Despliega el menú
Deportes
Suscríbete

La Copa América se disputará finalmente en Brasil

El estallido social en Colombia y el incremento de contagios por coronavirus en Argentina, las sedes inicialmente previstas, ha obligado a la Conmebol a recolocar el torneo, a dos semanas de su inicio.

Imagen de archivo de la Copa América
Imagen de archivo de la Copa América
Archivo EFE

A menos de dos semanas de su inicio, Brasil finalmente acogerá la Copa América 2021 entre el 13 de junio y el 10 de julio, después de que Argentina y Colombia, los organizadores iniciales, quedaran fuera de la carrera. «¡La Conmebol Copa América 2021 se jugará en Brasil! Las fechas de inicio y finalización del torneo están confirmadas», escribió la entidad del fútbol sudamericano en su cuenta de Twitter.

Brasil fue la sede de la última Copa América, en 2019, y se quedó con el título. El gigante sudamericano fue uno de los países menos mencionados en esta ronda de nombres que surgieron en los últimos días para reemplazar a Argentina y Colombia, aunque es el que posee la mejor infraestructura en la región para recibir la Copa, ya que cuenta con una red de estadios modernos desde el Mundial Brasil 2014.

No obstante, Brasil es uno de los países del mundo más castigados por la pandemia. Con 212 millones de habitantes, totaliza 462.000 muertes por covid-19, el segundo peor balance mundial, en tanto que ocupa el tercer lugar del ranking de casos, con más de 16 millones de contagios. La Copa América había sido postergada en 2020 por la irrupción de la pandemia del coronavirus.

Infraestructura y experiencia

Al argumentar sobre la elección de la nueva sede de la Copa, el presidente de la Conmebol, Alejandro Domínguez, sostuvo que «el gobierno de Brasil demostró agilidad y capacidad de decisión en un momento fundamental para el fútbol sudamericano», de acuerdo con la web de la institución. Según Domínguez, «Brasil vive un momento de estabilidad, tiene comprobada infraestructura y experiencia acumulada y reciente para organizar una competición de esta magnitud».

El domingo, la Conmebol decidió que la Copa América no se juegue en Argentina debido a la intensa ola de contagios de la covid-19 por la cual el gobierno exigió el cumplimiento de un muy estricto protocolo sanitario. Hace diez días resolvió también cancelar la sede de Colombia a causa de un estallido social que lleva un mes y deja un saldo hasta la fecha de al menos 60 muertos. Era la primera vez que el más antiguo torneo de selecciones del mundo se iba a realizar en dos países de forma simultánea.

Los manifestantes colombianos expresaron en las calles su descontento con la posibilidad de que su país organizara la Copa América, mientras que en Argentina un sondeo reciente había indicado que el 70% de sus habitantes estaba en contra de recibir el torneo continental.

El presidente argentino, Alberto Fernández, dijo este lunes que le pidió «tiempo» a la Conmebol hasta hoy para analizar la situación sanitaria pero que las «sedes elegidas» están «en alerta epidemiológica». Su jefe de gabinete, Santiago Cafiero, explicó este lunes que «con tantos casos nosotros no podíamos llevar adelante una organización de estas características».

Argentina registra casi 3,8 millones de infecciones con más de 77.000 fallecimientos, y en las últimas semanas ha anotado entre unos 21.000 y 40.000 casos diarios, un cuadro sanitario que el gobierno considera el peor desde que se inició la pandemia. El promedio de muertes alcanza a casi 500 por día.

Preocupación entre los futbolistas

La alarmante situación epidemiológica en Latinoamérica también llamó la atención de los jugadores, que se mostraron contrarios a la realización del torneo por la elevada tasa de contagios. Luis Suárez y Édinson Cavani, los emblemáticos delanteros de la selección de Uruguay, levantaron la voz el sábado desde la concentración de la Celeste en Montevideo, y manifestaron su desacuerdo con la puesta en marcha de la Copa en Argentina.

«Estamos en una situación difícil a nivel mundial, pero más en Sudamérica en los últimos meses y Argentina es uno de los países más complicados. Por eso llama un poco la atención que se juegue la Copa América, pero al momento que se confirme debemos tratar de afrontarlo de la mejor manera posible y no pensar en la pandemia», aseguró Suárez.

Así como lo hizo el ariete del Atlético de Madrid, también el delantero del Manchester United sentó su posición advirtiendo: «Los jugadores no tenemos ni voz ni voto, no tenemos peso en ciertas cosas». «Hoy somos los que tenemos que ir a poner la cara para tratar de darle una alegría a la gente que está encerrada. Hay un montón de actividades que no están funcionando y ahí estamos nosotros. A veces hay que poner por delante muchas otras cosas que son importantes también. No hay que olvidarse que esto es una pandemia y todo es una cadena. Comienza con pequeñas cosas y termina en cosas graves», remarcó.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión