Deportes
Suscríbete por 1€

tenis

Paula Badosa, en el camino de Conchita

La tenista aragonesa era la única española con presencia en finales del prestigioso Indian Wells hasta la clasificación de Badosa en la presente edición.  

BNP Paribas Open tennis tournament in Indian Wells, California
BNP Paribas Open tennis tournament in Indian Wells, California
RAY ACEVEDO

La imparable progresión de Paula Badosa dentro del circuito del tenis femenino mundial la ha alojado en la final de Indian Wells, histórico torneo estadounidense y tradicional feudo prohibido para las españolas de cualquier época. Una de las salvedades la constituye la aragonesa Conchita Martínez. La deportista de Monzón era la única española registrada en el cuadro femenino de Indian Wells hasta la formidable actuación de Badosa en la presente edición, trasladada de sus habituales fechas de marzo a octubre en este singular 2021 debido a las restricciones y condicionantes de la pandemia de coronavirus. A Badosa solo le queda el obstáculo de la incombustible bielorrusa Victoria Azarenka -primera mujer que puede ganar por tercera vez este torneo- para inscribir su nombre en el árbol de oro de la competición, calificada ahora dentro del WTA Masters 1000, la segunda categoría de torneos, solo por debajo de los cuatro Gran Slams.

Conchita Martínez no pudo hacerlo en su día. Aunque alcanzó la final en dos ediciones, nunca se proclamó vencedora en uno de los torneos de pista dura -cemento- en los que mejores prestaciones arrojó en su carrera. Siempre se encontró con las dos bestias negras que de tantas victorias le apartaron: las leyendas Monica Seles y Steffi Graff.

En el Indian Wells de 1992, Conchita avanzó hasta la final tras superar en su sector del cuadro -era la tercera cabeza de serie- a la estadounidense Stephanie Rehe, a la australiana Nicole Provis, a la asutriaca Judith Wiesner y a la estadounidense Ann Grossman. En la final, le aguardaba la entonces aún yugoslava Monica Seles, la número 1 del momento, en su apogeo tenístico imborrable previo al cuchillazo que le paró la carrera. Seles se impuso a Conchita por 6-3 y 6-1 confirmándose como la rival más inaccesible que jamás tuvo la aragonesa. Su balance contra ella durante su trayectoria fue 1-20.

En la edición de 1996, Conchita Martínez regresó a su segunda final de Indian Wells. Como segunda cabeza de serie, progresó por su cuadro de emparejamientos ganando a la argentina Maria Florencia Labat, la japonesa Ai Sugiyama, la estadounidense Lindsay Lee y la emblemática japonesa Kimiko Date. En la final, no pudo con otros de los ogros de su carrera, la alemana Steffie Graff, vencedora en una de las resoluciones más vibrantes de la historia de Indian Wells. Conchita Martínez perdió 7-6 (7-5) y 7-6 (7-5).

Indian Wells Masters, llamado por razones de patrocinio BNP Paribas Open, se celebra en la ciudad del mismo nombre, a las afueras de Palm Springs (California), en la zona desértica del valle de Coachella, entre campos de golf, clubes deportivos y residencias de lujo. Es uno de los torneos más prestigiosos del tenis mundial, uno de los pocos en los que cohabitan cuadro femenino y masculino y de los escasos -más allá de los Gran Slams- que duran más de una semana. Se celebra desde 1976. Actualmente, su pista central tiene capacidad para 16.100 espectadores (el segundo estadio de tenis más grande del mundo), mientras la nueva pista 2 puede acoger a 8.000 personas.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión