Despliega el menú
Deportes

deportes

El entrenador que lleva el crossfit por los pueblos de las Cinco Villas: "No hay mejor medicina que la actividad física"

Juan Suárez es un ejeano de 40 años que lleva sus rutinas por toda la Comarca. Aunque ya se pueda realizar en el interior en su sala Titan Sport, cuando el tiempo acompaña, el ejercicio se lleva a cabo al aire libre.

Usuarios de Titan Sport practicando ejercicio en el exterior, en el parque de Las Eras de Ejea
Usuarios de Titan Sport practicando ejercicio en el exterior, en el parque de Las Eras de Ejea
HA

Reinventarse o morir. Es una frase muy manida y, a juicio de Juan Suárez, fácil de decir pero complicada de ejecutar. A sus 40 años recién cumplidos, este ejeano lleva el deporte en la sangre. No concibe su vida sin la práctica de ejercicio y por eso pone todo su empeño en que sus usuarios, clientes y, sobre todo, amigos de las Cinco Villas puedan seguir activos pese a las circunstancias de la pandemia.

Juan lo tiene claro: "No hay mejor medicina que la actividad física”. "Si se metieran en una pastilla todos los beneficios que nos aporta el deporte, sería la mejor receta que nos podrían dar”, argumenta. El ejercicio es su modo de vida y también su sustento. Hace cinco años abrió una sala de entrenamiento funcional Titan Sport, donde da clases siguiendo la metodología del Crossfit. 

Pero su relación con el deporte como fuente de ingresos comenzó hace once años, cuando empezó a encargarse del programa de actividades de la comarca. Desde entonces, ha recorrido prácticamente todos los pueblos de las Cinco Villas con sus sesiones de gimnasia de mantenimiento, pilates, psicomotricidad, natación… 

Tras más de una década de experiencia, pese a llevar una agenda apretadísima, Juan lo tenía todo más o menos controlado. Pero la covid ha supuesto un reto en su metodología de trabajo. "Cuando pudimos recuperar las actividades de la comarca, en junio, muchos Ayuntamientos tenían miedo y fueron algo reticentes”, reconoce. En un año normal, realizaba unas 70 horas semanales de actividad, mientras que en el verano de 2020, solo salieron cuatro horas de tenis con niños en Luna y dos clases de gimnasia de mantenimiento y natación infantil en Biel

"Si se metieran en una pastilla todos los beneficios que nos aporta el deporte, sería la mejor receta que nos podrían dar"

Tras aquellos primeros meses de incertidumbre, la nueva temporada arrancó en septiembre y durante dos meses las actividades se ofrecían con más o menos normalidad en polideportivos y salas polivalentes de los ocho pueblos que se han sumado al programa. Pero en octubre se ordenó de nuevo el cierre de gimnasios y la paralización de actividades deportivas en espacios cerrados por lo que a Juan le tocó de nuevo reinventarse. "Empezamos a dar las clases en el exterior, tanto en pistas de tenis, como en campos de fútbol o frontones”, explica. 

En Luna, cuenta Juan, para jugar a voleibol, colgaban la red en una calle no muy ancha, entre una farola y una señal. En Biel, la alternativa al deporte en el interior fueron andadas  por el monte; y en Castejón de Valdejasa, el pilates se tuvo que hacer más funcional para que las usuarias no se quedaran frías. 

Son algunos ejemplos de las adaptaciones que Juan Suárez ha tenido que hacer en su programa ordinario de actividades deportivas para poder seguir ofreciendo las sesiones bajo cualquier circunstancia. "Esto supone quebraderos de cabeza, noches sin dormir, llevar casi un gimnasio a cuestas en el maletero… Pero después, cuando veo la satisfacción y la respuesta positiva de los usuarios pienso que el esfuerzo merece la pena”, reconoce.

Actualmente, las actividades se pueden realizar ya en el interior pero, siempre que el tiempo acompaña, Juan propone hacerlas en espacios abiertos. A la semana, sus ejercicios por los pueblos de las Cinco Villas llegan a unas 55 personas, distribuidas en grupos de entre cinco y ocho en cada localidad. 

Juan Suárez es entrenador deportivo en Ejea de los Caballeros y las Cinco Villas
Juan Suárez es entrenador deportivo en Ejea de los Caballeros y las Cinco Villas
HA

A estos alumnos hay que sumar los que siguen sus actividades a diario en el local de entrenamiento de Ejea de los Caballeros. Una práctica que también se ha visto afectada por las restricciones en algunas épocas. "Durante los tres primeros meses del confinamiento estuvimos cerrados pero seguí compartiendo rutinas para que se pudieran seguir desde casa”, explica Juan, quien confiesa haber tenido que correr un kilómetro dentro de su propia casa para liberar su dosis diaria de endorfinas durante el encierro. 

Llegó junio y el 'box' pudo volverse a abrir, eso sí, con aforo limitado y todas las medidas de seguridad: alfombrillas desinfectantes, reserva previa de clases, medición de temperatura, mascarilla y gel hidroalcohólico son ya términos que forman parte del día a día en Titan Sport. 

Al igual que con sus usuarios de la comarca, cuando el local ha tenido que cerrar, "mi gente del local”, como Juan les llama porque ya son su gente, también ha encontrado una alternativa para mantener su práctica deportiva. "Programé actividades al aire libre en la plaza de la Merced, respetando los horarios del toque de queda y procurando siempre que no se hiciera de noche”, explica. Para él esto ha sido un trabajo doble, ya que supone desinfectar todo el material, cargarlo en el coche, transportarlo, volverlo a desinfectar cuando la actividad finaliza y llevarlo de nuevo al local.

"Que califiquen a los gimnasios y espacios deportivos como centros de ocio o sociales me da mucha rabia"

Además de estas rutinas diarias, que se ofrecían de lunes a viernes, una de las actividades que más éxito ha tenido es la de los domingos por la mañana en el barrio ejeano de Las Eras. Allí, se dispone de un parque vita, habilitado para realizar un circuito de ejercicio físico con barras y otros elementos. Cada fin de semana entre 15 y 20 personas se reunían en él para poder seguir realizando ejercicio físico. 

Una práctica que para Juan jamás debería limitarse a causa de la pandemia, sino todo lo contrario. "Que califiquen a los gimnasios y espacios deportivos como centros de ocio o sociales me da mucha rabia”, dice. "A mi local no se viene a pasar el rato o a hablar, se viene a entrenar”, añade. 

Los datos avalan la seguridad de practicar deporte en sus instalaciones, ya que en todo este tiempo no ha habido ningún contagio a raíz de sus clases. "Tengo la suerte, además, de que los usuarios son muy responsables. Al mínimo contacto con un positivo se quedan en casa en cuarentena, no se quitan la mascarilla para nada y son muy respetuosos con las normas”, explica.

Como medida de seguridad, ahora las clases terminan quince minutos antes, el tiempo que necesita Juan para desinfectarlo todo. Además, así se evita que quienes salen se crucen con quienes entran. A raíz de la covid, a Titan Sport solo se puede acudir con la clase reservada previamente a través de una aplicación y, actualmente, el aforo está limitado a diez plazas. 

Aunque ahora son estas las medidas Juan no descarta que dentro de un tiempo tengan que ser otras. Lo que sea con tal de poder seguir prestando un servicio que para este deportista nato es claramente sinónimo de salud, tanto física como mental.

Etiquetas
Comentarios