Deportes
Suscríbete

tiro

Rafael Velasco, el tirador que lo gana todo: “Este no es un deporte para Rambos”

Socio del Club de Tiro Loreto de Huesca y nacido en Las Pedrosas, acumula títulos nacionales e internacionales y también una imponente colección de armas cortas y largas, réplicas y originales.

Rafael Velasco posa para HERALDO.
Rafael Velasco posa para HERALDO.
VERONICA LACASA

Donde pone el ojo, pone la bala. Mejor dicho, el cartucho. El tirador Rafael Velasco colecciona títulos a nivel nacional e internacional y también armas. Cortas y largas, modernas e históricas, con las que representa al Club de Tiro Loreto de Huesca y le han hecho ganarse la consideración de imbatible en estos concursos. Ha sido campeón del mundo y el año pasado recibió la medalla del Comité Olímpico Español al mérito deportivo. En abril sumó once metales en el regional de armas históricas, nueve de oro y dos de plata; en mayo se proclamó campeón de España de la modalidad Kuchenreuter, un arma de percusión de un solo disparo que se empleaba en el siglo XIX.

El tiro deportivo es una modalidad que requiere puntería y también pericia al cargar el arma. Amor por los detalles y buenos contactos para conseguir unas réplicas que pueden estar muy cotizadas en el mercado. Velasco posee una colección de una veintena de armas; algunas de ellas, originales. Como un revolver de 1863, de la guerra civil americana. Las guarda en su domicilio particular y bajo unas estrictas medidas de seguridad que están homologadas; se utilizan para ello unos armarios denominados armeros. Las armas cortas modernas poseen además un número de serie para su debido control.

También se requiere una licencia de armas de tipo F, específico para las competiciones deportivas. Velasco advierte de que “este no es un deporte para Rambos”, puesto que la paciencia y la serenidad son requisitos imprescindibles si se aspira a conseguir buenos resultados. A una distancia de mínima de 25 y 50 metros, la precipitación lleva al fracaso. En armas históricas es tan importante la puntería como el proceso casi artesanal de carga, pues puede conllevar varios minutos y los participantes deben realizar 13 disparos en media hora.

Rafael Velasco, de 54 años, compite para el Loreto y está afincado en Huesca, aunque nació en la localidad zaragozana de Las Pedrosas. Comenzó a practicar el tiro en el año 2000 y desde entonces no ha dejado de disparar. El gusanillo le picaba desde pequeño: “En el pueblo teníamos la típica escopeta de perdigón, y al hacerme mayor me olvidé. Luego volví a recuperar las ganas, pero lo que quería era disparar y no salir de caza. Fui a una armería y allí me indicaron que me hiciese socio del Loreto y empezase con una carabina del calibre 22”.

Una vez federado, Velasco también probó con armas cortas y recorridos de tiro hasta que una lesión le obligó a abandonar esta última disciplina. Desde 2013 se ha especializado en las armas históricas, que le han llevado a lograr sus mejores resultados dentro y fuera de España, con la cima del Mundial logrado con la selección española en Austria en 2023. Originales o réplicas perfectas, con el mismo sistema de funcionamiento que lucían hace más de un siglo. Se pueden conseguir, sobre todo, a través de coleccionistas o de otros tiradores que por diferentes motivos se quieren desprender de ellas.

El aragonés las prefiere porque “es todo muy manual. Las cargas por la boca, de manera muy artesanal… es diferente. Es la esencia de las armas y su mecanismo. Las puedes desmontar y ves cómo lo debían hacer en aquellos años, con qué herramientas contaban”. Y señala que las armas originales son “igual o más precisas” que las réplicas modernas, que también “se averían más”. En su colección aparecen muchas joyas de las que se enorgullece, como un arma japonesa con una llamativa culata. “Las pistolas pueden explicar mucho de sus países de origen y, en este caso, del aislamiento que Japón presentaba” entre finales del siglo XIX y comienzos del XX.

El tiro deportivo le ha llevado a viajar por todo el país, pero donde más cómodo se siente es en las instalaciones del Club de Tiro Loreto, situadas a unos 4 kilómetros de la ciudad y donde también acuden a practicar miembros de las fuerzas de seguridad además de aficionados. Cuenta con unos

300 socios y organiza competiciones de alto nivel. Velasco no toma parte en ninguna modalidad que le permita acudir a los Juegos Olímpicos de París 2024. No le importa porque busca otros objetivos: “Esto requiere unas técnicas de concentración y de relajación. Llegas aquí, te aíslas del mundo, te pones tus cascos, tus gafas y estás tú a solas con el arma y la diana. Luchas contra ti mismo, y cuando te das cuenta el día ha pasado volando”.

Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión