Despliega el menú
Deportes
Suscríbete

Al aire de Bilbao

puesta a punto El Real Zaragoza aprovecha el mal tiempo para su puesta a punto para San Mamés. Ander Herrera sigue trabajando al margen del grupo.

Lanzaro mira a Contini en un entrenamiento reciente. Buscan la sintonía perfecta para Bilbao.
Al aire de Bilbao
T. GALáN/APG

Si Gay quería reproducir las sensaciones que puede encontrarse el equipo el próximo domingo en San Mamés, la jornada se lo puso en bandeja. El Real Zaragoza entrenó ayer en un ambiente desapacible, con lluvia intermitente y a ratos intensa y en un terreno de juego que se fue cargando conforme avanzaba la mañana. Muy pocos aficionados en la Ciudad Deportiva y mucho trabajo con balón y ejercicios que reproducían situaciones reales en los partidos.

No da el entrenador, de momento, demasiadas pistas sobre las piezas que piensa manejar de cara al duelo con el Athletic; en realidad sus incógnitas las marcan los procesos de recuperación de sus jugadores. Pero en el trabajo se plasma la intensidad, la trascendencia del encuentro del domingo. En donde el conjunto aragonés tiene otra oportunidad para sellar una primera victoria que se resiste en el inicio del Campeonato. Y que se complica como se complica el calendario, con la inmediata visita del Barcelona a La Romareda y el Valencia en Mestalla.

Además de los crónicos Laguardia -que apareció todavía con muletas por la Ciudad Deportiva- y Uche, trabajaban por su cuenta Ander Herrera y Leo Franco. El canterano se dejó ver unos instantes en los aledaños del campo de entrenamiento: dio cinco o seis vueltas en una carrera suave y se decidió a tocar balón. Los técnicos lo llevan entre algodones y su presencia en el duelo de la Catedral es la gran incógnita en la formación blanquilla.

Su presencia, además, despierta el interés de los medios vascos. No en vano, reúne los requisitos que le podrían convertir en potencial jugador rojiblanco. Ayer, un equipo de Euskal Telebista (EITB) preparaba un reportaje con el centrocampista blanquillo y, en plena celebración de la fiesta del Pilar se planteaba preguntar a Herrera por su devoción: la Virgen del Pilar o la de Begoña. Cosas de los de Bilbao...

Contini-Lanzaro, pareja de hecho

La ausencia en los entrenamientos del guardameta argentino Leo Franco da más peso a Toni Doblas, pero, además, confiere protagonismos al internacional sub'19 Álex Sánchez, que se reparte con el andaluz el peso de los entrenamientos cuando se dibujan las jugadas continuadas o se disputan pequeños partidos.

Sí dejó ver el técnico que Contini y Lanzaro van a ser una pareja de hecho en San Mamés. Trabajan juntos en cada ejercicio, no se separan, van de la mano, en un intento de coordinación que quieren que se asemeje al que habitualmente tienen Contini y el checo Jarosik, baja tras haber sido expulsado con el Sporting.

Es natural el empeño de los técnicos por hacerles gemelos: van a verse las caras con un Fernando Llorente que se encuentra en un gran momento de juego.

Junto a Maurizio Lanzaro ha comenzado a trabajar Edmilson, que ya está en el grupo, aunque da la sensación de que aún le falta un punto para ponerse a tono con el resto de sus compañeros. Sin duda, es la falta de ritmo de quien acaba de incorporarse al trabajo en grupo.

La mañana dejaba también otro elemento emotivo: una preparación especial para el navarro Isma López, una promesa de Lezama que este verano recaló en el Zaragoza B. El delantero entrena con cierta asiduidad con el primer equipo y, como es natural, el encuentro del domingo tiene una dimensión especial para él. Aunque no parezca probable que vaya a entrar en la convocatoria del primer equipo.

Orden, presión y ayuda al compañero en el repliegue son los argumentos futbolísticos sobre los que insistió ayer el cuerpo técnico zaragocista. El equipo trabajó la salida del balón desde la zona defensiva y el trabajo de creación en el centro del campo. Y la búsqueda de la portería, en una faceta que, como ocurre en el mundo real, cuesta hacer gol también en los entrenamientos.

En el tramo final, José Aurelio Gay dibujó un partido que se jugó en la intensidad de toda la mañana y en el que la rapidez del terreno de juego provocó jugadas comprometidas. En una de ellas, Gabi se llevó un golpe y se retiró a los vestuarios acompañado por el doctor Jesús Villanueva. En principio, la incidencia no adquiere relevancia y podrá estar a disposición del entrenador zaragocista.

El Zaragoza desgasta los días de la semana con otro partido trascendental al fondo.

Etiquetas