Despliega el menú
Deportes
Suscríbete

REAL ZARAGOZA

Aguirre descubre el Zaragoza

Un partido le ha bastado al nuevo técnico para dar un leve giro a su discurso sobre el fútbol de la plantilla.

Javier Aguirre
Aguirre descubre el Zaragoza
ENRIQUE CIDONCHA

Era cuestión de tiempo porque el Zaragoza no está para mucho, especialmente cuando rueda una pelota por su pies, pero el discurso sobre el elogio que pronunció Aguirre a su llegada, alabando la calidad de la plantilla y el acierto en su diseño, sonó tan convencido y contundente que más de uno se preguntó de veras si eso era posible. Otros vieron al mexicano como un monumento a la fe en lo improbable. Aquello tuvo mucho de estrategia motivadora, un modo de ponerle una espuela en el costado a la plantilla. Aguirre sabe bien lo que tiene y, aunque es cierto que varios -demasiados- futbolistas están rindiendo por debajo de su nivel, si no lo conocía, ya lo ha descubierto. "Hemos tenido un déficit futbolístico". La sentencia la aplicó Aguirre en la rueda de prensa posterior al partido de Getafe. El mexicano acotó las palabras a lo visto sobre el campo. Fue una forma de reconocer la superioridad del Getafe y los problemas que sufrió el Real Zaragoza en el uso de la pelota, donde operó como casi siempre, sin plan ni velocidad en la ejecución.

Ese escueto juicio de Aguirre, que sonó casi desapercibido en la comparecencia del entrenador y no por ello es menos relevante, invita a una lectura implícita: el técnico azteca hablaba de calidad y genética talentosa. Fue la primera muestra que tuvo Aguirre de las capacidades reales del equipo y con ella llegó el primer giro a su alegato de bienvenida, algo que por otra parte cabía esperarse.

El viraje es leve, se centra en un solo partido, pero tiene su significado. Más, cuando se observa lo que anunció en la entrevista concedida a HERALDO el pasado domingo: "No podemos flagelarnos. Nuestra plantilla es de bastante buena de calidad. Hay mimbres. Si no lo creyera, no lo diría. ¿Qué debemos hacer? Conseguir un triunfo que pueda girar las inercias. Y también las convicciones y los compromisos. Les digo: "Tú eres mejor, no se te puede olvidar jugar al fútbol".

La declaración de Getafe no supone que Aguirre desconfíe ahora del fútbol de la plantilla. Al contrario, el técnico está convencido de que con horas de trabajo brotará esa supuesta calidad. Pero sí reubica a Aguirre en un trozo de tierra más próximo a la realidad. El Zaragoza, si tiene fútbol, lo tiene escondido. Y ahora solo Aguirre puede encontrárselo. Como ejemplo de los esfuerzos que le esperan, sirven las imágenes y sonidos recogidos por los informativos de Cuatro en el debut del mexicano. Junto al banquillo, Aguirre se desesperaba en varios lances del Real Zaragoza. "No nos dura nada", dijo en referencia a la pelota. "Dos toques, y la regalamos", agregó. Esa es la disfunción del Real Zaragoza, la creatividad, la técnica, la inspiración, el desequilibrio y la precisión. Todo lo que tiene que ver con la calidad futbolística. Lo otro, lo que ensalzó Aguirre en Getafe, el coraje, el esfuerzo y el compromiso, es innegable. Por eso le dio un punto al equipo aragonés pese al río de adversidades. Pero solo con eso al Zaragoza no le llega. La calidad, si la hay, está en un pozo, y es trabajo de Aguirre sacarla a superficie. Quizá con una victoria sea todo más sencillo.

Etiquetas