Afición

Afición

fútbol

El fútbol base también cotiza

Trabajo obliga a los clubes modestos a cotizar a la Seguridad Social por los pagos a técnicos y entrenadores, al considerar que mantienen una relación laboral.

Fútbol. Benjamin Preferente Actur vs Montecarlo
Rubén Losada

Los responsables de los clubes de fútbol aragoneses están muy preocupados por los últimos acontecimientos acaecidos con la UD Amistad, que ha sido inspeccionado por Trabajo y Seguridad Social tras una denuncia anónima y que ha puesto patas arriba la relación de miles de personas que están en el fútbol aragonés: directores deportivos, coordinadores, primeros entrenadores, monitores, entrenadores de porteros y auxiliares de los equipos con los clubes, al entender por parte de la Inspección de Trabajo que son relaciones laborales si reciben una remuneración por desempeñar la faceta de entrenador.

La resolución –recomendación– sobre el compromiso de acción voluntaria por parte del ex director general de Deportes del Gobierno de Aragón, Mariano Soriano, que se incluye en el capítulo del voluntariado deportivo en la nueva Ley del Deporte de Aragón, ha generado muchas dudas en los clubes aragoneses desde el principio, y donde parecía que llegaba la solución para tener todo en regla en estas entidades (que es lo que desean) solo se puede aplicar a aquellas personas que perciban una compensación por los gastos de desempeñar estas funciones (delegados, auxiliares, utilleros…); pero nunca a los entrenadores de los equipos, que en su contrato federativo –que no pone cantidad alguna en su mayoría– marca unos derechos y deberes, y eso lo interpreta la Inspección de Trabajo como relación laboral.

Entre las obligaciones de los entrenadores están los días que deben entrenar y dirigir los partidos, según señala la Inspección. Así, es considerada esta relación jurídica como una relación laboral a criterio de esta administración.

De este modo, la Unión Deportiva Amistad ha visto cómo se han dado de alta de oficio por parte de la Inspección a 20 entrenadores del club, desde el mes de septiembre del 2017 hasta el mismo mes del 2018, ya que a partir de esta fecha la situación ya se ajustaba a las exigencias de Trabajo, tras la inspección que se le hizo al club en junio del 2017. Este club ha teniendo que abonar, además, alrededor de 12.000 euros en concreto de atrasos a la Seguridad Social.

Manuel Torralba, asesor jurídico de la Federación Aragonesa de Fútbol, señala al respecto: «Hay zonas grises en esta materia que se tienen que aclarar entre Inspección de Trabajo y Gobierno de Aragón. Igual que Trabajo defiende que hay que estar dado de alta si percibe una cantidad de dinero, el Gobierno de Aragón, tal y como recoge en la resolución del voluntariado, debía de defender el compromiso de voluntario deportivo, habida cuenta de que se trata de cantidades muy pequeñas y que se pueden justificar sin problemas».

"Hay zonas grises que deben de aclarar la Inspección de Trabajo y el Gobierno de Aragón"

La cotización a la Seguridad Social que tendría que afrontar cada club por un entrenador que recibe unos 100 euros al mes viene a estar en torno al 35%.

El presidente de la Federación Aragonesa de Fútbol, Óscar Fle, comenta a este respecto que «el modelo de contrato de voluntariado se puede defender perfectamente en los clubes de fútbol base de Aragón, ya que en otras Comunidades así se contempla. No se pueden convertir en empresas a entidades de fútbol base sin ánimo de lucro».

"El modelo de contrato de voluntariado se puede defender perfectamente para los clubes"

Fle mantiene informado de estos hechos al director general del Deporte de Aragón, Francisco Javier de Diego Pagola, quien, por el momento, ha declinado hacer declaraciones sobre esta polémica, al menos «hasta tener la información de todas las partes».

«El director general –explica Óscar Fle– está pendiente de una reunión con el jefe de la Inspección de Trabajo, para saber a qué nos tenemos que ceñir».

Una posible consecuencia de esta situación es que el coste por jugar al fútbol se incremente para los padres que sufragan las cuotas de sus hijos, una situación que los clubes quieren evitar. Los presidentes de los clubes, en todo caso, manifiestan una honda preocupación y estudian tomar un camino común.

Más información del deporte aragonés en la web de Afición

Etiquetas
Comentarios