Despliega el menú
Deportes

Federer no jugará el Abierto de Australia

El suizo se perderá el primer Grand Slam de la temporada por la lesión en la rodilla que le atormenta desde hace casi un año. No se había perdido esta cita desde 1998.

Roger Federer devuelve una pelota en su estreno en el Open de Australia
Roger Federer devuelve una pelota en su estreno en el Open de Australia del año pasado
DAVE HUNT/EFE

Lo dejó caer hace unas semanas, cuando aseguró durante una entrega de premios que quizás fuese muy precipitado volver en Australia, y ya se ha confirmado. Roger Federer no jugará el Abierto de Australia por primera vez desde 1998.

El suizo necesita más tiempo para recuperarse de la lesión de rodilla que sufrió el año pasado, y por la que tuvo que pasar dos veces por quirófano, y no se personará en el primer Grand Slam de la temporada que comenzará el próximo 8 de febrero. Ni siquiera las dos semanas de retraso del torneo, para adecuarse al nuevo calendario y permitir a los tenistas hacer los obligatorios 14 días de cuarentena, han servido para convencer a Federer.

El helvético, que podría perder el galardón de ser el tenista con más 'major' de la historia -ahora mismo está empatado a 20 con Rafael Nadal-, pondrá por lo tanto su punto de mira en los torneos que comiencen a partir de la segunda quincena de febrero.

"Roger ha decidido no jugar el Abierto de Australia", confirmó el agente del tenista, Tony Godsick en declaraciones a la agencia AP. "Ha avanzado progresivamente en los últimos meses tanto con su rodilla como con su físico. Sin embargo, después de hablarlo con su equipo, ha decidido que lo mejor será regresar después del Abierto de Australia", apuntó.

De este modo, Federer romperá una racha jugando el Grand Slam que inaugura la temporada que se remonta a 1998, última vez que no participó en Australia. Desde entonces, ha ganado seis veces el título, la última vez en 2018, perdido una final y jugado ocho semifinales.

El periodo de baja de Federer se extiende desde que alcanzara las semifinales en este mismo escenario en enero del año pasado, tras lo que anunció una lesión de rodilla, que ya le había mermado durante la disputa del torneo y que le obligó a entrar en quirófano y realizarse una artroscopia. Debido a la lenta recuperación y a que no estaba cumpliendo los plazos previstos, se tuvo que someter a una nueva operación, descartando volver al circuito cuando se reanudó durante la pandemia.

Aun así, esta baja no ha supuesto un descalabro en la clasificación mundial para Federer, quien sigue apareciendo en el quinto puesto del ránking gracias a que no se perderán puntos hasta marzo de 2021. Esto implica que el suizo tampoco se verá afectado por no jugar en Melbourne Park y no será hasta 2022 cuando reste los 360 puntos que logró por alcanzar las semifinales en 2020.

Quienes no han puesto en duda su compromiso con el 'major' oceánico han sido Novak Djokovic, ocho veces ganador del torneo, y Rafael Nadal, que solo lo ha ganado en 2009. Cada uno aterrizará en Australia con el mismo objetivo, pero con finales distintos. Mientras que el serbio querrá sumar su décimo octavo Grande, acercarse a Nadal y Federer y cerrar la caza del suizo en el número de semanas como número uno -Federer aún domina 310 a 300-, el balear puede convertirse en el primer tenista en la Era Abierta en conseguir todos los Grand Slam dos veces, así como superar a Federer y colocarse líder en el histórico con 21 trofeos.

Etiquetas
Comentarios