Despliega el menú
Deportes
Suscríbete

REAL ZARAGOZA

Al Camp Nou, sin Ponzio

El Real Zaragoza decidirá hoy, tras visionar el vídeo del partido, si recurre la roja directa del centrocampista argentino.

Leo Ponzio no podrá armar su disparo contra el Barcelona.
Al Camp Nou, sin Ponzio
carlos moncín

Nefasta noticia para el Real Zaragoza: Marcelino pierde a Leo Ponzio, uno de sus futbolistas más en forma, para el partido del próximo domingo contra el potente Barcelona de Guardiola, el líder de Primera División, salvo que los comités disciplinarios corrijan la decisión arbitral. Será hoy cuando el Real Zaragoza, una vez visionado en vídeo el momento de la expulsión, decida si formula alegaciones al Comité de Competición.

 

Ponzio fue expulsado en el minuto 89 de partido contra el Racing con roja directa tras obstaculizar un claro avance del agobiante Pedro Munitis. El árbitro del partido, Javier Estrada Fernández, del Comité Catalán, lo echó, según explicó en el acta del encuentro por el "siguiente motivo: golpear con el brazo, en la cara de un contrario, y teniendo a este por objeto". Es decir, el colegiado interpretó voluntariedad en la acción del centrocampista argentino. La falta lo fue. Tuvo un abundante contenido táctico. Ponzio fue a cortar el avance desatado y lanzó su cuerpo sobre Munitis. El problema, si se toma la resolución arbitral como rigurosa, viene en que Estrada Fernández apreció algo más que una simple falta táctica, para el árbitro, Leo Ponzio se aplicó con más violencia de la debida, extremo que el propio futbolista rechazo a la conclusión del encuentro: "El árbitro es quien decide, pero no hay mala intención. No es una expulsión justa. No sé si el club recurrirá o no, solo sé que creo que no fue para roja".

 

La cuestión es que Ponzio se fue a la ducha y la suspensión de un partido amenaza con desplomarse sobre él, salvo que el Zaragoza inicie y culmine exitosamente su batalla con los comités disciplinarios. Mientras tanto, Marcelino deberá comenzar a planear el partido, a priori, más complicado e inaccesible de la temporada, sin su referencia principal en el doble pivote del centro del campo.

La pareja Gabi-Abel Aguilar

La baja de Ponzio en Barcelona tiene la impertinencia del rival. Si la presencia del argentino en el centro del campo es a día de hoy sustancial en cualquier partido, la visita al Camp Nou, al Barça poderoso de Guardiola, reclamaría más que nunca la participación del futbolista argentino. Su orden táctico, despliegue físico, intensidad y capacidad de recuperación de balones se hacían imprescindibles ante un equipo donde la sala de máquinas la manejan el talento e inspiración inagotable de Xavi o la clarividencia de Andrés Iniesta. Si existen ciertas formas de parar al Barça y su fútbol torrencial, en todas las recetas aparecería el nombre de Ponzio y sus cualidades para obstaculizar el manejo del tiempo y el juego del equipo rival. No podrá ser posible.

Ante esto, a Marcelino no le quedará otra que emparejar en el doble pivote a Gabi y Abel Aguilar, dos jugadores sin el perfil defensivo de Ponzio, y que serán los encargados de intentar detener la maquinaria ideada por Pep Guardiola.

Etiquetas