Deportes
Suscríbete

Automovilismo

El Dakar menos previsible asume más retos que nunca

La aventura eléctrica de Carlos Sainz, la candidatura de Nani Roma, el debut en cuatro ruedas de Laia Sanz o la infinidad de aspirantes en motos, con Joan Barreda o Lorenzo Santolino como opciones españolas, se enfrentan al reto de la Covid en el raid árabe.

Shakedowm del Dakar en Jeddah
Preparación del Dakar en Jeddah.
rvracingpress.com

En pleno Año Nuevo arrancará una nueva edición del rally más duro del mundo, que este año lo será aún más. El Dakar 2022 queda innegablemente marcado por el miedo a que los últimos coletazos de la covid revienten la burbuja del raid en Arabia Saudí, algo que hasta el último instante mantendrá en alerta a todos los competidores, periodistas, mecánicos. Como si el Dakar no fuera ya suficientemente duro.

A fecha de edición de esta noticia ha habido ya varios casos entre los competidores, con sospechosos cambios de protocolo en los últimos días. Giniel de Villiers, uno de los 'morlacos' en la categoría de coches, dio positivo los días antes de viajar a Arabia y, justo cuando se cumplía el plazo, dio negativo. Pudo inscribirse y será uno de los líderes de Toyota, junto al favoritísimo Nasser Al-Attiyah.

En total, ocho positivos, de momento, entre los que están el italiano Danilo Petrucci, expiloto de MotoGP, o los españoles José Luis Criado (iba a disputar su 32º Dakar, en camiones) y Sara García, que merece un aparte. La zamorana, que compite en la categoría 'Original by Motul' de motos (sin ningún tipo de asistencia externa), lleva varios días en un hotel sometida a cuarentena. Ha dado positivo y su pareja, Javi García (que también lo disputa en la misma categoría), negativo: los cambios de protocolo le permitirán competir si da negativo en una PCR antes del prólogo del sábado.

Y es que más allá del miedo a los contagios, que estará muy presente en todo el Dakar, esta tercera visita al desierto árabe volverá a ser un reto de navegación. Desde la organización han prometido que no habrá jornada tranquila. Ni siquiera el prólogo: serán 19 kilómetros de especial pero la friolera de 595 de enlace entre Jeddah y Hail.

La primera gran criba será en la etapa 2, la del día 3 de enero: primera parte del maratón, entre Ha'il y Al Artawiyah. No habrá calma: la cuarta etapa será el día más largo de esta edición, con casi 500 kilómetros cronometrados. Los que lleguen al descanso del día 8 de enero, en Riyadh, podrán darse por contentos, antes de afrontar la segunda semana del raid, que será la más compleja. Más dunas, más navegación, pistas pedregosas y el cansancio acumulado retarán a todos los competidores, con especial atención al bucle de Bisha en la penúltima etapa antes de pisar, de nuevo, Jeddah.

Carlos Sainz vuelve a ser 'novato'

Las opciones españolas en las categorías principales de coches y motos pasan por nombres ya habituales. En cuatro ruedas, Nani Roma admite que la nueva normativa en una de las subcategorías de coches hace que sea más incierto que nunca, si bien el Hunter del Bahrain Xtreme que ha preparado Prodrive le colocan como uno de los principales candidatos. La labor de Álex Haro, su copiloto (por fin se reencuentran) y navegante, será clave.

La gran incertidumbre es el proyecto de Audi, con los mismísimos Carlos Sainz y Stéphane Peterhansel como líderes. El Matador afronta la aventura del coche eléctrico con el que la marca de los cuatro aros le ha seducido. Su experiencia en el campeonato eléctrico de la Extreme E en este 2021 será clave, si bien el Audi Audi RS Q e-Tron ha generado ciertas suspicacias en su preparación en estas últimas semanas.

No se le puede descartar, ni mucho menos, pero Sainz (y Peterhansel) no lo tendrá nada fácil. Tanto el madrileño como 'Monsieur Dakar' no descartan que este sea su última participación en el raid. pero eso ya lleva rondando varias décadas. No se puede dejar de lado a otros pilotos españoles, como el televisivo Jesús Calleja, que intentará acabar en el 'top 20' en su quinto Dakar, el sempiterno Isidre Esteve o Laia Sanz, que da el salto a los coches y que intentará igualar sus resultados logrados en moto.

Con Cristina Gutiérrez (candidata firme a victoria en las categorías T3 y T4) en SSV, será en motos donde habrá una guerra a cara de perro. El argentino Kevin Benavides ha fichado por KTM para intentar volver a reinar, pero para ello tendrá que superar a candidatos como un Joan Barreda que quiere quitarse el peso de encima de ser el constante favorito sin gloria. La opción de Lorenzo Santolino, el español mejor clasificado en 2021, no es ni mucho menos descartable. Uno de los focos de interés será el debut de Carlos Checa: el que fuera piloto de MotoGP y Superbikes afronta su debut dakariano con ganas de demostrar que aún tiene mucho que decir en la competición.

Tocan quince días de mucha arena, horas interminables de espera y emoción en las que, aunque sea un tópico, no está nada escrito.

Las baterías del Audi de Sainz heredadas de Le Mans

Carlos Sainz sabe bien que el Dakar, a diferencia de competiciones de circuito y muchas de rallies, requiere de más paciencia que velocidad. Saber cuándo debe ir a 80 km/h en lugar de a 120 km/h puede evitar accidentes, roturas y abandonos prematuros, especialmente en las etapas con más navegación entre las dunas.

A la gestión de recursos habitual se une este año el factor eléctrico. El Audi RS Q e-Tron que pilotará el Matador con Lucas Cruz a su lado obligará a tener muy en cuenta la energía que tengan en cada momento y cómo recuperarla, especialmente en las jornadas más largas. Para ello, contará con cuatro baterías (370 kilos en total) que se irán recargando en las frenadas. Algo parecido a lo que pasa en la Fórmula 1 con el KERS, el prototipo que llevará Sainz en Arabia a partir del 1 de enero requerirá una aproximación diferente en la manera de pilotar.

El complejo sistema de generadores de energía, colocados en los ejes delantero y trasero de manera independiente, permitirán que siempre haya carga en el motor, incluso en las etapas más largas. Nunca se bajará de 52 kWh, ni se subirá de 288 kWh de potencia.

Audi no es, ni mucho menos, novata en este aspecto. Ya en los últimos años que disputaron el Mundial de Resistencia, con las 24 horas de Le Mans, contaron con prototipos eléctricos, que luego fueron perfeccionando en la Fórmula E. Esa experiencia les ha permitido a los ingenieros diseñar, a partir de ello, los prototipos que llevarán Sainz, Peterhansel y Ekstrom. ¿Será suficiente para poder con el ejército de Toyota, grandes favoritos?

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión