Despliega el menú
Deportes
Suscríbete

baloncesto 

Aina Ayuso: "Aluciné cuando Magic Johnson me dio la bienvenida a Los Ángeles"

La jugadora del Casademont, que acaba de cerrar su etapa en Zaragoza, explica sus sensaciones tras ser elegida en el draft de la NBA. "Jugar allí sería un sueño cumplido", asegura. 

Aina Ayuso, en un encuentro de esta temporada con el Casademont Zaragoza.
Aina Ayuso, en un encuentro de esta temporada con el Casademont Zaragoza.
Esther Casas/Casademont Zaragoza

¿Qué supone para usted ser elegida en el número 34 del draft de la NBA femenina?

Ser elegida en el draft fue increíble, es algo que ni mucho menos esperaba. Aquella noche, yo me marché a dormir como un día cualquiera. Sin estar pendiente de nada porque creía que no tenía ninguna opción y, cuando me desperté, tenía el móvil lleno de llamadas y mensajes. Fue una gran sorpresa, una enorme alegría. Aluciné cuando Magic Johnson me dio la bienvenida a Los Ángeles. Fue una satisfacción enorme. Un sueño.

¿De verdad creía que no tenía ninguna opción de ser escogida?

En serio. Creía que no tenía ninguna opción por lo que fue una noche cualquiera para mí. Eso sí, el despertar fue increíble, inolvidable. Recibí muchos mensajes de amigos, familiares y gente del baloncesto como Pau Gasol o Marta Fernández, que llegó a jugar un año en Los Ángeles y me habló muy bien de la franquicia.

Que se acuerde de usted una leyenda como Pau Gasol habla de la magnitud de la elección.

Él también jugó en Los Ángeles, allí, como en España, es una leyenda. Como en el caso de Magic Johnson fue alucinante.

Transcurridas dos semanas, ¿ya lo ha asimilado?

Ahora ya sí. Los dos primeros días fueron un poco agobiantes, tuve que desconectar del teléfono porque no hacía más que sonar. Pero con el paso de las horas ya se ha normalizado la situación, ha pasado el boom inicial y todo se ha normalizado.

¿Cómo afronta esta oportunidad? ¿Se ve jugando en la NBA femenina?

Este es un proyecto a largo plazo. Ha habido varias jugadoras españolas que han sido drafteadas en su momento y que nunca han ido a la NBA. Por eso, este es un plan a largo plazo, un paso más en mi carrera. Ahora mis derechos en Estados Unidos pertenecen a la franquicia de Los Ángeles Sparks y ellos me harán un seguimiento desde allí.

Ser parte de la mejor liga de baloncesto del mundo es una oportunidad única.

Me haría muchísima ilusión jugar en la NBA, aunque sé que es un proyecto a largo plazo y depende de muchos factores. Antes tengo que seguir creciendo en España. Desde luego, sería un sueño cumplido.

En cualquier caso, su elección en el número 34 del draft es sinónimo de prestigio y reconocimiento.

Yo lo percibo así, como un reconocimiento a lo que estoy haciendo y a mi potencial futuro. A nivel personal, también es un empujón moral y de adrenalina absoluto después de un año complicado. Se agradece e incluso hace más ilusión de lo que sería habitual.

¿Le haría especial ilusión compartir vestuario con alguna jugadora en concreto?

No me lo he planteado todavía. Yo siempre digo que me haría ilusión jugar al máximo nivel con las jugadoras que un día fueron mis referentes. Simplemente pensar en jugar en una liga como la NBA ya es un sueño.

Otro de sus sueños es debutar con la selección.

Es el gran sueño de toda jugadora española. Se están haciendo las cosas muy bien desde las categorías inferiores y es un placer ver como cada verano la selección pelea por las cotas más altas. Ojalá pueda formar parte de ese gran equipo.

A corto plazo, ¿qué planes tiene para la próxima temporada?

Hasta que no sea oficial no puedo decir nada, lo único que es seguro es que mi etapa en el Casademont Zaragoza ya está cerrada.

Ha pasado dos años en Zaragoza, ¿cómo valora su etapa en el Mann Filter y en el Casademont?

Zaragoza es un lugar ideal para vivir, he estado muy cómoda. Me quedaría a vivir en Zaragoza para siempre. Además, he tenido la fortuna de competir en dos grandes clubes como Stadium Casablanca y Casademont Zaragoza donde he estado muy a gusto.

¿Cómo empezó Aina Ayuso en el baloncesto?

Empecé a jugar en Sant Just, cerca de Barcelona, de donde soy. Practicaba también atletismo y comencé a jugar con una amiga en un equipo de chicos. Poco a poco, se fueron apuntando más chicas y después pasé por el Sarrià y el Almeda. Más tarde, estuve en la Blume y jugando en Estados Unidos en la NCAA, la liga universitaria. Antes de llegar a Zaragoza, jugué en el Sant Adrià.

Además, usted compatibiliza el baloncesto con los estudios universitarios. ¿Cómo lo lleva?

Es complicado porque con entrenamientos, viajes y partidos es complicado compatibilizarlo con la carrera que estoy estudiando, Fisioterapia. Pero poco a poco le dedico el máximo tiempo posible, sabiendo que ahora el deporte es mi prioridad pero sin dejar nunca de lado los estudios.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión