Despliega el menú
Deportes

fútbol

Íñigo, David, Nano, Ignacio y Raúl: ser futbolista en Aragón más allá de los 40

Cinco aragoneses se mantienen en activo en categoría nacional superada la barrera de los 40 años. Su fórmula es simple: una buena alimentación, hábitos saludables y fortuna con las lesiones.

Ignacio Gajate, Íñigo Pérez, Raúl Izquierdo, David Bernal y Nano Modrego.
Ignacio Gajate, Íñigo Pérez, Raúl Izquierdo, David Bernal y Nano Modrego.
Heraldo.es

La longevidad en el deporte, a un nivel exigente, está reservada para unos pocos elegidos. Mitos como Gianluigi Buffon siguen en activo a los 43 (los cumple este jueves) y otros como Valerón, Roberto Carlos o Maldini colgaron las botas superada la barrera de los 40. Sin embargo, son honrosas excepciones, rarezas dentro del exigente mundo del fútbol profesional. De hecho, seguir en activo en categoría nacional (de Tercera División hacia arriba) rebasadas las cuatro décadas de vida está reservado para unos pocos elegidos. Es una cuestión que demanda compromiso diario, fortuna con las lesiones y un amor por el deporte que está al alcance de muy pocos. En Aragón, son cinco los futbolistas que mantienen ficha federativa de jugador más allá de los 40 años, uno en fútbol 11 y cuatro en fútbol sala. Son los últimos supervivientes en activo nacidos en la década de los 70.

40 camino de 41 tiene Íñigo Pérez, el único de los cinco que juega a fútbol once. "El fútbol es mi vida", asegura con rotundidad este aragonés que defiende los colores del Cuarte, donde también coordina las categorías inferiores. Fisioterapetura de formación, compatibiliza sus funciones como jugador en Tercera con la recuperación de las lesiones de sus compañeros. "Cuido mucho la alimentación y los hábitos de vida. Es la clave para estirar tanto la carrera", resume con sencillez. Antes del Cuarte, Íñigo pasó por el Stadium Casablanca, el Ebro, el Figueruelas, el Binéfar, el Calatayud, el Villanueva o el Utebo, entre otros. Curiosamente, comenzó a dar sus primeras patadas al balón en el colegio Condes de Aragón, dirigido por Richi Gil, su actual entrenador en el Cuarte. "En toda esta trayectoria, me quedo con la gente que he conocido, personas que considero amigos y con los que tengo muy buena relación", relata.

Todavía más veterano que Íñigo es David Bernal, que nació en junio del 78. A sus 42 años, sigue dando guerra en el Caspe, equipo de la Tercera División de fútbol sala aragonés. David, que incluso llegó a jugar en las categorías inferiores del Barcelona, es todo un ejemplo dentro del deporte aragonés después de toda una vida jugando en clubes como el Alcorisa, el Andorra, el Cadrete, Las Fuentes, Mas de las Matas y ahora el Caspe. ¿La fórmula? "Para jugar a esta edad te tienen que respetar las lesiones y cuidarte mucho el peso", asegura. En su cabeza, después de tantos años sobre la pista, relucen dos recuerdos: "El ascenso a Segunda B con el Alcorisa y la piña que hicimos en Cadrete con mis compañeros cuando había problemas económicos". Camino de los 43, David lo ha pasado todo en el deporte, los días de brillo y también los de penuria.

Dos que han vivido la gloria de la Primera División y que ahora siguen defendiendo con la misma pasión el deporte son Nano Modrego y Raúl Izquierdo. Nano es del 80 y Raúl del 79. Ambos, que compitieron juntos en la máxima categoría, estiran su vida deportiva en el Colo Colo, de Segunda, y el Tauste, de Segunda B, respectivamente. "Esta etapa me genera mucha ilusión, estoy disfrutando", apunta Modrego, que hace solo unos meses anotó el gol 200 del Full Energía Zaragoza en Segunda División.

Una categoría más abajo, en el Tauste de Segunda B, estira su fútbol Raúl Izquierdo. El zaragozano superó un tumor cerebral hace más de una década y su pasión por el fútbol sala sigue intacta. "Mientras tenga ilusión por ir a entrenar y el tener que hacerlo no me suponga una obligación, seguiré jugando. La edad es solo un número", apunta. "Cuando superas un tumor cerebral, todo se ve de otra manera", subraya este ejemplo de superación.

Completa el repóker de veteranos aragoneses Ignacio Gajate que, camino de los 42, defiende la camiseta del Borja, donde también es segundo entrenador, ayudando a su colega Jorge Sampedro. "En principio no iba a jugar, porque se inició un nuevo proyecto en la localidad con jugadores jóvenes, pero al final he saltado a la pista varios partidos", señala. "Es un proyecto ilusionante. Comenzamos en Provincial, ascendimos a Autonómica y ahora estamos en Tercera", resalta.

Ignacio comenzó a jugar en el Teresiano del Pilar y ha competido en múltiples clubes como el Sala Zaragoza, Lac, La Muela, Viveros Arnal, Caspe y ahora Borja. "El deporte es mi pasión, disfruto mucho jugando, pero con lo que me quedo es con las personas que he conocido a lo largo de tantos años", concluye el quinto jugador aragonés que mantiene viva su pasión futbolera más allá de los 40. Por debajo de Tercera División, la lista de veteranos futbolistas se amplía notablemente. Son muchos los que estiran su fútbol hasta que las piernas dicen basta. Como Íñigo, David, Nano, Ignacio y Raúl, todos ellos son ejemplo de superación deportiva y vital.  

Etiquetas
Comentarios