Despliega el menú
Deportes
Suscríbete

REAL ZARAGOZA

Agapito hace sus cuentas

El presidente presentará el lunes, ante la Junta General Ordinaria, un resumen en el que reconoce 31 millones de déficit la pasada campaña y una deuda de 107 millones.

Agapito Iglesias, en la última Junta General Ordinaria.
Agapito hace sus cuentas
JOSé MIGUEL MARCO

Ya lo anunció el accionista mayoritario, Agapito Iglesias, el pasado día 2 de diciembre, en una reunión informal con ese 'consejo consultivo' de apenas una docena de accionistas: el Real Zaragoza ha acumulado una deuda de 31 millones de déficit este año -en realidad, más de 41 millones antes de impuestos-, lo que no le ha impedido reducir la deuda en cerca de tres millones para bajar de los 110 millones a los 107 millones de euros. Estos son los datos que el presidente de la sociedad presentará en la Junta General del próximo lunes, día 13, en el Gimnasio del Real Zaragoza, a partir de las 12.00. "La Junta se compondrá por los accionistas que, figurando como tales en el libro-registro correspondiente, posean 320 o más títulos, pudiendo, los que posean menos, agruparse y elegir a otro accionista para que los represente por cada 320 acciones".

Agapito Iglesias ha remitido a los accionistas las cuentas y el informe de gestión que se aprobarán en la cita del lunes. No en vano, el propio presidente posee más del 96 por ciento de las acciones de la entidad.

El resultado de las cuentas de este ejercicio establece un déficit antes de impuestos de casi 42 millones de euros -41.816.111-, que la cuenta compensa después con un impuesto sobre beneficio de algo más de 13 millones -que suena poco creíble- y al que suma 3,5 millones en concepto de 'resultados extraordinarios'. Total, 31,7 millones de déficit. En esa cantidad, como ya ha anunciado el presidente en diversas ocasiones, se encuentran los 13 millones que el cuadro aragonés ha de pagar al Shakhtar en concepto de traspaso por el brasileño Francelino Matuzalem.

Al auditor le surgen dudas sobre una cantidad de 46 millones de euros en los que se valora "el derecho de participación de la Sociedad en la Liga Nacional de Fútbol Profesional". También se llama la atención sobre la dificultad de compensar bases imponibles negativas con beneficios futuros.

El entramado económico que el lunes aprobará la Junta General ofrece otras cuestiones llamativas: sin ir más lejos, la cifra de negocios no llega a los 34 millones de euros (33.877.789) y el gasto de personal supera los 39,5 millones, con lo que el negocio está llamado, desde su origen, a las pérdidas.

Los datos que ofrece Agapito Iglesias en el balance especifican que se han recuperado, tal y como él mismo anunció, en torno a tres millones de euros, por lo que la deuda de la entidad rondaría los 107 millones de euros. Se han reducido las deudas con entidades de crédito, tanto a largo plazo (en unos 5,5 millones), como a corto (12 millones), pero, a cambio, ha subido en casi 16 millones el pago a acreedores comerciales y otras cuentas. Entre una cosa y otra, se redondean los cerca de tres millones de euros en los que se reduce la deuda, tal y como anunció Agapito Iglesias.

De esta forma, el Real Zaragoza recorta su deuda con las entidades financieras, pero la aumenta con los acreedores. Esta cantidad se acerca a los sesenta millones de euros (en total, 58.710.228).

Otra de las cuestiones que refleja el balance es el notable incremento de las provisiones a largo plazo, que pasan, en números redondos, de 9 millones a 20 millones, lo que habla de la necesidad de aprovisionamiento ante futuros pagos y reconoce contingencias a largo plazo.

Con un porcentaje elevadísimo de las acciones, el presidente no va a tener problemas para sacar adelante las cuentas. Sin embargo, las cifras vuelven a poner de relieve la delicadísima situación de la entidad y el complejo desarrollo de ese plan de saneamiento presentado en mayo pasado y cuya puesta en marcha en los próximos seis años se antoja más que complicado.

Etiquetas