esta temporada. Esto es deporte y si no cuentan con uno no pasa nada, pero le faltó valor a la Dirección Deportiva para decírmelo a la cara.

Supongo que le quedará el consuelo de que en esta ciudad se le quiere como a nadie.

Eso no me lo roba nadie y es lo mejor que me llevo de acá. Si me he quedado varios años es en gran medida por el cariño que me dio la gente.

Ya que no puede despedirse de ellos, ¿qué les diría a todos esos aficionados que le han animado de principio a fin?

Decirles "gracias" por estos siete años. Gracias por el apoyo y las muestras de cariño que me han dado en estos días. Gracias por haber estado animándome cuando eran tiempos duros, porque sin el cariño de ellos mi paso por este club no hubiera sido lo mismo. Los voy a llevar siempre en mi corazón y seguro que nos volvemos a ver. Y a la gente que no les gustaba mi juego, que seguro son bastantes (se ríe), decirles que sepan que jugando bien o mal pero dejé siempre todo por esta camiseta y esta ciudad.

¿Sabe que algunos han decidido no renovar su abono por su ausencia?

Algo me han comentado y es una muestra más de cariño. No me van a alcanzar los días de mi vida para agradecérselo. Pero yo preferiría que siguieran yendo a apoyar al CAI, porque al fin y al cabo los jugadores, directivos y demás empleados del club pasamos, pero lo que hace grande al CAI es la afición.

La vida sigue y qué mejor destino que su ciudad natal.

Sí, como dije antes, más allá de lo triste que es mi salida del CAI, me queda el consuelo de que vuelvo a mi ciudad, y nada mejor para recuperar la alegría de jugar que me quitaron este año que en Córdoba. Fue una decisión difícil de tomar, sobre todo, por mi mujer porque es la primera vez que se mueve de Zaragoza y es un cambio grande. Pero después de ver el deseo que mostró Atenas por tenerme en su equipo y el apoyo de la gente que nos rodea, vimos que lo mejor era dar el paso y aceptar la oferta.

Pero no descarta volver a Zaragoza.

El deseo ese va a estar siempre y ojalá se dé más adelante.

¿Qué debería ocurrir para que eso pasara?

Está claro que tiene que haber otro director deportivo.

Su mejor recuerdo de todos estos años.

Los dos ascensos van a ser inolvidables, cada uno a su manera. Pero sin duda me quedo con el "Bicho, Bicho" cuando fui a recibir la copa de campeón de la LEB Oro el último partido en el Príncipe Felipe. Eso no me lo roba nadie.

¿Y el peor?

Te podría decir varios momentos deportivos, pero lo peor es el manejo que ha tenido el club esta última temporada. En general, las cosas a nivel deportivo pueden salir bien o mal, pero el CAI tenía una identidad, un señorío y un manejo que no tenia nada que envidiarle a los grandes equipos de España, pero esta temporada todo eso lo tiró a la basura. Y lo peor que me llevo es esa imagen y creo que en gran medida el ascenso tapó todo eso.

¿Qué es el CAI para usted?

Es el equipo con el que siempre me voy a identificar deportivamente a nivel profesional. Me lo ha dado todo y ha sido un orgullo ser el capitán todos estos años.

Etiquetas