Deportes
Suscríbete

TENIS

Comienza al Abierto de Australia más difícil de todos

​El torneo de Melbourne estuvo en jaque con 600 personas confinadas y tuvo que sobrevivir a las críticas a sus cuarentenas.

ATP Cup
ATP Cup
KELLY DEFINA

Este lunes, si no hay más contratiempos que lo impidan, comenzará el Abierto de Australia más difícil de todos. Primero, tuvo que ser aplazado tres semanas para permitir que los tenistas pudieran llegar y hacer la cuarentena obligatoria de dos semanas. Después, los jugadores que llegaron en algunos de los aviones infectados tuvieron que someterse a un confinamiento más estricto, sin poder salir de la habitación durante dos semanas y, por último, cuando el tenis ya estaba en movimiento en Melbourne, el positivo de un trabajador de un hotel obligó a confinar a 600 personas a la espera de que todos dieran negativo. Y así fue. Tres semanas después del comienzo de la aventura oceánica, Melbourne Park abre sus puertas para el tercer Grand Slam desde la pandemia, el que respirará más normalidad.

Después de un Abierto de Estados Unidos sin público y un Roland Garros jugado en octubre y con la presencia testimonial de aficionados, Australia muestra sus credenciales de país modelo en el control del coronavirus. "Tengo envidia sana de lo bien que se están haciendo las cosas aquí", reflexionó contundente Rafa Nadal. Con unas 30.000 personas por día en el recinto, Melbourne aspira a regalar la mejor instantánea del tenis mundial -Adriá Tour de Novak Djokovic aparte- desde que todo parara en marzo de 2020. Y es en ese escenario donde Nadal sueña con conseguir de una vez por todas el doblete, ese que se le ha escapado cuatro veces (2012, 2014, 2017 y 2019) y que le convertiría en el primer tenista en la historia de la era Open en ganar todos los Grand Slam al menos en dos ocasiones.

No será fácil, puesto que el balear llega a este punto de la preparación bastante trastocado. Comenzó con buen pie en la exhibición de Adelaida jugada hace una semana, donde pudo con Dominic Thiem, su verdugo en estas pistas el año pasado, pero la ATP Cup no ha servido como lanzadera. El manacorense sufrió unas molestias en la parte baja de la espalda antes de arrancar el torneo por equipos y no ha podido jugar ni un minuto. En principio solo le iba a afectar para el debut contra Australia, pero tampoco le dejó competir contra Grecia. "No estoy fatal, pero tampoco estoy lo suficientemente bien para competir", dijo Nadal tras no jugar ante los australianos.

Con días por delante aún para recuperarse, Nadal avista un debut ante Laslo Djere, número 56 del mundo, un tenista que, a priori, no debería suponer un grave problema, con la arcilla como su superficie fetiche y sin haberse enfrentado nunca a un 'top 5'. El español tuvo suerte en el sorteo y las primeras rondas no tendrían que ser más que un mero trámite si Nadal está bien físicamente. Solo en octavos de final, donde emerge la figura de Alex de Miñaur, puede empezar a mostrar las garras. Stefanos Tsitsipas en cuartos de final, Daniil Medvedev en semifinales y Novak Djokovic marcan el proyecto de cimentar el segundo Abierto de Australia, el primero en los últimos doce años.

El mismo objetivo que persigue Djokovic, que ha ganado ocho veces en Melbourne -más que nadie en la historia- y que puede acortar el cerco con Nadal y Roger Federer -ausente- a tan solo dos 'majors'. Thiem, finalista en Melbourne y campeón en Nueva York; Medvedev, maestro en Londres; y Alexander Zverev, finalista en Estados Unidos, intentarán dar la sorpresa en un territorio que ha llevado el nombre de Djokovic en los últimos años.

En cuanto a la categoría femenina, Garbiñe Muguruza tratará de repetir y, por qué no, mejorar lo logrado el año pasado, cuando alcanzó su primera final de Grand Slam fuera de Londres y París. La jugadora española ha empezado la temporada con buen pie, con el gran resultado en el torneo de preparación de Melbourne, aunque su discreto ranking de número 15 le pone un cuadro complicado, con la posibilidad de medirse a Paula Badosa en segunda ronda, a Angelique Kerber en tercera y a Naomi Osaka, campeona en 2019, en cuartos de final.

El primer Grand Slam de Carlos Alcaraz

Después de un intento fallido en Roland Garros, donde cayó en la fase previa, la promesa Carlos Alcaraz debutará en su primer Grand Slam. El murciano, pupilo de Juan Carlos Ferrero, se estrenará en Melbourne tras haber pasado la previa que se jugó en Dubái hace un mes. La realidad en la que se ha convertido el joven de 17 años golpea ya a la puerta del tenis y lo hace con más fuerza después de haberse dejado ver en el torneo de preparación que se ha jugado estos días en las mismas instalaciones del Abierto de Australia. Ahí, Alcaraz venció a Attila Balazs, el cuarto 'top 100' de su carrera, y a David Goffin, su primer 'top 15'. Suficiente para meterse entre los 140 primeros del mundo justo antes del campeonato más importante de su vida. "Le pega a la pelota fortísimo. Me ha aniquilado", dijo Goffin tras medirse a él.

La progresión de Carlos Alcaraz da otro salto más, pese a caer con Thiago Monteiro en octavos de final, y lo hace tras un confinamiento estricto al estar infectado el avión en el que viajó a Melbourne. En total, 14 días sin poder abandonar su habitación y sin poder entrenar en condiciones, tras lo que prácticamente tuvo que saltar a la pista sin preparación. "En la cuarentena intenté mantenerme bien físicamente. Tuve un plan de trabajo todos los días y lo fui siguiendo al pie de la letra. Me ha ayudado a estar bien físicamente en este torneo previo al Grand Slam. Mi nivel de tenis está donde quiero y tengo ganas de seguir adelante", declaró el español a la ATP. Su primer triunfo en un Grand Slam lo buscará ante el holandés Botic Van de Zandschulp, número 159 del mundo.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión