Despliega el menú
Deportes
Suscríbete

FÚTBOL

A un paso de la gloria

.

El sevillista Álvaro Negredo, que finalmente podrá jugar hoy frente al Atlético de Madrid, se entrena en el Camp Nou.
A un paso de la gloria
EFE

A un paso de la gloria tras una campaña convulsa e irregular, reconducida 'in extremis'. Así podría resumirse el año de los finalistas de la Copa del Rey. Atlético y Sevilla lucharán hoy (21.30, TVE-1) por el último título de la temporada, después de una travesía liguera errática. El Camp Nou, 40 años después, será el escenario de la batalla definitiva del torneo del K.O.

Madrileños y andaluces llegan con la moral alta y sintiéndose favoritos. Los 'colchoneros' aún están con la resaca de la reciente conquista europea. Los hispalenses, bajo la euforia del triunfo agónico ante el Almería que les dio la clasificación para la 'Champions'. Agüero, Kanouté, Forlán, Negredo, Reyes, Navas... Un elenco de jugadores dotados de una calidad innata, capaces de brindar un gran espectáculo y con categoría para definir, en una sola acción, una final que se presume igualada.

A la espera del gran duelo, la guerra dialéctica ya ha comenzado. "El grande es el Sevilla. Miren la clasificación de las últimas temporadas. Somos más poderosos en los últimos años, por mucha 'Europa League' que hayan ganado", aseguró el presidente hispalense, José María del Nido, en una de sus categóricas declaraciones. Sin embargo, la victoria en las gradas es del Atlético. Hasta 45.000 'colchoneros' se congregarán en el Camp Nou, frente a 32.000 sevillistas. Y es que la estela del mítico doblete de 1996 persigue a los seguidores del Manzanares. La afición sueña con repetir aquel logro y sumar la 'décima' Copa del Rey a sus vitrinas.

Para ello, los rojiblancos acuden a la Ciudad Condal con la plantilla al completo, salvo los lesionados Asenjo y Pernía. Quique Sánchez Flores podrá sacar la alineación de gala. Es decir, el mismo once que derrotó al Fulham en Hamburgo, con la única novedad de Tiago por Raúl García.

La referencia en ataque será Diego Forlán. El uruguayo está en un momento de forma espléndido. El héroe de la Liga Europa no oculta que está viviendo sus mejores momentos en el Atlético de Madrid, más incluso que cuando ganó la 'Bota de Oro' la pasada campaña. Agüero es el otro estilete rojiblanco. A su magia, capaz de inventar un regate en un palmo de terreno o dar un pase decisivo, une su lucha y constancia. Su compenetración con Forlán es absoluta.

El único problema es la acumulación de minutos en las piernas. El Atlético es el equipo que más partidos ha jugado. Además, la limitada plantilla ha impedido las rotaciones, por lo que Quique se ha visto obligado a recurrir a los mismos 13 o 14 jugadores.

Negredo, perdonado

Por su parte, el Sevilla llega mermado a Barcelona. Los hispalenses tienen la ausencia de Luis Fabiano por un desgarro miofascial en el recto de la pierna izquierda. "Tengo ganas de llorar y siento mucha rabia", aseguró el delantero brasileño. "Traed la Copa a Sevilla, por Antonio", añadió el delantero. Sin embargo, la buena noticia es la presencia de Negredo después de que el Comité de Competición dejara la roja directa que vio en Almería en amarilla. El madrileño formará pareja con Kanouté en el ataque sevillista.

El Sevilla también ha soportado una temporada complicada. Un juego irregular en Liga y la eliminación de la 'Champions' ante el modesto CSKA de Moscú, en los octavos de final, precipitaron la destitución de Manolo Jiménez. Antonio Álvarez ocupó su lugar en el banquillo y consiguió la reacción de los andaluces. Sus números son asombrosos: siete triunfos en diez partidos. Esta espectacular racha permitió a los sevillistas acabar cuartos en la Liga y asegurar su billete para la 'Champions', que deberán certificar en la previa de agosto. Ahora pueden cerrar el año con su quinta Copa del Rey. La última la ganaron en 2007.

Etiquetas