Despliega el menú
Deportes

automovilismo

El inolvidable curso de Carlos Sainz, el 'injubilable'

El año empezó con la victoria en su tercer Dakar, continuó con el Princesa de Asturias y acabó con la presentación del proyecto Acciona, en el que será piloto y jefe de equipo.

Carlos Sainz, acompañado de su hijo, piloto de Fórmula 1, a su llegada a Madrid.
Carlos Sainz, acompañado de su hijo, piloto de Fórmula 1, en una imagen de archivo.
EFE/Víctor Lerena

La edad es un estado de ánimo. Esta frase vendetazas de libro malo de autoayuda se convierte en una realidad palpable cuando se refiere a Carlos Sainz Cenamor. Porque, quién se lo iba a decir, hay que diferenciarle de Carlos Sainz Vázquez de Castro, su hijo. A cualquiera que se atreva a decir "es que estoy mayor", "es que ya no estoy para estos trotes", "esto hace 20 años podría hacerlo" o cualquier expresión de este corte, habría que plantarle en la cara una foto del ganador del Dakar 2020.

Carlos Sainz no tiene necesidad de seguir en activo. Lleva cuatro décadas bregándose entre curvas de barro, tierra y arena, y no solo por pasearse como una vieja gloria, sino demostrando que aún es capaz de ser el referente a batir para los hijos de quienes ya ganó en sus años 'mozos'. El temible año que finaliza ahora comenzó con la gran alegría de verle manteado, de nuevo, en un Dakar novedoso. Y por entonces ya había una palabra rondando las conversaciones de todos, esa que ha copado y copará las conversaciones de todo el planeta. Pero por entonces aún nadie se esperaba lo que iba a venir.

Más allá del contexto en que se ha producido, en este 2020 se ha acabado con una vieja injusticia y un agujero negro que había en el palmarés del galardón más importante que se concede en España. Nada más aterrizar en Madrid con su tercer trofeo Touareg, se comenzó una campaña tan obligatoria como casi tradicional de promover la concesión del Princesa de Asturias de los Deportes al mejor piloto de rallies de la historia. Y esta no es una expresión o una opinión, sino un dato: en marzo, Sainz fue votado como la mayor leyenda del WRC, pese a que hace ya tiempo que Loeb y Ogier le superaron.

Por fin se acabó con una injusticia que ni siquiera hacía necesaria repetir: era incomprensible que Carlos Sainz no tuviera el Princesa (antes Príncipe) en su inmenso despacho que tiene sobre el karting de Las Rozas, su centro de operaciones donde controla todos los movimientos de sus cientos de empleados.

Empresario de éxito

Y es que Sainz, además de ser un deportista en activo con una jovialidad ejemplar, también es un empresario de cierto éxito. No sólo cuenta con varios circuitos de karting indoor bajo su nombre, sino que también tiene una cadena de gimnasios. Él, como tantos otros este año, ha tenido que echar muchas cuentas para intentar salvar los muebles de su pequeño pero fuerte imperio, iniciado sobre los cimientos de sus éxitos deportivos pero con los ladrillos de una mente empresarial brillante.

Gran deportista, empresario de relativo éxito (acabar 2020 sin cerrar se puede considerar más que un éxito), padre de deportista de éxito y ejemplo para muchos. Solo hay que repasar su discurso de agradecimiento del Princesa. Porque si Carlos Sainz es espejo de algo, sin duda, es de lo que cualquier joven querría convertirse, en el ámbito que sea. "Os animo a que persigáis vuestros sueños con confianza, a que luchéis por ellos, a que la ilusión os guíe en vuestras decisiones y que el esfuerzo, el sacrificio y la valentía sean vuestra bandera. No será fácil, no os lo van a regalar, pero recordad que los sueños se pueden cumplir y, sobre todo, evitad el remordimiento de no haberlo intentado. Escuchad con atención y respeto a los veteranos, a quienes también animo a adaptarse a los nuevos tiempos y a seguir activos disfrutando con pasión de la vida". ¿Quién no se sentiría inspirado con este discurso?

Se apunta al futuro eléctrico

¿Y el futuro? Ahí también estará Carlos Sainz. Mientras su hijo se traslada a Maranello para continuar escribiendo su historia en F1, él se ha metido en otro 'fregado' encantado. El bicampeón del mundo de rallies y tricampeón del Dakar se convertirá en 2021 en piloto y jefe de equipo del Acciona Sainz XE-Team, en el que estará acompañado por Laia Sanz. Porque la mejor piloto de trails y enduro que ha dado España sabe a qué árbol arrimarse y de qué profesor aprender para dar el salto a las cuatro ruedas. Sainz aprenderá, apoyará y desarrollará el proyecto de los coches de raids eléctricos del Extreme E, un campeonato que ya ha llamado la atención de gente como Lewis Hamilton, entre otros.

El 2021 empezará como lo hizo el 2020: con Carlos Sainz lejos de casa, en Arabia, para la disputa del Dakar. De nuevo será el gran favorito, con permiso de otro 'viejo rockero' como Stepháne Peterhansel o del siempre candidato Nasser Al-Attiyah, entre otros muchos. Y, otra vez, habrá que preguntarle: ¿y la jubilación? A lo que torcerá la mirada, esbozará una media sonrisa y dirá lo de siempre: mientras Reyes (su esposa) lo aguante.

Etiquetas
Comentarios