Despliega el menú
Afición

Afición

FÚTBOL. SEGUNDA DIVISIÓN B

Un chispazo de calidad deja al Ebro sin premio en casa ante el Barcelona B

El Ebro desperdicia un penalti con el que hubiera podido empatar el partido.

Otro día de mucho más merecimiento que acabar derrotado, volvió a irse por el sumidero de la desesperación de este Ebro incapaz de conseguir un triunfo en casa. Esta vez todo estuvo cerca, mucho más cerca, apenas a once metros, los que separan la portería del punto de penalti, pero ni desde ahí se pudo descerrajar el candado que parece proteger a los porteros contrarios.

Los rivales vienen a La Almozara con el catecismo bien aprendido. Ni siquiera un adalid del fútbol de calidad como el filial azulgrana tuvo que sacar a relucir sus mejores galas. Le bastó un chispazo para marcar, y luego defenderse con orden de las acometidas de un equipo local que mejoró notablemente con los cambios, especialmente con la entrada de Sandro, pero que a la hora de la verdad, cuando hay que encañonar al contrincante, dispara con pólvora mojada.

Todas las ocasiones medianamente claras que se vieron en el primer tiempo fueron gracias a errores de los contrarios. Así, en un robo de Raúl pudo asistir a Dani Martínez, pero el servicio quedó un poco atrasado, la jugada perdió claridad y finalizó con un tiro manso. Respondieron los culés en una pérdida en tres cuartos de su campo de Gerrit, que cayó a Rafa Mújica, que sin pensárselo, engatilló de primeras, no yéndose por demasiado.

Otro descuido permitió a Marcus entrar en velocidad en el área, cargar la pierna, mandando por encima del travesaño. El encuentro era muy táctico, con dos propuestas de juego contrapuestas, aunque los locales mostraron que también tienen brillantez en sus botas, en una bonita combinación entre Javi Cabezas y Dani Martínez, éste centra al área y Morer, atento, aborta la intentona.

Todo iba encaminado al resultado inicial en el intermedio, pero un picotazo de genialidad iba a variarlo todo. Riqui Puig se pone el sombrero de prestidigitador, pasa a Collado, que recorre la frontal del área hasta que ve el momento más oportuno para soltar un tiro colocado, al que Salva no pudo llegar.

De las botas de Sandro salió todo el peligro del Ebro en la segunda mitad

Planteamiento más ambicioso y ofensivo tras el descanso, con Dani Martínez más en punta, y Sandro, que entró en juego en el minuto 49, convirtiéndose en el jefe de operaciones. No tardó mucho el medio en entrar en escena. Templó una falta que cabeceó Cantero y Cuenca despejó casi sin querer, cuando estaba de espaldas a la jugada. Nuevamente Sandro remató con toda la intención, pero su cruzado chut, lo sacó Iñaki Peña con la yema de los dedos a corner.

Todo lo bueno que estaban haciendo los arlequinados tenía como faro la calidad y claridad de Sandro. Él sirvió un pase en carrera a Raúl, pero la puntería del nueve estuvo desatinada esta vez. Tanto insistir iba a tener el premio de disponer de un penalti por mano, o codo más bien habría que decir de Cuenca a un intento de centro de Michele. Dani Martínez lanzó abajo y a la derecha, pero el meta azulgrana adivinó el lado de lanzamiento, repeliéndolo. Para tirarse de los pelos.

Más claro que el señalado, fue otro no pitado, un minuto después, por una mano nítida de Vilarrasa, pero ni el colegiado, ni el asistente, quizá algo tapado, observaron nada punible. El choque concluyó en el área azulgrana, pero sin nada positivo que llevarse a la boca, para un equipo negado cara al gol.

Ficha técnica:

Ebro: Salva, Teo Tirado, Cantero, Michele, Selfa (Fode, 66), Gerrit, Javi Cabezas (Nierga, 70), Sergio Cortés (Sandro, 49), Raúl, Dani Martínez y Víctor García.

Barcelona B: Iñaki Peña, Morer (Gabriel, 83), Chumi, Cuenca, Vilarrasa, Busquets, Collado (Nils, 92), Riqui Puig (Mingueza, 70), Rafa Mújica, Monchu y Marcus.

Goles: 0-1, min. 43: Monchu.

Árbitro: García Arriola (Comité vasco). Amonestó a los locales Selfa y Michele

Más información del deporte regional en la web de Afición

Etiquetas
Comentarios