Deportes
Suscríbete por 1€

Raquel Carriedo: "El golf es el deporte más difícil del mundo"

La zaragozana (1971) es la única jugadora profesional de Aragón. Retirada de los campos, ejerce maestría en su hogar deportivo, el Real Club Golf La Peñaza.

19608-_MG_4370.jpg
19608-_MG_4370.jpg
PREVISIONES HA

Su perfil de Whatsapp se resume en esta frase: "La calma es maestría”

Define mi filosofía de vida, ha tenido que ser así en mi profesión y en mi rol actual, el de profesora. Porque tienen que tener paciencia tanto el alumno como el que enseña. El golf es un deporte complicado y el aprendizaje es largo. No hay que perder la calma nunca. En el golf hay que ir golpe a golpe.

También se ve una imagen junto con cuatro grandes del golf nacional.

Severiano Ballesteros, Miguel Ángel Jiménez, Chema Olazabal y Sergio García son mis referentes en este deporte.

En el golf aragonés y en La Peñaza, usted es el espejo en el que se mira la joven cantera.

Las niñas en la Escuela de La Peñaza me quieren y reconocen mi trayectoria. Esto te hace sentirte orgullosa. Es bonito que se reconozca todo lo que he hecho.

Hace unos días volvió a coger los palos en el Real Club Golf La Peñaza, escenario de la primera prueba del Santander Golf Tour femenino. ¿Siente aún nostalgia de la competición?

Pese a estar retirada, siempre me gusta participar en este certamen nacional que fomenta y apoya el golf femenino. Es muy importante para las jóvenes que empiezan, para las que quieren rodarse antes de dar el salto al circuito europeo: el Santander Tour es la envidia fuera de nuestro país. Fue una fiesta para La Peñaza, que contó con la presencia de 40 profesionales nacionales e internacionales.

"Las niñas en la Escuela de La Peñaza me quieren y reconocen mi trayectoria. Esto te hace sentirte orgullosa. Es bonito que se reconozca todo lo que he hecho"
19608-_MG_4375.jpg
19608-_MG_4375.jpg
PREVISIONES HA

Durante una década fue la referencia nacional del golf femenino. La primera española en llegar a la Solheim Cup (la Ryder Cup femenina) en 2000, número uno de Europa en 2001, pionera en dar el salto al circuito americano. ¿Añora su pasado?

Añoro un pasado que, reconozco, me fue bien. En esa época era joven, me encontraba muy bien físicamente, tuve resultados, llegué a la cima, visité países, conocí a mucha gente y económicamente pude ganarme la vida. Y creo que en algo pude contribuir a que más chicas dieran el salto al golf profesional. Pero la época que estoy pasando ahora también me gusta.

¿Cómo planteó en su casa hacerse profesional?

Fue mi madre (Mercedes) quien me animó. Desde pequeña siempre se me había dado bien; comencé con 6 años y mi profesor, Vicente Ballesteros, hermano del gran Severiano, decía a mis padres incluso que me sacaran del colegio con 14 años, que me dedicara en exclusiva al golf. Ya terminada la carrera de Turismo, mi madre me dio el último empujón para sacarme la tarjeta y poder participar en el circuito europeo.

Entonces había pocas mujeres que se dedicaran a este deporte en España.

Los inicios fueron duros porque en aquella época, 1995, éramos muy pocas. Costó dinero. Si no tenías patrocinadores, ibas con una presión añadida al torneo. Hasta que no gané mi primer torneo (Open de Taiwán) no me salió ningún espónsor.

"Compaginar deporte y familia aún es imposible para la mujer. Si tienes hijos y hay que viajar, es complicado"

Repasando todas las imágenes de su trayectoria, ¿con cuáles se queda?

Guardo un gran recuerdo de mi primera Solheim Cup (en 2000) y lo que significó también para el golf español. Se jugó en Escocia (Loch Lomond) con muy mal tiempo… Fue una experiencia complicada, exigente pero también gratificante. Salí muy reforzada como jugadora. Y otra imagen es la de mi primera victoria como profesional, el Masters de Taiwán, después de nueve segundos puestos. Fue una liberación y un punto de inflexión para lograr más éxitos (Compaq Open Suecia, Abierto de Irlanda, Tenerife Ladies Open y Banesto Tour).

En 30 años usted sigue siendo la única jugadora aragonesa profesional. ¿Cómo lo explica?

Hay muchas jugadoras amateurs que juegan bien, pero destacar como profesional es otro nivel. Para mí el golf es el deporte más difícil del mundo y tienes que ser mentalmente muy fuerte para mantenerte en la élite.

19608-_MG_4318.jpg
19608-_MG_4318.jpg
PREVISIONES HA

En 2005 se retiró porque quería formar una familia. ¿Maternidad y deporte eran y siguen siendo incompatibles?

Compaginar deporte y familia aún es imposible para la mujer. Si tienes hijos y hay que viajar, es complicado. En mi caso, llegó un momento en que me hice una serie de planteamientos que me llevaron a apartarme de los campos de golf. La cabeza tenía que estar centrada en los torneos: pero con dos hijos, mis dos tesoros Arturo y Diana, era muy difícil.

Ahora ejerce de profesora en la Escuela de La Peñaza. ¿Qué mensaje traslada a los más pequeños?

Los niños tienen que divertirse con el golf. Como es tan técnico y requiere concentración, para un niño es difícil porque pide más acción. Ahora hay una cantera muy buena en el club y lo que tratamos es que se lo pasen bien y que no abandonen.

¿El golf goza de buena salud en Aragón?

Sí, y con la pandemia era uno de los pocos deportes que se podía practicar. La presencia de dos campos públicos también ha ayudado. El golf se ha popularizado, es accesible a todo el mundo y se puede practicar a cualquier edad; ya no es tan elitista como antes.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión