Despliega el menú
Deportes
Suscríbete

FÓRMULA 1

Alonso se gana a Massa

Ferrari seduce al brasileño para que ayude al español mientras en Red Bull continúan las tensiones.

Fernando Alonso.
Alonso se gana a Massa
PETER PARKS/AFP

Llegados a este punto de la película, Felipe Massa parece haber entendido el mensaje. Al menos así lo transmite de puertas hacia fuera, condenado a luchar en la zona UEFA de la Fórmula 1 con Nico Rosberg y Robert Kubica mientras los cinco magníficos sacan codos por el Mundial. El brasileño, a 92 puntos del líder, conduce un cochazo y se ve fuera de la fiesta desde hace mucho tiempo, víctima de las circunstancias y de los propios errores.

"No soy segundo de nadie", ha repetido por activa y por pasiva, con un ataque de cuernos monumental después del "Fernando va más rápido que tú" de Alemania. "¿Lo has entendido?", escuchó bien clarito por la radio. Alonso aterrizó en Ferrari y se desató una fiesta sin freno en Maranello ante la mirada reticente de Massa, ofuscado primero con Schumacher y superado luego por Raikkonen. En Bahréin y Malasia todo eran alegrías, pero Hockenheim lo cambió todo y el brasileño se quitó la careta para abandonar las falsas apariencias.

Ahora, Massa se convierte en un aliado perfecto para Alonso en estas tres últimas carreras. "Quiero estar en la batalla con los pilotos que se juegan el título, que es lo mejor que puedo hacer para ayudar a Ferrari y a Fernando", relata supuestamente. Las palabras no salen de su boca, pero se pueden leer en el blog de Ferrari, que al final le ha persuadido.

Massa es el invitado de lujo al peculiar Gran Premio de Corea, que sigue a medio acabar y con remedios chapuceros. Ante este panorama, Ecclestone montó una sesión de fotos con los cinco aspirantes. A Webber y Vettel se les preguntó por cómo llevaban la disputa en Red Bull y por si recordaban el trágico ejemplo de McLaren en 2007. "A los españoles os gustaría que nos fuera mal", escupió Webber. Entonces, el título se lo llevó Raikkonen gracias a Massa, que echó un cable a su compañero dejándose adelantar en los garajes. Alonso también espera que le haga un favor mientras Dietrich Mateschitz, dueño de Red Bull, toma partido: "Vettel parece tener una ligera ventaja en cuanto a velocidad se refiere, pero no habrá órdenes".

Etiquetas