Deportes
Suscríbete

Tenis

Djokovic: "Quiero quedarme y competir"

El serbio, ya liberado, rompe su silencio y confirma que ha empezado los entrenamientos en Australia.

El número uno del mundo, el tenista serbio Novak Djokovic.
El tenista serbio Novak Djokovic.
DPA

Novak Djokovic ya está en libertad. El número uno del mundo salió del hotel en el que estuvo confinado los últimos cinco días y pudo vestirse de corto y pisar el cemento del Abierto de Australia. Con los papeles en regla, el visado a la orden del día y la justicia de su parte, Djokovic posó en una pista de tenis y se pronunció por primera vez tras recibir la luz verde de un juez para entrar al país.

"Estoy encantado y agradecido de que el juez haya revocado la cancelación de mi visado. Pese a todo lo que ha pasado, quiero quedarme y competir", dijo el serbio en una publicación en sus redes sociales. "Estoy concentrado en eso. Viajé aquí para jugar uno de los torneos más importantes. Ahora no puedo decir mucho más, pero gracias, por estar a mi lado y animarme para mantenerme fuerte", añadió.

Djokovic salió ganador este lunes del juicio en el que se jugaba la deportación del país, después de que su visado fuera cancelado la semana pasada por una serie de irregularidades que esgrimió el Gobierno australiano para retenerle en la frontera. El juez Anthony Kelly sentenció, tras seis horas de vista, que el proceso no fue justo con el tenista y decretó que se le devolviera el visado, su pasaporte y objetos personales y que pudiera entrar al país.

Pese a esto, el Gobierno de Australia se guarda la posibilidad este martes de cancelar, de manera unilateral y mediante el ministro de inmigración, Alex Hawke, la visa de Djokovic, lo que desembocaría en otro juicio.

"Ha sido torturado"

Las escuetas declaraciones de Djokovic se produjeron a la vez que su familia realizaba una rueda de prensa en Belgrado, congratulándose por la libertad del tenista. "Ha ganado, la justicia y él han ganado", dijo su padre, Srdan Djokovic, mientras que su madre, Dijana Djokovic, indicó que esta es la "victoria más grande de su carrera", "más grande que cualquier Grand Slam".

"No ha hecho nada malo, no ha roto ninguna norma. Le han acosado. Ha luchado contra el sistema y el Gobierno porque es lo que tenía que hacer", argumentó Dijana, que también comentó que en varias ocasiones no pudo contactar con su hijo y que no sabía qué estaba ocurriendo y en qué estado estaba. "Ha sido torturado", añadió la madre. "Le han quitado sus derechos humanos", agregó el padre. "Pese a esto, seguiremos viniendo en el futuro", matizó el hermano.

La liberación de Djokovic supuso una serie de disturbios en las calles de Melbourne, concretamente enfrente del juzgado donde se decidió el futuro del tenista. Para despejar a los manifestantes, la policía de la ciudad recurrió a gas pimienta.

A man looks on after being pepper sprayed during a Melbourne rally supporting Novak Djokovic, in Melbourne
Un hombre rociado con gas pimienta en los disturbios en las calles de Melbourne.
SANDRA SANDERS

Pese a la libertad de Djokovic, quedan incógnitas por resolver en este caso, como la razón por la que el jugador dio positivo el 16 de diciembre, día en el que se hizo una PCR y recibió el resultado siete horas después, pero acudió a un acto en Belgrado de la federación de tenista serbia y el 18 de diciembre participó en una entrevista y una sesión fotográfica con el periódico 'L'Equipe'.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión