Deportes
Suscríbete por 1€

Las nuevas generaciones de judokas aragoneses plantan cara en los tatamis nacionales

En la recién celebrada copa de España de Alicante de Infantil y Cadete han participado 71 deportistas de la Comunidad y se han hecho con cinco oros, ocho platas y cuatro bronces.

Campeonato de Aragón Cadete celebrado el pasado 13 de febrero.
Campeonato de Aragón Cadete celebrado el pasado 13 de febrero.
Eva Cuenca

Las nuevas generaciones de judokas aragoneses se mantienen firmes sobre los tatamis nacionales. En la última copa de España de Infantil y Cadete, celebrada el 12 y 13 de marzo en Alicante, de los más de 500 participantes de todo el país, 71 fueron de la Comunidad. Se trajeron para casa cinco oros, ocho platas, cuatro bronces, tres quinto puestos y tres séptimos puestos. En Infantil, quedaron segundos en el medallero, solo con Andalucía por delante, y en Cadete, los de Aragón fueron los cuartos. Unos resultados que desde la Federación Aragonesa de Judo y Deportes Asociados (Fajyda) valoran como “muy positivos”.

La cantera del judo en Aragón la componen niños y niñas que se inician en este deporte en los colegios, en algunos casos incluso desde los cuatro años. No obstante, el grueso del judo base está en las categorías de Benjamín y Alevín (entre los 8 y los 12 años) y en Infantil y Cadete (hasta los 18). Estos últimos son quienes se inician en judo de forma más seria y comprometida con la competición, y tienen acceso a programas de tecnificación. La mayoría tienen su primer contacto con este deporte a través de las clases extraescolares que se imparten en sus centros educativos y, después, algunos deciden seguir entrenando y perfeccionando su técnica en clubes.

En Aragón, las posibilidades para crecer en este deporte son muchas, tanto por la tradición que existe como por la presencia de judo en los colegios y el número de centros donde se puede practicar. Están repartidos por toda la Comunidad, con presencia tanto en las grandes ciudades como en localidades menores, y actualmente hay 21 colegiados. De ellos forman parte los más de 1.500 chicos y chicas que tienen licencia federativa de judo. Una cifra que representa más de la mitad del total de aragoneses federados en judo y deportes asociados.

A nivel competitivo, se ha conseguido que en Aragón se celebre una copa de España de cada categoría, de forma que todos los deportistas tengan la posibilidad de competir en una prueba nacional sin tener que desplazarse a otras comunidades. Estas citas forman parte de un circuito que se celebra durante el año por todo el país, con competiciones en Galicia, Extremadura o Canarias que para muchos de los federados es complicado asistir.

Además, a nivel regional, en el territorio aragonés se celebran varios campeonatos provinciales de Benjamín y Alevín, como el recientemente organizado en Binéfar, al que concurrieron más de 200 niños, o el de Zaragoza de este fin de semana, en el que se han inscrito más de 300. En las categorías superiores (Infantil y Cadete), se compite a través de las copas de Aragón, que permiten clasificarse, según un ranking de puntos, para el campeonato de España, que es un circuito nacional con ocho pruebas.

En edades inferiores, las licencias de los Prebenjamines de judo se han visto resentidas en las dos últimas temporadas a causa de la pandemia. El motivo es que estos niños y niñas menores de ocho años toman contacto con este deporte en las clases extraescolares de los centros educativos, que en muchos se suspendieron. En cualquier caso, según indican desde la Territorial, el ritmo más o menos normal ya se ha retomado y en los clubes también se van recuperando las populares jornadas de puertas abiertas. “El judo a estas edades se relaciona mucho con la familia y es muy habitual pasar un día haciendo deporte con los padres o abuelos en el tatami”, explica Cristina Berrocal, vicepresidenta y CEO-Directora Ejecutiva de la Federación. “Son sesiones muy dinámicas y lúdicas, en las que se practica mucho la psicomotricidad, se dan volteretas y se lo pasan muy bien”, añade.

Las trece promesas del aula de tecnificación de Binéfar

Uno de los proyectos más ambiciosos de la Federación con la cantera es el recién inaugurado programa de aulas de tecnificación. Aunque en otros deportes ya es algo consolidado, en judo se ha estrenado este curso lectivo y consiste en que trece alumnos del IES Sierra de San Quílez de Binéfar entrenan esta disciplina durante las horas lectivas de Educación Física. “El objetivo es que la dinámica sea la más parecida posible a un centro de alto rendimiento”, apunta Berrocal, quien asegura que el programa, que ahora es piloto por ser este el primer año, ha llegado para quedarse. “Los deportistas están obteniendo buenos resultados y su rendimiento académico no se está viendo afectado”, indica.

Estas trece promesas del judo aragonés son nueve chicas y cuatro chicos que, gracias a este programa impulsado por el Gobierno de Aragón y coordinado por la Territorial y el servicio de Educación, tienen la oportunidad de seguir avanzando en su carrera profesional en este ámbito deportivo.

Algunos de ellos podrán ser ejemplo para las nuevas generaciones que el próximo 8 de mayo tendrán la oportunidad de conocer de cerca el judo en la fiesta que la federación va a organizar en La Cartuja. En el evento tendrán cabida personas de todas las edades, tanto aficionados al judo como quienes no tengan ningún tipo de relación con este deporte. “Habrá un entrenamiento de veteranos y también de benjamines y alevines. De esta forma, los más pequeños ven que pueden seguir practicando judo de mayores”. Por otro lado, para los adultos que acudan como acompañantes será también una manera de acercarse al judo y, quien sabe, si de acabar con los pies descalzos sobre el tatami. 

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión