Despliega el menú
Deportes
Suscríbete

VOLEIBOL

La hora de la verdad

El CAI Teruel busca en Almería su segunda Supercopa ante su eterno rival, Unicaja.

El quinto proyecto del CAI Teruel en la élite nacional e internacional, ilusionado ante su primer reto: conquistar la segunda Supercopa.
La hora de la verdad
J. ESCUDERO

Casi seis meses después de que Teruel entera se emborrachara de felicidad con la segunda corona nacional, hoy puede vivir otro éxtasis colectivo. El equipo de sus amores, el CAI Teruel, se viste con el traje oficial en el primer duelo de caché que abre la temporada 2010/2011: la Supercopa. La que ganó hace un año en un enloquecido Los Planos. El bicampeón de la Superliga vuelve a retarse con su eterno rival, el Unicaja, tenedor de la Copa del Rey, en el séptimo duelo decisivo con un trofeo en juego desde que hace cuatro años iniciaron en la red un idilio apasionado. La normativa federativa decía que el primer premio gordo tendría que haberse celebrado en la capital mudéjar, en casa del ganador de la Liga. El que dictó la regla la cambió sobre la marcha: justificando la alternancia, la copa se entregará en Almería, en el Moisés Ruiz, donde desde las 18.00 volverán a coincidir dos aficiones, verde y naranja, en la primera fiesta del voleibol nacional.

Los dominadores del voleibol nacional tenían ganas de que llegara este día. A falta de otros actores, ambos saben que son los protagonistas de una Liga marcada por la crisis. Los dos mantienen solvencia económica para confeccionar unas plantillas que se presentan esta tarde con caras nuevas. Siete semanas de pretemporada para conjuntar las piezas, aunque Óscar Novillo, que regresa otra vez a su ex hogar, y Áxel Mondi, que deja su labor como director deportivo del club para sentarse en el banquillo almeriense por tercera vez, han contado con el hándicap de no tener a los internacionales que han disputado el Mundial en Italia hasta el pasado martes. "Tenemos mucha ilusión, pero si siempre la Supercopa es una incógnita, por el rendimiento que pueda ofrecer el bloque dado el poco tiempo que se trabaja todos juntos, en este caso todavía más", justifica Novillo.

La 'bestia negra' del Unicaja ha mantenido la columna vertebral inalterable con las renovaciones de Guille Hernán, Julián García-Torres, Javier Subiela y Víctor Batista, más la continuidad de Pedro Suela. La presencia de un referente ofensivo en la posición de opuesto, como es el dominicano José Cáceres, hará olvidar la marcha de Ibán Pérez. Y su recambio, Humberto Machacón, también asegura una buena cantidad de puntos. La línea defensiva muestra a todo un trotamundos del voleibol, el venezolano Andy Rojas, y una figura polivalente, el argentino Nicolás Oroz, que se instaló en Teruel junto con su compatriota Martín Efrón, debutante en las funciones de líbero. El central Abel Bernal, uno de los mejores sacadores de la Superliga, y el colocador Jonathan Lorenzo (gran pretemporada la suya) completan una plantilla con un potencial extraordinario. Novillo sigue fiel a la misma filosofía que ha catapultado al CAI a la elite internacional: trabajo y más trabajo. "No sé conseguir éxitos de otra manera, y tenemos que mantenerlo así. Hemos tratado de rodearnos de jugadores que coincidan con esta máxima. Y, por lo visto hasta la fecha, todo va en esta línea. Es un grupo con un compromiso muy alto y tiene una autoexigencia muy valorable", resalta Novillo, que contará con nueva mano derecha, Jorge Rodríguez.

El Unicaja tiene hambre de gloria. Humillado en su casa por el CAI, que le arrebató las dos últimas Superligas de forma contundente (3-0), quiere propinarle el primer golpe de moral llevándose a sus vitrinas la que sería su quinta Supercopa. Pero tendría que romper la maldición del anfitrión, ya que en las dos anteriores ocasiones que ha organizado la final ha perdido: con Soria (1999/2000) y Arona Tenerife (2004/05). Para lograrlo, el presidente del club, Ramón Sedeño, ha expulsado de la silla de entrenador a Carlos Carreño (ahora con rol de segundo) y ha recurrido a un hombre, Áxel Mondi, del que espera que entienda mejor su discurso. Ha tirado de billetera y ha renovado todas las líneas respecto a la pasada temporada, en la que se tuvo que conformar con la Copa del Rey. Con media plantilla fuera (Howatson, Viciana, Denmark, Korzenevics, Olteanu, Óscar Rodríguez y Soonias), el Unicaja ha mirado a Holanda para un fichaje de relumbrón, el colocador Nico Freriks. Aunque su nombre ha quedado eclipsado por el flamante MVP de las pasadas finales con el CAI Teruel, que aterrizó de Italia con el trofeo al máximo anotador del Mundial y 15.000 euros en el bolsillo: Ibán Pérez. El atacante y el líbero Cesc Llenas mutan el rojo por el verde en el nuevo proyecto andaluz, al que se une el central Alberto Salas.

Es la hora de la verdad. El amor por unos colores supera todo tipo de barreras, incluso los 620 kilómetros que separan las dos ciudades: no llegará al centenar la hinchada turolense, pero es la fiel, la que, sin excusas, no abandona a su CAI, con el que espera volver a gritar ¡campeones!

Etiquetas