Despliega el menú
Deportes
Suscríbete

baloncesto

Sergio Hernández: "Sassari es un partido clave para acercarnos al objetivo"

El técnico del Casademont valora el rival de la Champions y el momento de su equipo.

Baloncesto
Sergio Hernández dialoga con su ayudante, Lamúa.
Guillermo Mestre

Primer partido después del oprobio de Bamberg, el día en que encajamos 117 puntos. Sí, sí 117... El calendario de la ACB concedió un respiro. Periodo de reflexión. Desde luego, los 117 puntos dan para eso y mucho más. Este lunes compareció el técnico del Casademont Zaragoza, Sergio Hernández. Habló de los dos decisivos careos de Champions que aguardan, e incluso del encuentro de Liga ACB del sábado. Habla muy bien Sergio Hernández. Bastante mejor que viene jugando su equipo... Hernández glosó al Sassari. “Ellos son un buen equipo, no hay que dudarlo. Cuando ganamos allí también lo eran. No les ganamos porque fueran malos. Son buen equipo, tienen las mismas ambiciones, saben a qué juegan. Tienen un gran juego interior. Es el equipo que más poste bajo juega de toda Europa. Sabemos que tenemos un partido bien difícil. Ellos saben que venimos heridos, el juego decidirá. Es difícil hace un pronóstico. Es un partido como debe ser en el Champions, con los dos equipos muy motivados. A mí no me gusta hablar de necesidad porque es traicionera”, verbalizó, para sintetizar después. “Mañana es un día clave para acercarnos al objetivo, y ellos, para no alejarse definitivamente. Veremos quién sabe aprovechar la necesidad del otro”, enfatizó, para luego detallar aspectos concretos del juego. “Los tiradores de ellos se alimentan mucho del juego interior. Es un equipo poderoso con muchos puntos en la pintura. Si les cierran, sacan ventaja con sus tiradores abiertos. Son un gran equipo. Pero nosotros tenemos también un gran equipo y tenemos un gran equipo con jugadores con hambre. Vamos a hacer un gran partido”, subrayó.

Hernández no ocultó el alarmante juego que viene exhibiendo el Casademont en sus últimos encuentros. “Mas allá de lo que sucedió en el último juego, hay que entender que fue un juego, que a veces suceden esas cosas. Ayer mismo vimos en la ACB cosas que acontecen pocas veces. No nos estamos sintiendo bien, cómodos. Hemos pasado de jugar rápido a apresurado. En el partido del Bamberg no dimos ningún paso adelante en las ideas que teníamos. La semana tiene dos juegos, tres con el de ACB. Estos días hemos entrenado bien, no tenemos ninguna excusa. Hemos puesto mucho hincapié en la defensa, en la táctica ofensiva para tratar de ser menos apresurados. No hay que confundir la velocidad con la prisa. Hay que ver cómo conectar. Hay algunos jugadores desconectados”, confesó, hasta expresar su esperanza en la reacción. “La ilusión tiene que ser nuestro combustible. El miedo a perder siempre va a estar, como también está en el Madrid o en el Barca. Es una semana en la que podemos quedar semi clasificados para la Final a 8. Vamos a tratar de motivarnos con eso. No hemos hecho las cosas bien los últimos partidos. Somos los primeros en reconocerlo y que nos duela. Somos un equipo orgulloso. Los jugadores están comprometidos con el equipo y con la ciudad. Les duele a los jugadores más que a los trotamundos. Pensamos como un hincha del equipo, además de como un jugador. Queremos salir de la situación lo antes posible”, deseó.

El denso calendario que aguarda esta semana da para muchas cábalas. “¿Ganamos los dos (de la Champions) y perdemos el sábado y cómo es esta semana? Hoy por hoy no podemos hacer otra cosa que entrenar mañana y jugar el partido con el Sassari. Todo puede pasar. Todos los equipos miran los próximos diez días. La expectativa es peligrosa, no juega buenas pasadas, no es un buen mensaje. Es el día a día, tratar de jugar el mejor partido de la temporada mañana. Y a partir de mañana, pensar en el próximo”, describió.

Hernández volvió a rebobinar hasta el desastre de Bamberg, para después teorizar sobre los puntos. “En Bamberg estuvimos mal en ataque, en defensa, en comunicación, en todo. Perdimos por 41 puntos, eso lo dice todo. Pero es una mirada muy parcial. Metemos muchos puntos porque tenemos muchas posesiones. Y nosotros no somos los Warriors. Si pierdes jugando a muchos puntos, deja de ser negocio. El otro día ofensivamente estuvimos muy por debajo. Ellos lo hicieron muy bien presionando el balón, no dejándonos jugar, nos partieron el equipo por la mitad. Además, cuando estás 20 abajo, el orgullo te lleva a jugar acciones individuales, rápidas. Eso suele ir a peor. Los últimos partidos, Estudiantes y Bamberg, fueron dos partidos que no nos fuimos con buenas sensaciones”, reconoció.

Para concluir, Hernández bosquejó el careo de mañana ante el Sassari. “Mañana va a ser titular Hlinason, por una cuestión de claridad, para tener más claros los roles. El equipo ha cambiado con Harris y Wiley. Es probable que en algunos partidos estemos haciendo más rotaciones en juego interior que antes, quizá por mejorar. Por hacer más profunda la banca hemos perdido un poco de identidad. El cinco importante se ve al final del partido, no en el inicial”, finalizó Hernández. 

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión