Despliega el menú
Deportes

CAI ZARAGOZA

A tiro de la ACB

El CAI puede cumplir esta noche su sueño. Si vence al Inca y el Bruesa pierde ante el Palma, el equipo aragonés logrará el ascenso en un pabellón lleno hasta la bandera.

Como diría Joan Manuel Serrat: "Hoy puede ser un gran día". Casi un año después de su derrota en el "play off" de León el CAI Zaragoza afronta una nueva posibilidad de ascenso a la ACB. Esta misma noche el club podría dormir perteneciendo a la elite del baloncesto español. Para que eso ocurra se tienen que unir dos circunstancias, la victoria aragonesa sobre el Basquetinca.com (21.00, Aragón Televisión) y la derrota del Bruesa en su pista ante el Palma -media hora antes-. Difícil, pero no imposible. Y es que la espectacular dinámica de los hombres de Curro Segura, con diez triunfos consecutivos, y algún tropiezo de los vascos, ha precipitado los acontecimientos, y a falta de cuatro jornadas para concluir la fase regular, el CAI ya se juega el ascenso. Y lo hace de la mejor manera posible, en un pabellón Príncipe Felipe lleno hasta la bandera. No quedan entradas desde hace días, algo normal teniendo en cuenta las ansias de la afición caísta por celebrar con los suyos la confirmación de un sueño. Primera bola de ascenso. La ACB está a tiro.

Ambiente festivo, euforia desatada, celebraciones preparadas. Todo eso está muy bien y hasta es lógico, pero la misión de esta noche de los jugadores rojillos es abstraerse de todo ello. Solo si son capaces de olvidarse de la fiesta hasta que esté asegurada podrán cumplir con su parte del trato, la de ganar su encuentro. Fundamentalmente porque un zaragozano de pro como José Luis Abós, quien a buen seguro desea el ascenso caísta, estará esperando esa mínima oportunidad para darle un zarpazo a los locales. Él y su Inca necesitan dos triunfos para salvarse y aunque ven complicado lograr uno a orillas del Ebro, dadas las muchas bajas con las que se presentan, no desaprovecharán ninguna oportunidad que les den los rojillos.

La clave, como viene siendo habitual en los encuentros del CAI, estará en el propio conjunto rojillo. Si los hombres de Segura saltan a la cancha centrados, intensos, con una agresiva defensa y dejando de lado las emociones tendrán todas las opciones de vencer y esperar una ayudita del Palma para certificar el ascenso. Ayer mismo, el capitán Matías Lescano reconocía que había "ansiedad, pero no nervios"; sin embargo esa ansiedad es la que les puede jugar una mala pasada.

Porque los baleares no tendrán ni a Blanch, ni a Riera, ni a Abrams, todos ellos por lesión, e incluso viajarán en el día a Zaragoza, pero cuentan con hombres de la calidad de Galarreta, Stacey o el poderoso Hamilton, que ya en el partido de la primera vuelta hizo daño a los pívots aragoneses. Claro está que la plantilla local es inmensamente más amplia y en las rotaciones tendrá todas las de ganar, pero los excesos de confianza si ya eran peligrosos, ahora más.

Eso sí, el CAI jugará esta noche con seis. El sexto hombre será una afición entregada, dispuesta a celebrar una gran fiesta, y que tendrá los ojos en la cancha y los oídos en San Sebastián.

Los Victoriano, Quinteros, Lescano, Starosta y demás pueden hacer historia hoy mismo. Pero eso no debe presionarles, ya que lo primero y fundamental es ganar al Inca. Además, si no es esta noche harán historia la semana que viene.

Etiquetas