Despliega el menú
Deportes

balonmano

España no puede fallar ante Polonia este domingo si quiere seguir viva en el mundial de balonmano

Después de verse sorprendida por Brasil en su estreno (29-29) en el campeonato que se disputa en Egipto, la selección de Jordi Ribera necesita subir varios puntos su nivel de intensidad.

Partido de España contra Brasil en el mundial de balonmano de Egipto.
Alex Dujshbaev, en el partido del viernes de España contra Brasil.
Khaled Elfiqi/EFE

España afronta este domingo la segunda jornada del Mundial con la obligación de ganar si no quiere quedarse descolgado y ceder aún más margen con vistas a la segunda fase, la liguilla que marcará el devenir de los favoritos a las medallas. Después de verse sorprendida por Brasil en su estreno (29-29), la selección de Jordi Ribera no puede fallar y para ello deberá subir varios puntos su nivel de intensidad si quiere batir a una Polonia (20.30, Teledeporte) con muchos más recursos que ya en la primera jornada demostró llegar en un estado óptimo al Mundial.

Los polacos mandan en el grupo B después de vencer a Túnez (28-30), en un partido en el que destacó sobremanera la actuación casi perfecta de Arkadiusz Moryto, con once goles de diversa factura y desde distintas posiciones. Se trata de una selección que ha crecido mucho en los últimos años después de pasar por su particular travesía del desierto y que en la actualidad se encuentra en un segundo vagón del balonmano europeo. En el último Europeo, de hecho, no pasó de la primera fase tras quedar última en un grupo liderado por Eslovenia y formado también por Suecia y Suiza.

Despliegue físico alto

Los polacos basan su juego en un despliegue físico alto, lo que pondrá a prueba la respuesta del equipo español, al que se le acusa de no haber iniciado el salto generacional y mantener una media de edad muy alta para lo que se estila en el balonmano actual. Además de Moryto, que ya dejó un aviso en el estreno, destacan en el conjunto de Rombel los hermanos Gebala (Maciej y Tomasz) y Michal Daszer.

El grupo de Ribera, al margen de una calidad contrastada que demostró en los dos últimos Campeonatos de Europa, tiene a su favor la amplia experiencia que atesoran sus jugadores, con un montón de finales y títulos a sus espaldas. Esa memoria es la que nos dice que este tipo de campeonatos se entienden como una carrera de fondo, y que las selecciones favoritas van de menos a más y encuentran su estado óptimo en los cruces, cuando termina la denominada 'main round'.

A ese cuadro principal quiere llegar España en las mejores condiciones posibles y para ello debe ganar este domingo si quiere seguir viva. Para recuperar su mejor versión deberá evitar pájaras como la que exhibió de inicio ante Brasil y mantener la concentración durante los sesenta minutos. Aún así, y con una versión de serie B, su favoritismo ante Polonia debe ser más que patente.

El partido que completa la segunda jornada del grupo B enfrenta a Brasil con Túnez desde las 18.00.

Etiquetas
Comentarios