Despliega el menú
Deportes
Suscríbete

REAL ZARAGOZA

Ángel Lafita: "Tengo ganas de ser feliz en el campo, ese es mi reto"

Tras un partido de ausencia por sanción, el aragonés vuelve mañana al equipo con el ánimo de disfrutar del fútbol.

Lafita dedica el gol de Tenerife a su futuro hijo, que nacerá en junio.
Ángel Lafita: "Tengo ganas de ser feliz en el campo, ese es mi reto"
EFE

Las dos últimas victorias han cambiado de raíz el ambiente alrededor y dentro del equipo. Por fin aparecen las sonrisas.

Hacía mucha falta que sucediera algo así. Era muy necesario porque estábamos en una dinámica muy negativa que nos afectaba de lleno a la confianza de cada uno de los componentes del equipo. Algo que nunca se debe perder, pero que estaba a punto de ocurrir. Anímicamente, estos dos triunfos nos han dado la vida.

 

Mañana volverá al once inicial tras su sanción. Había anotado goles en Villarreal y Tenerife. ¿Le ha venido mal este castigo?

Si lo miramos por el lado del acierto goleador, sí que fue una lástima no jugar ante el Sevilla. Cuando estás enrachado, es mejor seguir activo. Pero, en general, no me ha venido nada mal descansar. Físicamente no estaba en un buen momento. Estaba pagando mi mala pretemporada por todo lo que pasó cuando vine del Deportivo y necesitaba descansar. En los últimos partidos, mi condición física era peor que cuando empecé y eso no podía seguir así.

 

En el último mes se apreció como si usted hubiese perdido la sintonía con el juego del equipo.

Así es. Yo era el primero que lo notaba. Como sabía que no iba a poder desbordar ni encarar con garantías a los rivales, intentaba hacer otro juego distinto, que para nada es el mío. Me viene faltando desde el verano el trabajo de pretemporada. Y lo estaba pagando. Estos días, a través de un plan especial con Roberto Cabellud, he mejorado notablemente. Y espero encarar desde ya mismo el final de Liga con todas las garantías de rendimiento.

 

Vuelve además cuando el equipo se ha modificado de arriba a abajo. Hay muchas caras nuevas y se ha entrado en una dinámica positiva. Eso ayuda a todo el mundo.

La gente nueva ha traído aire fresco. Va a ser muy importante para todos, también para mí, poder jugar en un equipo que sea capaz de llevar los resultados de cara. Eso te da mucha confianza en cada acción, en cada combinación. El trabajo específico que estoy haciendo se va a notar en breve tiempo. Espero que sea ya en Valladolid.

 

La baja de Colunga por su expulsión facilita su retorno. La duda es si usted será el segundo delantero, su puesto natural, o se volcará de nuevo a la banda.

No lo sé, el entrenador no ha dado pistas en los últimos días. Tanto Arizmendi como yo podemos jugar en la media punta. Pero, por encima de cuestiones individuales, ahora mismo lo importante es que el equipo vuelva a sentirse con confianza, como ha pasado en los dos últimos partidos.

 

Usted ha repetido varias veces esta temporada que jugar en su verdadero puesto ayuda a cualquier futbolista a rendir mejor.

Sí. La última vez que lo dije fue en Villarreal. Si te mueves en tu sitio habitual, te sientes más cómodo y puedes dar más de sí al equipo. Siempre intentas más cosas y, por norma general, siempre te salen más cosas. Eso es innegable.

 

Llevamos tres semanas sin parar de hablar de los nuevos refuerzos. ¿Cómo lo llevan los veteranos del vestuario?

No nos sentimos desplazados, ni mucho menos. A mí, lo que ha pasado me duele por la gente que se ha tenido que ir y que ha compartido con nosotros el grupo. Realmente duele, pero en el fútbol sabemos que, muchas veces, este tipo de cambios son necesarios. Respecto de los nuevos, no sentimos ni envidia, ni celos, ni nada de eso. Agradecemos el espíritu nuevo que han introducido en un vestuario que estaba mal anímicamente. Ya pueden venir cuatro, siete o dieciocho. Lo importante es que el Real Zaragoza consiga levantar la cabeza y se salve a final de temporada. Lo demás es secundario.

 

Hasta ahora usted no ha logrado sentirse feliz en su retorno al Zaragoza. Por cómo fue su llegada y por cómo ha rendido el equipo en la primera vuelta. ¿Ese es su reto, ser feliz, de aquí a mayo?

Sí. Ese es mi reto y creo que lo voy a conseguir. A mi llegada, lo pasé muy mal, sin poder jugar un montón de partidos y entrenándome de una manera extraña. Luego, la marcha del equipo ha sido un sufrimiento constante. Ahora creo que hemos entrado en una nueva dinámica, muy positiva, que debe cambiar las cosas para bien. Para mí, este año no tiene puntos intermedios. Estoy pasando de un extremo a otro siempre. Tengo ganas de que el equipo se asiente en la zona tranquila y, personalmente, de disfrutar y ser feliz en el campo. Ese es mi reto, insisto.

 

Y seguir llevándose el pulgar a la boca unas cuantas veces más. En junio será padre por primera vez, de un niño concretamente.

Es una cosa muy bonita, algo que me ha traído la vida y que estoy viviendo con mucha intensidad. Ojalá lo pueda hacer muchas veces más. Todas las celebraciones serán pocas para él.

 

En Valladolid, sus goles y el triunfo final tendrían un enorme valor. Este partido es de una gran transcendencia.

El partido de mañana en Zorrilla vale mucho más que tres puntos en el caso de que lo ganemos. Es un rival directo, que se ha colocado por debajo de nosotros y al que podemos dejar a 5 puntos de distancia y, probablemente, ganarle el 'golaverage'. Sería una distancia considerable, un auténtico golpe de efecto para lograr nuestra salvación. Confío plenamente en que vamos a ser capaces de darlo.

Etiquetas