Deportes
Suscríbete por 1€

ciclismo

La Quebrantahuesos espera volver en 2022 a pleno rendimiento

La organización califica de “éxito absoluto” la edición celebrada el sábado, todo un reto organizativo por el protocolo sanitario y la mala climatología.

La amenaza de lluvia ha marcado la salida de la Quebrantahuesos.
La amenaza de lluvia ha marcado la salida de la Quebrantahuesos.
Pablo Segura

"Esperemos que pueda ser con total normalidad, con entre once mil y doce mil ciclistas en la carretera y como siempre, en el penúltimo fin de semana de junio". Con la 30ª edición todavía dando sus últimos coletazos, la organización de la Quebrantahuesos ya se pone a pensar en el año próximo una vez demostrado que puede sacar adelante la marcha cicloturista en las condiciones más adversas. "Fue un éxito absoluto", valoró este domingo Enrique Ascaso, el vicepresidente del Club Ciclista Edelweiss, máxima responsable de una prueba que el sábado, tras el parón de 2020 y a pesar de las inclemencias del tiempo, se llevó a término sin grandes incidencias y sin que ninguno de los 2.500 participantes -de los seis mil inscritos- que se atrevieron a tomar la salida sufriese ningún percance grave.

"Nunca habíamos recibido tantas felicitaciones", aseguró, poniendo de relieve que "ha sido el primer año sin hospitalizados y eso que algunos descensos se hicieron en condiciones muy peligrosas". "Estamos muy satisfechos por nosotros, por lo que significa para la zona y para el ciclismo aragonés", recalcó poniendo de manifiesto también que "el esfuerzo ha sido doble no solo por el tiempo, sino por tener que poner en práctica todo el protocolo sanitario".

Uno de los dos grupos que este sábado ha limpiado las cunetas tras la disputa de la Quebrantahuesos.
Uno de los dos grupos que este sábado ha limpiado las cunetas tras la disputa de la Quebrantahuesos.
PC Edelweiss

El trabajo, de hecho, ni mucho menos concluyó en el momento en el que el último ciclista cruzó la meta. Este domingo treinta personas se dividieron el trazado de 200 kilómetros de la Quebrantahuesos y de 85 de la Treparriscos en tramos de diez para limpiar las cunetas de desperdicios como bidones, envoltorios y geles.

La Quebrantahuesos, por su cuenta

Mientras, fueron varios, alrededor de un centenar, los ciclistas que se atrevieron hacer por su cuenta el trayecto después de no haberse subido a la bicicleta el sábado o de haberse dado la vuelta. Tampoco lo tuvieron nada fácil porque en el lado francés la climatología seguía siendo muy desfavorable con bajas temperaturas y lluvia.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión