Despliega el menú
Deportes
Suscríbete

atletismo

Carlos Mayo quiere afianzar su sueño olímpico

Necesita un buen resultado en el Europeo de Naciones que consolide su billete a los Juegos de Tokio.

Carlos Mayo, ayer, durante el entrenamiento con la selección.
Carlos Mayo, ayer, durante el entrenamiento con la selección.
RFEA

A Tokio, a los esperados Juegos Olímpicos, se llega por Silesia, una región polaca que forja su identidad en la industria. Centrales nucleares, chimeneas humeantes, enormes factorías, kilómetros y kilómetros de ferrocarril dan la bienvenida antes de aterrizar en Katowice, coexistiendo en el paisaje con frondosos bosques de pinos. A la derecha, horizonte verde. 

A la izquierda, bloques grises heredados de la época de hermandad con la Unión Soviética. En el epicentro se levanta un estadio faraónico, modernísimo, con capacidad para 54.000 espectadores, que resulta extraño en este cuadro. Porque sin socialismo, Silesia continúa siendo un territorio obrero, de unidad entre trabajadores y conciencia colectiva. Una metáfora perfecta para justificarse como sede del Europeo de Naciones, la única competición de atletismo en la que el equipo cobra más importancia que el individuo.

Allí, en ese gris escenario, el aragonés Carlos Mayo busca afianzar su sueño olímpico, su pasaporte a Tokio. En el complejo sistema de mínimas y plazas vía ranking con el que la Federación Internacional de Atletismo reparte los billetes para los Juegos, el zaragozano tiene ahora mismo una plaza reservada para la gran cita del verano. Sin embargo, necesita encadenar aún varios notables resultados en las próximas semanas para certificar su asiento en Japón. "Quiero afianzar mi plaza olímpica por puntos porque pensar en la mínima aquí parece complicado", relata desde Polonia. "Hay muchos puntos en juego en esta competición y quedar delante, con una marca decente, podrían ser puntos importantes para los Juegos. Ahora mismo estoy dentro pero tengo que lograr buenos resultados para mantener mi plaza. Espero hacer una buena actuación para conseguir el billete a Tokio", agrega el atleta aragonés, que correrá hoy la prueba de 5.000 a partir de las 17.27 de la tarde.

Mayo afronta la competición en un notable estado de forma y con un sobresaliente nivel de entrenamientos de calidad en sus piernas. "Las sensaciones son muy buenas. Estoy haciendo los mejores entrenamientos de mi vida. Me está pasando lo contrario a lo habitual en mi carrera: competía mejor que entrenaba y ahora es al contrario. Espero que cambie la dinámica en este 5.000 de la Copa de Europa", apunta.

España ha viajado a Silesia con sus mejores individualidades. Buena parte del plantel de 50 atletas que compiten este fin de semana en la Superliga lo harán de nuevo en los Juegos Olímpicos de Tokio dentro de dos meses. De los indiscutibles faltan Orlando Ortega, desaparecido desde su lesión en invierno; Óscar Husillos, que aún no está en forma; y Fátima Diame, con problemas físicos. Como solo participa un atleta por prueba, hay otras ausencias notables, sobre todo en mediofondo y fondo masculino, donde el fondo de armario es amplio, pero en esencia, el seleccionador Pepe Peiró no ha reservado a nadie.

Con Mariano García y Esther Guerrero en 800, Jesús Gómez y Marta Pérez en 1.500m, Adel Mechaal en 3.000m y Fernando Carro e Irene Sánchez-Escribano en 3.000m obstáculos, España espera sumar una buena cantidad de puntos en mediofondo. Eusebio Cáceres y María Vicente en longitud, y los plusmarquistas Ana Peleteiro y Pablo Torrijos en triple, más Belén Toimil en peso, Odei Jainaga en jabalina y Javier Cienfuegos en martillo buscarán situar a la selección lo más arriba posible. El principal objetivo de España es la permanencia, que se ha puesto muy cara al reducirse los participantes en la Superliga de doce equipos a ocho en la última edición. Bajan a Primera dos equipos, aunque uno de ellos será Ucrania, ausente de la cita por motivos covid.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión