Deportes
Suscríbete

Salud muscular

Qué es la fascitis plantar, cómo afecta a la práctica deportiva y cómo paliar el dolor

La fascitis o fasciosis plantar es una inflamación de la fascia del pie que puede provocar dolor, pero no en todos los casos.

Un estudio publicado en Nature analizó los pies de 81 adultos kenianos y 22 estadounidenses.
La fascitis plantar puede estar causada por un exceso de carga.
HA

Los excesos deportivos, una mala pisada, sobrecargas excesivas o unas malas deportivas pueden provocar lesiones que nos impidan continuar con la práctica deportiva o lastren nuestras caminatas, causando incluso dolor. Una dolencia del pie muy habitual en deportistas es la fascitis o fasciosis plantar. 

"Una fasciosis plantar es una condición patológica que se da cuando hay inflamación o una degeneración del tejido fascial plantar. Esta patología puede cursar dolor.... O no", explica Eduardo Alastrué, fisioterapeuta (colegiado 1611). Según el modelo médico patoanatómico, el diagnóstico de un paciente con inflamación (que puede verse a través de una ecografía, una resonancia magnética o una placa de rayos) que además sufre dolor será seguramente una fasciosis plantar, aunque no siempre este es el caso. 

Este profesional avisa de que lo más importante es comprobar si, de verdad, se trata de una fasciosis plantar o nos encontramos ante un dolor referido de parte blanda muscular, como por ejemplo del músculo cuadrado plantar o flexor largo del primer dedo (estas dolencias normalmente cursan con la misma sintomatología que una fasciosis plantar). 

Causas

Una vez que el fisioterapeuta se ha asegurado de que nos encontramos ante este tipo de patología, hay que averiguar qué la ha provocado, existiendo tres posibles causas:

  • Una mala gestión de las cargas. Bastará con reeducar al paciente de tal forma que, con una simple planificación, en un periodo de medio-largo plazo notará efectos significativos en su dolor.
  • Por un traumatismo agudo o uno de repetición. Hay que disminuir la sintomatología, ayudándonos de terapia manual y de ejercicios orientados al control de la zona para evitar en un futuro las situaciones que han causado la lesión.

¿Cómo trabajar los pies?

Uno de los principales problemas de los pies es que, pese a ser la región del cuerpo que más información nos da del medio en el que nos movemos, es la que más inhibida está ya que va cubierta con calcetines, zapatos... "Lo ideal es acostumbrar al pie, de forma progresiva, a un calzado con menor suela", explica Eduardo. Así conseguiremos que el pie gane fuerza.

Este proceso nunca debe llevarse a cabo de golpe, ya que podría causar dolor por mal adaptación o mala gestión de las nuevas cargas, y mejor si es en entornos familiares, como en casa, entrenando… "Si podemos ir descalzos, mejor: de esta manera toda la musculatura involucrada en el pie se activará y contribuirá a que todo funcione de forma correcta", apunta este fisioterapeuta. Hay que ser conscientes de que el cambio será progresivo. 

Una manera de completar este entrenamiento es apostar por suelos con diferentes texturas, buscando estimular de todas formas posibles al pie (siempre sin excesos). Así nos aseguraremos de que estas situaciones patológicas tarden más en aparecer, lo que no quiere decir que no vayamos a sufrirlas nunca: solo las retrasaremos o reduciremos las posibilidades de sufrir procesos sintomatológicos.

¿Quieres recibir todas nuestras propuestas de planes para mantenerte en forma? Apúntate y te enviaremos nuestra newsletter.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión