Deportes
Suscríbete

Vida activa

¿Caminar a diario es actividad suficiente para adelgazar?

Lo importante para perder peso en tener en cuenta el cómputo de calorías ingeridas a diario y las gastadas para lograr un déficit calórico.

Para obtener los máximos beneficios, hay que prestar atención al pie trasero: lo más recomendable es que solo la punta del pie toque el suelo.
Para caminar correctamente hay que llevar el calzado adecuado.
Freepik

No existen trucos ni milagros para perder peso. La mejor manera de adelgazar es la constancia, la dieta variada y equilibrada y el déficit calórico. Esto quiere decir que el total de calorías que ingerimos debe ser inferior al total de calorías que gastamos a diario. La manera de conseguir este déficit calórico no tiene porque ser privándonos de comida y pasando hambre, ya que también es posible aumentar el gasto de energía cotidiano cambiando los hábitos de vida por unos más saludables.

Caminar es una actividad cotidiana que nos ayuda a quemar más calorías de las que nos pueda parecer. Según la dietista y editora de nutrición Katherine Zeratsky, un paso de media hora a un ritmo enérgico puede quemar 150 calorías al día. Si lo hacemos en ida y vuelta al trabajo, ya sumarían 300 calorías o más. 

Como ejercicio físico, andar es una actividad sencilla que sí ayuda a perder peso debido a esta lógica antes explicada. Es posible que no ayude al igual que otros deportes (como las pesas) a modificar la composición corporal o a generar músculo, pero es un ejercicio suave apto para todos los niveles que ayuda a aumentar el gasto calórico y, por tanto, a perder peso.

Pero no es este el único beneficio. Además de ayudar en los balances calóricos diarios, caminar mejora la actividad del metabolismo del cuerpo y mejora la musculatura, al igual que ayuda al tránsito intestinal a trabajar correctamente y reduce la hinchazón abdominal.

Un método para empezar a caminar

La entrenadora personal Stephanie Mansour comparte todos estos beneficios que vienen de la mano con las caminatas y aconseja un método para salir a pasear un buen ritmo. Hay que observar el calendario, los 30 o 31 días del mes, y organizar los paseos según nuestros objetivos. 

La clave está en separar dos tipos diferentes de entrenamientos con diferentes ritmos de caminata. El primer entrenamiento consistirá en calentar 3 minutos a ritmo normal; subir el nivel un minutos para relajarse y pasear otros dos minutos y luego estar doce minutos más entre caminata rápida y normal. El segundo entrenamiento comienza igual, solo que en vez de dos minutos de caminata pausada será solo uno. Después se alternan 10 minutos de caminata rápida y normal de uno en uno, se descansan 30 segundos y se vuelven a alternar otros 6 minutos. 

Obviamente, este plan incluye nueve días de descanso y está enfocado a la pérdida de peso, aunque también puede regularse según las necesidad y el nivel de quien camine, para evitar lesiones o molestias.

¿Quieres recibir todas nuestras propuestas de planes para mantenerte en forma? Apúntate y te enviaremos nuestra newsletter.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión