Deportes
Suscríbete por 1€

deportes

René Galindo: "Los motosenlace son muy importantes en los eventos deportivos"

El zaragozano René Galindo (St. Gallent, Suiza, 21 de mayo de 1976)  es el presidente de la recién creada Federación Española de Motosenlace.

René Galindo es el presidente de la Federación Española de Motosenlace.
René Galindo es el presidente de la Federación Española de Motosenlace.
Guillermo Mestre

René Galindo, un zaragozano hijo de madre aragonesa y padre navarro emigrantes en Suiza, donde nació en la localidad de St Gallen el 21 de mayo de 1977, funde sus dos pasiones en una. El ciclismo y las motos le llevaron al mundo del motoenlace, una de esas figuras invisibles que hacen que muchos eventos deportivos, sobre todo masivos, funcionen. Es, desde enero, el primer presidente de la recién creada Federación Españolas de Motosenlace. 

Antes de nada, ¿qué funciones desarrolla un motoenlace en un evento deportivo?

Un motoenlace se encarga de la seguridad interna vial. Eso es lo principal. Cubre y asiste a la Guardia Civil, tanto por delante (encintando caminos y señalizando) como por detrás (marcando cruces, rotondas y otros imprevistos que surjan en la carretera). Además de eso, transportamos a prensa, servicios médico… Hacemos una labor de apoyo que es muy importante en pruebas y eventos deportivos. 

¿Y cómo surge la idea de crear una Federación Española de Motosenlace?

Existía una misma inquietud en toda España. Por mi relación con el ciclismo, iba conociendo el interés de los motoenlaces por organizar algo así. Nos juntamos, expusimos qué podíamos hacer y así surgió. El pasado 8 de enero en Madrid, la constituimos. Somos diferentes agrupaciones y asociaciones, entre ellas FAMMA, que lleva las motos de la Vuelta a España. Estamos unas 30 asociaciones con unas 40-50 motos en cada una de ellas. Un volumen importante.

¿Qué necesidades se detectaron para dar este paso?

Reivindicábamos que se agradeciera y se defendiera el trabajo que hacemos. En un evento deportivo, nadie cuestiona que deba haber un agente del orden público o una ambulancia porque es es ley. Pero también en función de los participantes debe haber un número de motosenlaces por norma. Somos una pieza más del puzzle. Cuando ha habido problemas serios, veíamos la necesidad de centralizar y regular. Por desgracia, en la pasada Vuelta a Cantabria se mató un compañero y eso fue la gota que colmó el vaso. Las federaciones deportivas pueden cubrir y organizar la figura del motoenlace, pero había mucha tierra de nadie. Porque el tema de seguros y otros es un hándicap. Por fortuna, hemos avanzado bastante con la constitución de la Federación.

¿Cuántas motos hacen falta en la organización de un evento?

Depende. No es lo mismo, por ejemplo, un campeonato de Aragón de ciclismo, en el que las necesidades pueden ser 20 motos que una Quebrantahuesos en la que salen 15.000 ciclistas. Igual ahí hacen falta 70 motos. Si llegado el caso, no se puede cubrir esa necesidad, a través de la Federación, ahora, podemos recurrir a motos federadas de las comunidades limítrofes. Ahora vamos, a regular la formación. Esto no es montarse en una moto e ir para delante y para detrás. Hay una normativa de la DGT muy severa y estricta. Hemos creado un grupo de trabajo, y al ser ya Federación, podemos dar esa formación de una manera reglada. Esto es muy importante. Muchas veces los problemas grandes o pequeños se han producido por no saber desenvolverte. Adelantar a un pelotón de ciclistas, por ejemplo, no es fácil. En Aragón fuimos pioneros en dar una formación, no oficial, pero sí a través de la Federación Aragonesa de Ciclismo para las motos que estuvieron yendo a la Vuelta Aragón.

Muchas pruebas se han venido abajo en los últimos tiempos debido a la escasez de efectivos de Guardia Civil para controlar el tráfico. ¿Puede la colaboración de los motosenlaces solucionar esto?

Al final es un trabajo conjunto. Nosotros bajo su tutela e indicaciones, podemos hacer el trabajo que ya venimos haciendo.

¿Cómo es la dinámica de las motos dentro de una prueba?

Las comunicaciones son muy importantes. Solemos separar entre aquellos que llevan prensa o jefes árbitros, que tienen una función muy concreta. Y luego, quienes van delante del pelotón en la cápsula de seguridad que marca la Guardia Civil y quienes esperan, por ejemplo, en una rotonda a que pase el último ciclista.

¿Qué tipo de eventos cubren?

Ciclismo, triatlones, maratones, rallis… Hasta una cabalgata de Reyes. En Aragón, hacemos muchas cosas con las federaciones de ciclismo o de triatlón. Estamos en todas sus pruebas. También la QH y otras cicloturistas. Hay mucho calendario.

¿Cómo empezó a ejercer de motoenlace?

Soy, junto a José Luis Remacha, fundador del grupo Moto Enlaces Aragón. Nació por la necesidad de la Guardia Civil para suplir la falta de efectivos, precisamente. Yo había corrido en bici y la moto es mi pasión. Mi mundo son las dos ruedas.

¿Haber sido ciclista aficionado es una ventaja?

Sí, fui compañero del malogrado David Cañada. Llevo 35 años muy relacionado al ciclismo. También he sido y soy técnico de la Federación Aragonesa, eso me ha permitido vivir muy de cerca la eclosión de Fernando Barceló, Jorge Arcas, Sergio Samitier, Jaime Castrillo y esperemos que, en poco tiempo, alguno más. Esa experiencia te permite conocer las carreras. Por ejemplo, a la hora de haces análisis de los puntos calientes o más conflictivos con los organizadores.

¿Cómo observa ciertas críticas al exceso de motos en las pruebas profesionales de ciclismo?

Hay que encontrar un equilibrio. Esperamos que ahora con la formación más específica esas polémicas vayan despareciendo. Hay muchos accidentes que se pueden evitar. Pero una carrera no se concibe sin ciclistas, pero tampoco sin las motos que llevan a los jueces, los mecánicos, la televisión...

Pertenecía al comité técnico de la Vuelta Aragón. ¿Cómo vivió su nueva desaparición por falta de apoyo institucional y político hace un par de años y cómo observa su posible regreso otra vez?

Tiene que ser la suma de instituciones, patrocinadores, comité organizador… Tiene que ser un tren que vaya hacia delante, pero hay que tener voluntad de querer. Se demostró que el evento puso a Aragón en primer plana. Y nos quedó mucho aún por enseñar. Fue triste volverla a perder después de recuperarla tras 14 años. Fue un esfuerzo enorme. Se movió una cantidad de gente brutal. Salieron dos ediciones preciosa y bien valoradas por los profesionales. Pongo la mano en el fuego que si mañana nos vuelven a dar el pistoletazo de salida, todo el grupo de organización está preparado para volver a poner la Vuelta Aragón de nuevo en el escenario.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión