Despliega el menú
Afición

Afición

La Trans-Nomad atrajo a 40 corredores al Pirineo

La prueba se desarrolló entre el 15 y el 18 de septiembre por los valles de Benasque, Chistaú y Bielsa para sumar 200 kilómetros de recorrido divididos en cuatro etapas. El gallego Rubén Rodríguez marcó el mejor tiempo.

En muchas zonas los corredores tuvieron que cargar con sus bicis.
En muchas zonas los corredores tuvieron que cargar con sus bicis.

Los valles pirenaicos de Benasque, Chistaú y Bielsa acogieron entre el 15 y el 18 de septiembre la Trans-Nomad, una prueba de enduro de cuatro etapas y 200 kilómetros, con 6.000 metros de desnivel positivo y 8.000 de negativo. En ella, tomaron parte cuarenta corredores de Francia, Alemania, Suecia, Sudáfrica, Portugal y España entre los que los mejores tiempos fueron marcados por el gallego Rubén Rodríguez, el vasco Markel Uriarte y el francés François Dola.

El 15 de septiembre comenzó la jornada en Sesué bien temprano para los corredores, por delante les esperaba el Valle de Benasque en un día frío y con niebla. Los participantes iniciaron esta aventura desde Aramón Cerler y ascendieron a más de 2.350 metros de altitud tras un remonte hasta la misma estación. Un día en el que se hicieron tres tramos cronometrados y en que el conocido como 'Magic Line' fue el más espectacular, uno de los senderos estrella del centro btt Puro Pirineo.

El viernes, la expedición Trans-Nomad abandonó Sesué para dirigirse a Saravillo, del Valle de Benasque al Ball de Chistaú. Por el camino se encontrarían con una maravilla de la naturaleza, el ibón Basa Mora, un lago de origen glaciar y rodeado de altas cumbres, a más de 2.000 metros de altitud. Pero antes de llegar al ibón los aventureros pasarían por el camino de Planadona y ascenderían hasta el Collado de Sahún, Collado de la Cruz y Colladeta del Ibón. Este día se realizó el porteo más duro, de más de dos horas pero que tendría su mayor recompensa llegado al ya mencionado ibón Basa Mora, uno de los dominios mas emblemáticos del ciclomontañismo del centro btt Zona Zero de Ainsa. El día se finalizaría en el Camping Los Vives de Saravillo.

El sábado y aún con las sensaciones vividas en el día anterior los corredores se dirigieron a Bielsa por el mítico camino de montaña de la Cruz de Guardia. Un día marcado por vertiginosos descensos y que tras el duro día de ascensiones de las jornadas anteriores, agradecieron los corredores. El Valle de Bielsa fue el gran protagonista en este día para finalizar en el camping Bielsa.

El último día de esta aventura, se convertiría también en el más épico, se iniciaba con un remonte hasta Urdiceto, a más de 2.500m de altitud y donde la nieve estaba esperando a los corredores, con una temperatura de -4 grados y una sensación térmica que rozaba los 10 grados bajo cero, dejaba una estampa épica y de gran dureza para los aventureros.

Tras un porteo de altura por el Collado de Urdiceto, Collado de Plan y Puerto de la Madera, dieron paso a un vertiginoso descenso hasta el Refugio de Tabernes, donde otra vez el espectacular entorno del Pirineo volvió a mostrase en todo su esplendor. Llegar al Puerto de Sahún se convirtió en el enlace más largo de esta Trans-Nomad con 21km para afrontar desde allí el último tramo cronometrado conocido como Rabalsorri y finalizar esta aventura en Castejón de Sos.

Etiquetas