Despliega el menú
Afición

Afición

Las brújulas y los mapas vuelven a los montes de Villamayor

El domingo se celebra una prueba por los pinares, que también puntuará para los Juegos Escolares

Imagen de una prueba disputada en la localidad
Imagen de una prueba disputada en la localidad
Club Sarrios

Después del paréntesis del verano, vuelven las brújulas y los mapas a los montes aragoneses. Ya está todo preparado para disputar la sexta prueba de la liga aragonesa de orientación que tendrá lugar en los pinares de Villamayor este domingo 23 de septiembre. La prueba también puntuará para los Juegos Escolares de Orientación de este curso 2018/19.

Se espera que doscientos corredores de todas las edades participen en la carrera, que por segunda vez organiza el club zaragozano Sarrios en esta localidad ya que reúne muy buenas características para la práctica de este deporte.

Pili Sánchez, directora de la carrera, destaca “el apoyo decidido del Ayuntamiento de Villamayor y los comerciantes que nos han facilitado la organización de este evento. Esperamos un número elevado de deportistas ya que estamos cerca de Zaragoza, el entorno es atractivo y hay ganas de correr después del parón veraniego”.

Una brújula y calzado deportivo es todo el material necesario para iniciarse en la orientación, una actividad que combina la práctica de deporte en el entorno natural con la habilidad para orientarse en él.

Durante la carrera, los participantes deben encontrar una serie balizas en un orden establecido, con la ayuda de un mapa y una brújula. Hay numerosas categorías de acuerdo a la edad y experiencia: desde Iniciación, Familias,… hasta las categorías de Élite para los más experimentados.

No hay límite de edad o condición física para participar, ya que la carrera puede realizarse caminando o corriendo, individualmente, en parejas o grupos. En palabras de Pili Sánchez: “Son numerosas las familias que se inscriben en las carreras de esta liga porque han descubierto una actividad que pueden practicar juntos en el monte, en la que disfrutan niños y grandes y en la que todos aprenden y se divierten”.

Los participantes conectan muy estrechamente con la zona en la que se desarrolla la prueba, ya que a la vez que corren o caminan, deben interpretar el mapa y el terreno, tener en cuenta aspectos tales como la vegetación, el relieve, caminos, cursos de agua y otros elementos que les ayudan a situarse y a encontrar las balizas en el menor tiempo posible.

Más información del deporte aragonés en la web de Afición

Etiquetas
Comentarios