Deportes
Suscríbete por 1€

deporte y salud

Del nivel socioeconómico a la costumbre, las razones que afectan a la actividad física

No haber practicado deporte de manera regular en la adolescencia puede desarrollar hábitos sedentarios en la madurez.

El trabajo aborda el concepto de la 'hormesis', un término que hace referencia a la respuesta dual del organismo al ejercicio físico.
Se ha detectado que los adolescentes no cumplen con las recomendaciones deportivas de la OMS.
Pexels.

La falta de tiempo, de motivación, el cansancio... Son algunas de las razones por las que muchas veces se deja el deporte para otro día. Aunque parezcan los motivos que nos impiden llevar una rutina de actividad física saludable, según lo recomendado, también existen causas mucho más inconscientes que afectan a la regularidad en la práctica deportiva. 

La primera de todas ellas es no haber practicado nunca deporte en la adolescencia. Una falta de costumbre en este sentido impide que se le dé al deporte la importancia que se merece ya que, si nunca ha formado parte de nuestra rutina, es muy difícil incorporarlo desde cero cuando además tenemos mil y una obligaciones que cumplir en la vida adulta. Lo más probable es que un adolescente sedentario se convierta en un adulto sedentario

Así pues, la educación y la cultura de la actividad física ha de estar presente en la adolescencia. Sin embargo, tal y como avisan desde la Universitat Oberta de Cataluña, los adolescentes cada vez eluden más la actividad física recomendada por la OMS para su franja de edad. Es más, son las chicas adolescentes las que menos actividad física practican en comparación con sus homólogos masculinos. 

Los factores que frenan el deporte en la adolescencia

Según el estudio desarrollado por la UOC, los factores que influyen, pues, en la realización de actividad física en la adolescencia, lo que luego influirá en la madurez; empiezan por el nivel socioeconómico de la familia. Pagar una cuota de gimnasio, una actividad extraescolar, equipamiento deportivo... Puede ser un extra económico que no todas las familias pueden asumir.

El estudio también destaca que en las familias con menor nivel socioeconómico es más frecuente que los progenitores tengan horarios de trabajo rotativos, de noche, en fines de semana o festivos. Esto obliga a los hermanos mayores a hacerse cargo de los más pequeños, por lo que no pueden dedicar su tiempo libre a hacer deporte. 

Al existir una diferencia entre la práctica deportiva en adolescentes femeninas y masculinos, surge una duda sobre si también afecta el sexo y el género. El estudio así lo confirma: mientras que a los chicos jóvenes se les impulsa a hacer deporte, jugar al fútbol o baloncesto, a las chicas se les encamina hacia actividades más tranquilas, como leer o estudiar. El estudio defiende que, en nuestra cultura, las chicas encuentran menos apoyo en casa para realizar actividades deportivas y, con la edad, priorizan otras actividades antes que el deporte. 

¿Quieres recibir todas nuestras propuestas de planes para mantenerte en forma? Apúntate y te enviaremos nuestra newsletter.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión