Despliega el menú
Deportes
Suscríbete

baloncesto

Casimiro debuta con un brillante triunfo del Casademont Zaragoza (95-98)

El equipo aragonés sorprende al Burgos, quinto clasificado de la Liga Endesa, en el estreno en el banquillo de su nuevo entrenador. El choque, de la 36ª jornada, fue adelantado por la participación de ambos equipos en la Final a Ocho.   

Foto del partido Hereda San Pablo Burgos - Casademont Zaragoza, Liga Endesa
Foto del partido Hereda San Pablo Burgos - Casademont Zaragoza, Liga Endesa
acb Photo / B. B. Hojas

El Casademont vuelve a sonreír (95-98). Completó en Burgos su mejor primera mitad de la temporada, en el estreno en el banquillo de Luis Casimiro, para adquirir una renta de 17 puntos en el marcador (43-60); y luego supo sobreponerse a la contundente reacción de su oponente -que incluso llegó a situarse por delante- para acabar sorprendiendo a domicilio a uno de los conjuntos más rutilantes del panorama nacional. En un primer periodo formidable, el conjunto aragonés tuvo orden, disciplina, intensidad defensiva, velocidad a la contra, poderío interior, acierto desde el perímetro y una sobresaliente interpretación del juego. Argumentos letales, ejecutados a la perfección, que castigaron la confusión del Burgos desde el primer minuto de la contienda. La orquesta aragonesa funcionó con precisión, con una seguridad abrumadora en todos los registros, especialmente en un segundo cuarto colosal.

Después reaccionó el Burgos, con McFadden (27 puntos) y Benite (16) liderando la remontada local. Sin embargo, los zaragozanos supieron resistir con entereza, personalidad y tesón, y el resultado fue un meritorio triunfo en uno de los escenarios más exigentes de la competición española. El choque, correspondiente a la 36ª jornada de la Liga Endesa, fue adelantado por la participación de ambos conjuntos en la Final a Ocho de la Champions League, que se celebrará del 5 al 9 de mayo en la localidad rusa de Nizhni Novgorod.

En el inicio, el cuadro aragonés edificó un muro sólido, resistente, prácticamente inabordable. Su estructura de contención, sin apenas fisuras, dejó sin respuesta a los locales, que fiaron al perímetro la mayoría de sus acciones ofensivas. El Burgos tuvo muchas dificultades para anotar, lastrado por sus tiros forzados y sus pérdidas de balón -hasta tres en los primeros tres minutos de la contienda-. El Casademont, mucho mejor que su rival en el aspecto colectivo, maduró más cada una de sus jugadas: buscó repetidamente el poste bajo, donde Harris (6 puntos) y Hlinason (4) apenas encontraron oposición. Cuando el balón llegó a la pintura, el equipo de Luis Casimiro siempre obtuvo ventajas. Y aunque McFadden, en dos acciones aisladas, golpeó con dos triples consecutivos, los visitantes enseguida lograron sobreponerse, sostenidos por su mejor desempeño en los dos lados de la pista. Además, Brussino respondió con contundencia y prontitud, también desde más allá del arco, con dos certeros disparos que ampliaron la renta de los zaragozanos hasta los nueve puntos (13-22), ya en los últimos compases del acto inaugural. Sin embargo, el Burgos igualó el duelo en apenas 90 segundos, gracias a tres triples seguidos de Vitor Benite (22-22). Inmediatamente después, Benzing devolvió la ventaja a los aragoneses con una canasta que cerró el primer cuarto (22-24).

El Casademont arrolló en los primeros minutos del segundo acto, de nuevo reforzado por su notable aplicación defensiva. Su fortaleza atrás le proporcionó canastas fáciles (22-30), derivadas de un ritmo trepidante, sin tregua, que castigó repetidamente los desequilibrios del rival. Al cuarto de hora, los zaragozanos gobernaban el duelo con solvencia, con una autoridad imprevista (29-40), y con la mayoría de sus jugadores sumando en todos los órdenes del juego. Por entonces, Harris había facturado 11 puntos; Brussino acumulaba 6; Barreiro y Benzing, 5; Ennis y Hlinason, 4… El cuadro aragonés amenazaba desde todas las posiciones, perfectamente dirigido por Rodrigo San Miguel (6 asistencias en sus primeros 10 minutos de partido). Pese al tiempo muerto de Joan Peñarroya, no reacción de la escuadra local. Y ello contribuyó una contestación contundente, poderosa e inmediata de los visitantes: dos robos de balón, nada más reanudarse el partido, que se tradujeron en dos certeros triples de Dylan Ennis, ambos tras dos geniales lecturas de Rodrigo San Miguel (29-46). Y aunque el Burgos elevó su intensidad, al fijo del descanso, y fue un bloque más agresivo y vehemente en cada una de sus acciones, el Casademont mantuvo el tipo con un oficio y serenidad. En el intermedio, los de Luis Casimiro disponían de un ventaja de 17 (43-60) puntos en el marcador, con Harris (19 tantos) especialmente incisivo. El equipo aragonés había completado el mejor primer tiempo de toda la temporada.   

El Burgos fue mejor en los primeros compases de la reanudación, sobre todo porque se aplicó con mayor determinación atrás y pudo, por fin, contener los ataques de su adversario. Los locales recortaron la diferencia a 10 puntos en apenas cinco minutos (54-64), lo que conllevó el tiempo muerto de Luis Casimiro. Por entonces, toda la facturación ofensiva de los visitantes atendía a una canasta de Nico Brussino y un contragolpe culminado por Ennis. Un desatino que se acentuó después, y que aprovecharon los burgaleses para situarse a sólo cinco tantos (59-64), tras un 2+1 de Ken Horton. Y a la media hora, el Burgos ya había volteado el marcador, con un triple de McFadden desde 10 metros de distancia (69-68). El parcial del tercer cuarto era de 26-8.

El tramo definitivo fue intenso, emocionante, sin respiro. Del intercambio de golpes salió beneficiado el Casademont Zaragoza por su mayor templanza y acierto, por su notable resistencia, por sus nervios de acero, y por la contribución ofensiva de Harris, Ennis, Barreiro, Benzing y Nico Brussino en los instantes de fragor. Tras igualar McFadden la contienda, el duelo se resolvió con un triple del propio Brussino a dos segundos del final (95-98).   

Ficha técnica:

95-Hereda San Pablo Burgos (22+21+26+26): Kravic (15), McFadden (27), Rivero (2), Rabaseda (2), Renfroe (13) – cinco inicial – Salash (0), Benite (16), Barrera (-), Salvó (5), Sahko (2), Cook (0) y Horton (13).
98-Casademont Zaragoza (24+36+8+30): Harris (22), Brussino (16), San Miguel (0), Ennis (15) Hlinason (4) – cinco inicial – Sulaimon (5), Barreiro (17), Fernández (-), Font (-), Benzing (13), Wiley (2) y Justiz (4).
Árbitros: Pérez Pizarro, Sánchez Moheda y Mendoza.
Incidencias: Partido correspondiente a la jornada 36 de la Liga Endesa disputado en el Coliseum a puerta cerrada.
Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión