Deportes
Suscríbete

deportes

Pumptrack, los circuitos de inercia para bicis, patines y patinetes que triunfan en Aragón

El año pasado, se celebró la primera liga de ciclismo en estos espacios y también la copa de España. La mayoría de los practicantes son niños de entre cinco y 14 años con BMX o BTT.

Una de las dos pruebas de la copa de España de Pumptrack se celebró en Aínsa.
Una de las dos pruebas de la copa de España de Pumptrack se celebró en Aínsa.
Zonazero

Cada día es más frecuente ver en localidades de mayor o menor tamaño circuitos de asfalto con un trazado de ondas que parecen dunas del desierto, pero de cemento. Responden al nombre de pumptrack y son infraestructuras construidas con la idea de que se puedan recorrer sobre ruedas gracias a la inercia y a un movimiento de bombeo con el cuerpo. Aunque lo más empleado por los usuarios son bicicletas, los pumptrack también son aptos para patines, monopatines y patinetes.

La relativa rentabilidad de estos circuitos, cuyo coste de construcción no es demasiado elevado y cuyas competiciones atraen a muchas personas, hace que ayuntamientos de todo Aragón se estén mostrando receptivos a la hora de crearlos. Detrás hay toda una serie de asociaciones y clubes que trabajan por la promoción del deporte en los pumptrack.

Como entidad aglutinadora de esta labor, la Federación Aragonesa de Ciclismo está promoviendo desde el año pasado pruebas oficiales de esta disciplina, que ha sido recientemente aceptado por la Unión Ciclista Internacional (UCI) y la Federación Española de Ciclismo. Así, en 2021 se celebró la primera liga de ciclismo en pumptrack de Aragón, con la participación de unas 70 personas. La mayoría son niños de entre cinco y 14 años, con bicis BMX o BTT.

Teniendo el circuito y el vehículo apropiado, ¿qué más hace falta para poder hacer deporte en un pumptrack? En la Federación de Ciclismo lo tienen claro: “Cuanta más destreza se tenga con la bici, mejor. Pero lo realmente importante es tener ganas de pasarlo bien”, asegura Óscar Muñoz, secretario general de la entidad. Como ventajas de este tipo de espacios destaca su seguridad, al ser un recinto cerrado. Por supuesto, se recomienda el uso de protecciones como casco y rodilleras. Además, las pruebas que se disputan en estos circuitos no implican problemas de circulación ni cortes de carreteras.

Velocidad, precisión, adrenalina y mucho control sobre el propio cuerpo son los ingredientes necesarios para el éxito en este tipo de carreras. Aunque pedalear no está penalizado, la perfección se alcanza cuando uno consigue recorrer todo el circuito sin hacerlo. “Consiste en coger impulso al principio e ir superando todas las dunas que forman el recorrido con un movimiento de bombeo que se genera con los brazos”, explica Luis Marquina, presidente de la Federación de Ciclismo de Aragón.

El tipo de bicicleta que se emplee también influye. Así, las más adecuadas para el tipo de circuitos que existen actualmente son las de BMX y las conocidas como Dirt Jump. Se caracterizan porque son rígidas, es decir, no tienen un sistema de suspensión que entorpezca ese flow que se genera con el cuerpo. En todo caso, en las pruebas se puede participar con cualquier tipo de bici, siempre que la rueda tenga un diámetro mínimo de 20 pulgadas.

Más circuitos y apoyo de la federación

“El boom fue el año pasado, cuando vimos proliferar las instalaciones y animamos a los clubes a organizar competiciones con el respaldo de algunos costes por parte de la federación”, explica Muñoz. Así es como surge el primer campeonato de Aragón de Pumptrack, organizado por la Escuela BMX de Zaragoza en la localidad turolense de La Ginebrosa, en septiembre de 2021. Un mes más tarde, tendría lugar en Aínsa la primera prueba de la I Copa de España de esta disciplina, a cargo del club BTT Zona Zero.

Estos son dos de los cinco clubes que más están apostando por el ciclismo en circuitos de pumptrack en Aragón. El de mayor arraigo es el BMX School, que aglutina al 90% de quienes practican esta disciplina en la Comunidad. Zona Zero, por su parte, está detrás de la construcción del pumptrack de Aínsa. El club, de los más punteros de Aragón en la disciplina BTT, se está esforzando por organizar pruebas para llevar más actividad a su territorio.

El club de Castejón de Sos Puro Pirineo, la Peña Ciclista Edelweiss (en Villanúa) y el Club Ciclista Bilbilitano (Calatayud) son otras de las entidades que están apostando por esta disciplina en Aragón. De hecho, aunque todavía no se han confirmado todas las fechas, cada uno de los cinco clubes va a organizar este año una prueba oficial que formará parte de la Copa Pumptrack de Aragón.

En este sentido, desde federación remarcan que no todos los circuitos de inercia son válidos para la celebración de pruebas oficiales. Para la organización de estas, los técnicos revisan previamente la instalación y atesoran que cumple con los requisitos necesarios. “Lo que recomendamos a los ayuntamientos es que antes de construir el circuito se informen de las características que tienen que tener”, incide Marquina, recordando que, desde la Federación están totalmente disponibles para ofrecer asesoramiento.

Aragón, pionero en pruebas oficiales

“Como casi siempre en el mundo del ciclismo, en Aragón estamos siendo pioneros en la faceta competitiva de las carreras en pumptrack”, asegura Marquina. El año pasado, la primera copa de España de esta disciplina solo contó con dos pruebas, una en Huércal (Almería) y otra en Aínsa. El evento congregó a más de cien participantes, una cifra que se multiplicó si se tiene en cuenta al público que acudió a la cita. “Alrededor de las pruebas se monta un espectáculo muy interesante, tanto a nivel deportivo como festivo”, indica.

En el aspecto competitivo, las nuevas generaciones están a la cabeza de esta disciplina todavía muy incipiente y que apunta maneras de ser, más pronto que tarde, deporte olímpico. “El comité olímpico busca deportes que muevan a la gente joven y este, sin duda, lo hace”, comenta Marquina. “A nivel federativo, nos viene bien potenciarlo para captar a jóvenes que quieran adentrarse en el mundo del ciclismo”, añade.

Quienes quieran conocer de primera mano un evento de pumptrack y vivir el ambiente festivo que se genera en torno a estas citas deportivas tienen, al menos, dos oportunidades este año. Una será en mayo, en Aínsa, y la otra en junio, en Castejón de Sos, donde se van a celebrar sendas pruebas, puntuables tanto para la Copa Pumptrack de Aragón como de España 2022.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión