Despliega el menú
Deportes

Grosjean, tras salvar la vida por el sistema de protección de la Fórmula 1: "Sin él hoy no podría hablar con vosotros"

El piloto francés sufrió un escalofriante accidente este domingo durante el Gran Premio de Barein y se recupera en el hospital.

Romain Grosjean en el hospital tras su accidente en Barein
Romain Grosjean en el hospital tras su accidente en Barein
Agencias

El piloto francés Romain Grosjean, víctima de un escalofriante accidente este domingo durante el Gran Premio de Barein, dio las gracias al sistema de protección de los pilotos de Fórmula Uno llamado HALO, a su juicio lo mejor que se ha introducido en la Fórmula Uno.

"Estoy bien. ¡Bueno, bastante bien!", afirma Grosjean desde el hospital en el que está ingresado en un vídeo que distribuye la F1 en sus redes sociales y en el que muestra las dos manos ampliamente vendadas.

"Hace unos años no estaba a favor del HALO, pero es lo mejor que hemos introducido en la F1. Sin él hoy no podría hablar con vosotros. Gracias a todo el personal médico, tanto en la pista como en el hospital", agrega el francés.

El HALO es el sistema de protección del habitáculo destinado a evitar que el piloto sea golpeado en la cabeza por los escombros o un neumático que se haya desprendido de otro coche. 

El Gran Premio de Baréin de 2020 quedará marcado por esa imagen, y no precisamente por la victoria de Lewis Hamilton. En la primera vuelta de la carrera, Romain Grosjean sufrió uno de los accidentes más fuertes que se recuerdan en los últimos años, tanto por su espectacularidad como sobre todo por las trágicas consecuencias que se evitaron gracias a los sistemas de seguridad pasivos de la Fórmula 1.

El francés estaba buscando ganar posiciones, ya que salía desde el fondo de la parrilla, cuando en un cambio de dirección le tocó Daniil Kvyat con el AlphaTauri. Semitrompeado, el Haas del francés se estrelló con una gran violencia contra el guardarraíl, en tal ángulo que el depósito explotó y echó a arder. La escena, que duró apenas un segundo, hizo temer lo peor, porque no se sabía nada del estado de Grosjean hasta que se escabulló por entre el amasijo de hierros para salir por un lateral del coche para escapar de ese infierno. Ayudado por el doctor Ian Roberts y Alan van der Merwe, el piloto del coche médico, que se tiraron contra el incendio sin pensárselo dos veces, el galo salió cojeando y notablemente asustado.

Una vez apagado el fuego, las imágenes de cómo quedó el Haas hablan por sí mismas. El coche quedó partido por la mitad, con el habitáculo del piloto entero aunque quemado. Posiblemente, de no ser por los sistemas de seguridad pasiva de la F1, este domingo se estaría hablando de una tragedia.

Haber salido con unas quemaduras leves en la mano y en el pie izquierdo, ya que perdió una bota en su huida, es todo un éxito, si bien luego fue evacuado en helicóptero a un hospital cercano para que le hicieran más pruebas, ante el temor de que se hubiera roto una costilla. "El piloto se liberó de sí mismo y estuvo consciente en todo momento. Fue llevado al centro médico antes de ser trasladado en helicóptero al Hospital de las Fuerzas de Defensa de Baréin (BDF), donde fue sometido a una evaluación adicional", explicaron en el parte médico de la FIA.

Los datos del accidente dan buena muestra de la violencia del golpe. Grosjean soportó 53G de fuerza (lo habitual que aguantan en curvas son, como mucho, unas 5G), por lo que además de comprobar esa posible fractura costal, también le dejaron en observación para someterle a pruebas neurológicas, que es uno de los grandes miedos que hay en un accidente de estas características.

27 segundos eternos

El incidente duró unos 27 segundos, entre que se produce el impacto hasta que Grosjean llega al coche médico. Se hicieron eternos para todos, especialmente para los propios pilotos que cuando llegaron a boxes no sabían qué había pasado, más allá de que había sido grave.

Los propios involucrados en la operación de evacuación de Grosjean admitían estar muy impactados. Alan Van der Merwe, el piloto del coche médico, aseguraba que no había visto semejante situación en los doce años que llevaba en esta labor. "Simplemente demuestra que todos los sistemas que hemos desarrollado, todo, funcionó a la vez: el halo, las barreras, los cinturones de seguridad. Todo funcionó como debería. Sin solo una de esas cosas, podría haber sido un resultado muy diferente", destacó.

También los propios pilotos tras la carrera admitieron estar aliviados por ver que Grosjean estaba razonablemente bien, y recordaron que el automovilismo es muy peligroso y se juegan la vida en cada carrera. Quizá el más crítico fue Daniel Ricciardo, que criticó directamente a la Fórmula 1 por mostrar "una y otra vez" las imágenes del accidente. Aunque ya estaba confirmado que Grosjean estaba bien, el de Renault no se mordió la lengua. "No ha sido nada divertido. No teníamos ninguna gana de correr después de lo sucedido. Quizá nadie hubiera querido correr si nos hubiesen preguntado. Estoy muy decepcionado", zanjó al respecto.

La participación de Grosjean en la próxima carrera del campeonato, que es en este mismo circuito pero sobre otro trazado exterior, está en el aire. En los próximos días se determinará si está en condiciones de correr, algo que es bastante improbable debido a las contusiones, como poco, que ha sufrido.

Etiquetas
Comentarios