Despliega el menú
Deportes
Suscríbete

cicloturismo

Sabiñánigo ultima los preparativos de una Quebrantahuesos "especial" y con menos participantes

El dispositivo de seguridad se mantiene como en años anteriores a pesar de que habrá unos 7.000 deportistas en la prueba cicloturista, que se celebra este sábado y cumple 30 años.

Quebrantahuesos 2019 / 22-6-19/ Foto Rafael Gobantes [[[FOTOGRAFOS]]]
Imagen de la Quebrantahuesos de 2019 
Rafael Gobantes

Quedan tan sólo cinco días para que regrese a Sabiñánigo su prueba reina, la marcha Cicloturista Quebrantahuesos, que este año, como todos los eventos, se tiene que adaptar a las circunstancias covid. Una de las principales novedades es la reducción del número de participantes, que estarán entre los 6.000 y 7.000. La capital serrablesa ha entrado ya en la recta final de esta cita y ultima preparativos, que incluyen la celebración de una Junta de Seguridad que ha tenido lugar este lunes por la mañana en el Molino Periel de la localidad.

La subdelegada del Gobierno en Huesca, Silvia Salazar, y la alcaldesa de Sabiñánigo, Berta Fernández, han presidido este acto que ha ultimado el dispositivo que se habilitará para la QH, que se celebrará este sábado, 18 de septiembre. La principal novedad de este año es que disminuye el número de cicloturistas, pero aún con todo “se va a mantener el dispositivo, como si se tratara de una edición normal con más participantes, a lo que hay que sumar la coordinación excepcional entre todas las instituciones”, ha detallado la subdelegada. Por lo tanto, como en todas ediciones, la coordinación entre Policía Local, Nacional, Autonómica, Guardia Civil y gendarmería francesa, será la habitual.

En estas circunstancias, la subdelegada ha querido hacer un llamamiento a la prudencia, porque “la covid sigue estando presente”, por lo que “pedimos a participantes, acompañantes y público que extremen las medidas y que sean prudentes, porque queremos seguir manteniendo ese bajo nivel de incidencia”.

La alcaldesa de Sabiñánigo, Berta Fernández ha subrayado que  “los cuerpos y fuerzas de seguridad aportan las medidas necesarias para que la prueba se desarrolle con seguridad, y que este año con el protocolo covid sean más extremas para asegurar la seguridad de ciclistas y acompañantes”. Con todo esto, “esperamos que el dispositivo sirva para que en otras ocasiones, la prueba deportiva se desarrolle con normalidad”.

Junta de seguridad de la Marcha Quebrantahuesos
Junta de seguridad de la Marcha Quebrantahuesos
L. Zamboraín

Edición “especial”

La Marcha Cicloturista Quebrantahuesos va a celebrar la edición más diferente y especial de su historia. Cumple 30 años, pero para empezar todavía no ha podido celebrar ese aniversario como es debido. Este 2021, la principal diferencia va a ser la inscripción: un máximo de 6.500 ciclistas en la Quebrantahuesos y 2.000 en la Treparriscos. Enrique Ascaso, vicepresidente del Club Ciclista Edelweiss, organizador de la prueba junto a Octagón, señala que incluso el número será menor.

En cuanto al protocolo establecido, el público no podrá acercarse demasiado a los participantes, deberá mantener la distancia de seguridad y llevar mascarilla. Los ciclistas llevarán la mascarilla hasta un minuto antes de la salida y ponérsela cada vez que necesiten asistencia técnica o se acerquen a los avituallamientos. 

El recinto ferial será únicamente para corredores; no podrá acceder público para evitar aglomeraciones. Y cada deportista contará con un código QR para acceder a este recinto, y deberá tener certificado de vacunación o test de antígenos realizado 72 horas antes. “Esto es controlable en los participantes, pero no en el público”, señala Ascaso.

En los avituallamientos también habrá novedades. No habrá ‘autoservicio’ sino bolsas individuales con todos los productos (bebida, comida, frutos secos, geles y barritas energéticas), y como en otras ocasiones no podrán elegir alimentos o bebidas. Sí que contarán con cisternas de agua, con grifos instalados a una distancia prudente, para que cada uno pueda rellenar su bidón.

También se contará con menos voluntarios, pasando de los 1.000 a los 700, ya que la mayoría son gente joven, que en junio cuando se desarrolla la Quebrantahuesos con normalidad ya han terminado el curso, pero ahora en septiembre “lo están comenzando y muchos están estudiando fuera”.

Y a la tradicional cena de voluntarios, que se solía hacer una vez finalizada la prueba, por la noche, se le ha dado una vuelta. “No queremos que se pierda y gracias a un convenio con la Asociación de Empresarios Pirineos Alto Gállego repartiremos vales para que los voluntarios puedan ir en grupos pequeños a celebrar esta cena en octubre y noviembre a los establecimientos que se adhieran”, explica el vicepresidente del Club Ciclista Edelweiss. De esta manera “desestacionalizamos la economía de la zona”.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión