Despliega el menú
Deportes
Suscríbete

REAL ZARAGOZA

Javier Aguirre promete la vida

El entrenador mexicano tomó posesión de su cargo y ya lidera el intento de reflotamiento del Real Zaragoza.

Javier Aguirre, durante la rueda de prensa de ayer
Javier Aguirre promete la vida
OLIVER DUCH

Javier Aguirre ya ejerce. Fue presentado en La Romareda como nuevo entrenador del Real Zaragoza ayer a las 13.45 y, después de comer, ya se vistió de corto para dirigir su primera sesión preparatoria con sus nuevos pupilos. El Vasco llega con prisas y no tiene tiempo que perder. El lunes -menos mal que el partido se retrasó y hay unas horas más por delante- debutará en Getafe.

Aguirre, en su puesta de largo ante el zaragocismo, dio muestras de haber estudiado, siquiera brevemente, lo que acoge entre manos desde este mismo momento. "He visto la plantilla, los vídeos. La he sopesado, pese a que todo ha sido muy rápido. Y creo que hay plantel suficiente para salir del fondo de la clasificación. Además, la Liga está apenas comenzando y falta mucho por delante", dijo en el inicio de su discurso, tremendamente diplomático en todo momento. "Todo lo hecho, hecho está. A mí no me gusta mirar atrás", se escudó de inmediato para dejar a un lado cualquier atisbo de crítica hacia el anterior cuerpo técnico o los propios jugadores de la que es ya su plantilla.

El preparador azteca, en su aterrizaje, no cesó de mandar mensajes seductores hacia sus futbolistas, con los que, al menos hasta el 1 de enero -5 partidos- va a tener que iniciar su andadura blanquilla. "Considero que este plantel tiene calidad para jugar al fútbol. Ellos van a darme la pauta sobre cuál es el sistema más adecuado que debemos utilizar. A mí me gusta el buen trato de la pelota. No me gusta esperar atrás y lanzar balonazos. Pero si hay que hacerlo, se hará porque ahora lo que necesitamos son puntos como sea", añadió.

El nuevo técnico hizo un guiño de complicidad a la denostada actual plantilla. Quiere empezar generando un buen ambiente en la caseta, algo razonable. "Yo le he dicho al presidente que no necesitamos hacer ninguna locura en el futuro mercado, ni muchísimo menos. No he pedido fichajes porque antes quiero ver lo que tenemos en casa. Si logramos un par de resultados buenos, este equipo está diseñado para no pasar apuros. Hay gente de mucho nombre y de mucha calidad. Ahora es cuestión de que todos trabajen del mismo lado y no haya que esperar a que nadie nos venga a salvar el pellejo en Navidad", apuntó con toda intención.

Aguirre llega empapado de todos los problemas y retos del apurado Real Zaragoza actual. "Me sé el calendario que tenemos por delante de memoria. Puedo decir los cinco partidos que faltan hasta enero más los cuatro del inicio de año. Y aseguro que vamos a jugar cada partido como si fuera el último, sea el rival que sea y en el campo que sea. Contra el Madrid o el Levante. A mí no me gusta vender cuentos ni hacer cuentas fáciles. Eso, al final, no funciona", dijo.

El ex seleccionador de la Tricolor ha llegado a Zaragoza insuflando aire fresco al decaído ánimo del vestuario y todo su entorno. "El equipo pasa por un momento muy delicado. Cierto es. Pero tampoco es el fin del mundo. No faltan solo dos partidos y estamos obligados a sacar los 6 puntos para no bajar. Yo no tengo una varita mágica, pero veo que resta mucho por delante y existen muchísimas posibilidades de salir de ahí. No veo por qué tenemos que ser pesimistas con 27 partidos por jugar cuando ahora mismo estamos a solo 3 puntos de la línea de salvación. Por eso animo a la gente, a todo el mundo, a que se involucren en el objetivo. Discursos aparte, necesito de la afición y de que La Romareda sea un fortín de ahora en adelante. El futuro está en nuestras manos, que es lo mejor que nos puede pasar", espetó con énfasis en su particular modo de expresarse.

El Vasco llega a Zaragoza con hambre de banquillo tras casi dos años en la Tricolor. "Entrenar con la selección supone que solo entrenas tres días al mes. Es otro tipo de trabajo y extraño el día a día. Esa adrenalina que sube y baja. Esa mala actuación arbitral, un rival que se burla de ti... esas cosas que hacen que vivas el banquillo. Yo tengo mi carácter y tengo ganas de retomarlo, ya lo creo", aseguró Aguirre.

El mexicano no considera retroceso en su trayectoria venir a este Zaragoza lleno de problemas. "Es un paso importante en mi carrera. Tras 7 temporadas en España y casi 250 partidos en la Liga, sé que el Real Zaragoza ha sido siempre uno de los grandes. Aunque los últimos tiempos sean complicados, este es un proyecto enorme, una gran instituición llena de historia que quiere salir de una situación muy complicada. Para eso vengo y creo que encajo perfectamente", indicó el mexicano.

Etiquetas