Despliega el menú
Deportes
Suscríbete

La gimnasia artística femenina de Aragón alcanza la Liga Iberdrola

El equipo del club Flip-Flap, el único que practica esta disciplina en la Comunidad, ha conseguido acceder a la competición de más alto nivel de España.

El equipo femenino de gimnasia artística del Club Flip-Flap, en la competición de acceso a la Liga Iberdrola.
El equipo femenino de gimnasia artística del Club Flip-Flap, en la competición de acceso a la Liga Iberdrola.
Club Flip-Flap

Llevaban tres años intentándolo y este, tras unos meses complicados por la pandemia, por fin lo han conseguido. El equipo de gimnasia artística femenina del Club Flip-Flap ha accedido a la Liga Iberdrola. Es el más alto nivel de la competición en España y el conjunto aragonés, el único que practica esta disciplina en la Comunidad, acaba de obtener su pase a la tercera división.

“La recompensa después de un año tan duro ha sido todavía mejor”, asegura Patricia Frías, entrenadora del equipo y directora técnica de la Federación Aragonesa de Gimnasia en la disciplina de Artística Femenina. “Con las restricciones de la covid y sin competiciones nos ha costado mucho mantener la ilusión y las ganas de seguir trabajando. Llegar a la Liga Iberdrola después de todo ha sido un subidón”, añade.

La competición se creó hace tres años para fomentar este deporte a nivel nacional y el Club Flip-Flap ha intentado acceder a la liga desde entonces. En la primera edición, había 24 plazas y de los 34 equipos que se presentaron, el aragonés quedó en el puesto 25. Una vez en marcha, para acceder, dos equipos que quieren entrar se enfrentan a otros dos que ya están dentro (los dos últimos de la clasificación), con el objetivo de obtener mejores resultados y ocupar sus plazas.

Esto es lo que ha sucedido hace apenas una semana en Gironella (Barcelona), donde el equipo de gimnasia artística femenina del Club Flip-Flap sumó más puntos que sus rivales, ganándose así su plaza en la Liga Iberdrola.

El conjunto lo componen siete chicas con edades comprendidas entre los 11 y los 23 años. La mayor es Alicia Campo, quien se encarga, además, de preparar los montajes de la disciplina de suelo. Es una de las pruebas en las que se divide una competición de gimnasia artística. En total son cuatro, completando la lista la plataforma de salto, las paralelas asimétricas y la barra de equilibrios. “En cada aparato participan cinco gimnastas y se cuentan las cuatro mejores notas. Algunas compiten en todos y otras solo en algunos para conseguir las puntuaciones más altas”, explica Patricia.

Para el Club Flip-Flap todo se decidió en la cita del pasado 20 junio. La competición comenzó con todo un desafío, la barra de equilibrio, donde las gimnastas tuvieron que controlar la tensión del momento para minimizar las caídas, que suponen duras penalizaciones. El suelo fue la siguiente disciplina, donde se pudieron lucir con ejercicios de gran dificultad (incluyendo piruetas, planchas y dobles mortales). La maestría en su ejecución fue un gran impulso en las clasificaciones hacia la final.

Pero si en algo destacó el equipo del Flip-Flap fue en la plataforma de salto. “Este aparato ha sido, una vez más, nuestro referente, con unas notas que no han bajado del 11,300”, explica Patricia. Finalmente, la ejecución en las paralelas asimétricas fue la catapulta de las gimnastas a la clasificación final.

Objetivo: mantenerse en tercera división

Con el sueño de llegar a la Liga Iberdrola alcanzado, el equipo del Club Flip-Flap ya mira al futuro. Y es que por delante están tres de las pruebas más importantes de su vida. Son las fases en las que se compone la competición y se celebrarán en octubre, noviembre y diciembre. De las puntuaciones que obtengan en ellas dependerá que se puedan mantener en la tan ansiada tercera división de la liga. “Nuestro objetivo para esta temporada es ese, clasificarnos al menos a media tabla para no tener que jugarnos la permanencia en la final”, explica la entrenadora.

Por eso, este verano, las vacaciones serán más cortas. Con el acceso a la liga conseguido, el equipo seguirá entrenando hasta mediados de julio, cuando habrá un descanso hasta final de agosto. Y es que la primera fase de la competición se disputará en octubre y será el primer gran reto en la lucha por la permanencia.

Para conseguir tanto este como otros éxitos cosechados la disciplina y el sacrificio son fundamentales. Las integrantes del equipo entrenan cinco días a la semana, durante unas tres horas y media. Además, uno o dos fines de semana al mes viajan a otros lugares donde disponen de un foso para poder practicar algunos de los ejercicios. Las sesiones comienzan con una completa dinámica de calentamiento y preparación física que se prolonga durante una hora. En este tipo de deportes, poner el cuerpo a tono es imprescindible. El resto del tiempo se dedica a practicar en los aparatos.

Un club con nombre de mujer desde hace 31 años

El Club Flip-Flap se fundó en Zaragoza hace 31 años. Tres amigas y gimnastas, Patricia Frías, Ana Ordónez y Pepa Sancho, decidieron crear su propia entidad para potenciar la gimnasia artística en Aragón. “Yo vivía en Menorca y cuando llegué a Zaragoza me di cuenta de que no había clubes grandes”, recuerda Patricia. “Era el año 90 y empezamos de cero como pudimos, entrenado en colegios y en parques”, añade.

Ahora, desde hace cinco años, su lugar de entrenamiento es el pabellón municipal Pepe Garcés y el club tiene más de 400 integrantes (unas 330 niñas y alrededor de 100 niños). En la disciplina de Artística Femenina, a Patricia la acompaña Natalia Belsué, cuyo primer contacto con el equipo fue como madre de una de las gimnastas. Después, dejándose llevar por la pasión que siente por este deporte, se sacó el título de entrenadora y ahora es la mano derecha de Patricia.

Hace dos años, el Club Flip-Flap fue galardonado con el Premio Deporte y Constancia del Ayuntamiento de Zaragoza, destacando, además, el papel de la mujer en su historia. “Hasta entonces no habíamos sido conscientes de que somos de los pocos clubes creados, dirigidos y mantenidos por mujeres. En la mayoría, incluso en disciplinas femeninas, los técnicos y entrenadores son hombres”, comenta Patricia.

Pero en el caso del Flip-Flap no hay duda de que es un club con nombre de mujer. Tres mujeres lo formaron de la nada, las mismas tres mujeres que, hoy, tres décadas después, siguen luchando por llevar a lo más alto la gimnasia artística aragonesa.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión