Despliega el menú
Deportes

deporte

La lucha de los clubes aragoneses por la supervivencia

Solo los equipos de categoría nacional compiten, mientras que los conjuntos autonómicos han tenido que adelantar el dinero de las fichas a la Federación, aunque no haya comenzado la liga.

La lucha de los clubes aragoneses por la supervivencia
La lucha de los clubes aragoneses por la supervivencia
HA

Sin apenas patrocinadores, rifas, cuotas del deporte base e incluso sin bar, y a la espera de las subvenciones. El deporte se desangra. La mayoría de clubes aragoneses de fútbol, fútbol sala, baloncesto y balonmano tienen que hacer “malabares” para cubrir todos los gastos. De momento, solo las categorías nacionales compiten, mientras que los conjuntos autonómicos han tenido que adelantar el dinero de las fichas a la Federación, aunque no haya comenzado la liga.

El Belchite 97, de Tercera División de fútbol, sobrevive con el dinero que tenía ahorrado de la temporada pasada. Sin bar, ni sorteos, solo les queda la Lotería de Navidad, aunque no van a recaudar como el año pasado: “La temporada pasada vendimos 13.000 euros y este año no llegaremos ni a la mitad”, subraya el presidente, Fernando Nadal. Los jugadores del primer equipo necesitan moverse por la Comunidad para poder entrenar y jugar los partidos. “La mitad tienen contrato por lo que no hay problema, el resto tienen una autorización de la Federación”. Todos ellos se someten semanalmente antes de cada partido a una prueba de antígenos, cuyo coste lo asume la Federación, menos las del cuerpo técnico, que paga el club. 

"Nosotros sobrevivimos haciendo malabares. Ahora mismo estamos tirando del dinero que nos sobró otros años"

Los aficionados tienen ya el 'gusanillo' de ver partidos en el terreno de juego, pero por el momento todos los partidos son a puerta cerrada. “El fin de semana pasado jugamos en Illueca y como tienen una tapia fuera del campo desde donde se divisa el partido, había aficionados que pudieron verlo. En nuestro campo es imposible porque tenemos setos muy altos”, destaca el presidente.

Dos aficionados divisan un partido de fútbol en Aragón.
Dos aficionados divisan un partido de fútbol en Aragón.
Verónica Lacasa

En la misma división juega el Robres, que se encuentra en una situación “insostenible”. “La Junta directiva no tiene moral para empezar a cobrar a los socios sin saber si podrán entrar”, subraya el vicepresidente, Mariano Muñio. El equipo no se ha estrenado todavía en casa, ya que hasta en dos ocasiones el conjunto visitante tenía componentes con positivo en covid. Este año pretendían formar un equipo filial pero finalmente no ha sido posible: “Hemos decidido esperar un año. Con menos de 600 de habitantes, queremos tener dos equipos para que la gente del pueblo vaya llegando al primer equipo. En la primera plantilla tenemos a tres chavales de aquí y esperemos que sigan llegando más”, añade. Todos, jugadores y cuerpo técnico de este club oscense, tienen cláusula covid -la entidad tendrá la potestad para bajar el sueldo si se está atravesando por un rebrote de la covid-19- pero desde la directiva esperan no tener que activarla.

El CD Robres durante un entrenamiento.
El CD Robres durante un entrenamiento.
HA

En una categoría inferior compite el Club Deportivo Gallur, que no ha comenzado todavía la competición, sin embargo, sí que han pagado las fichas a la Federación. “Nosotros sobrevivimos haciendo malabares. Ahora mismo estamos tirando del dinero que nos sobró otros años. De momento, no tenemos patrocinadores”, subraya el presidente del club, Jaime Navarro. En principio, la competición comenzará en enero, pero el Gallur no sabe si podrá sobrevivir si no se permite la entrada de público. “Sin público en el campo es inviable porque no da el dinero. Tenemos que pagar entrenador, arbitrajes y propinas para el gasoil. En ese caso, tendríamos que pensarnos si competir o no aunque ya hayamos pagado las fichas”, sostiene. El club aprovecha la Lotería de Navidad para recaudar algo de dinero, aunque este año, “no va a ser igual”: “Bares y comercios del pueblo nos vendían Lotería y ahora están cerrados”, puntualiza.

Los jugadores del primer equipo entrenan divididos, la mitad en Gallur y el resto en Zaragoza -no se pueden mover por las restricciones de movilidad-. Dos de los jugadores habituales en otras temporadas han decido no unirse al equipo este año porque son autónomos y “no se quieren arriesgar". El gallurano cuenta con tres equipos base, sin embargo, el masculino no disputará la competición, aunque se permita. “Los chicos no van a competir porque en el colegio se están esmerando y no queremos que por nuestra culpa pueda haber contagios. A día de hoy entrenan por turnos”, explica.

"Bares y comercios del pueblo nos vendían otería y ahora están cerrados"

Para el CD Torres el dinero que proporcionaba el bar era suficiente todas las temporadas para pagar a los árbitros. Ahora, lo tienen cerrado. Los abonados, unos 100, también aportaban su granito de arena para que el equipo de Primera Regional del pueblo saliese adelante. Ahora, no hay público. Las empresas del pueblo también participan en el proyecto del club. No hay patrocinadores. “Hay una incertidumbre tremenda sobre cómo va a evolucionar la temporada. La Federación nos dijo que no nos iba a cobrar el canon ni la inscripción y que iban a asumir el coste de siete fichas. De momento, no sabemos nada de todo eso y las fichas ya las pagamos”, sostiene el presidente, Adrián Trébol. Este equipo sí que pudo inaugurar la temporada con un torneo en septiembre. El club, que espera poder iniciar pronto la liga, realizará si se permite abrir la grada su típica rifa del jamón y alguna otra actividad en los descansos del partido para incentivar a los torreños a que acudan al campo.

Un jugador del CD Torres se mide la temperatura antes de entrenar.
Un jugador del CD Torres se mide la temperatura antes de entrenar.
HA

Sala

El Exea FS, de Tercera División de fútbol sala, no se sentía con fuerzas de jugar este año. Sin embargo, este fin de semana se han estrenado en liga. “Hemos escrito varios comunicados, al igual que otros equipos de la misma categoría, porque pensamos que no es el mejor momento socio-sanitario para empezar la competición. Creemos que se tendría que distinguir entre profesionales y no profesionales y no entre nacionales y no nacionales”, subraya Jesús Casalé, presidente del club. Por su parte, el Compañía de María, que juega en una categoría inferior, no compite de momento. “Es un año distinto, en el que estamos apostando porque los chavales jueguen y hagan deporte, más que en la competición”, subraya Carlos García. Este año, el club cuenta con casi 40 niños menos y lamenta haber tenido que subir las cuotas.

Los jugadores de Compañía de María guardan la distancia y usan mascarilla.
Los jugadores de Compañía de María guardan la distancia y usan mascarilla.
HA

En baloncesto

El Patria Hispana Seguros Almozara, que tiene un equipo en liga Nacional EBA, sobrevive gracias a las pequeñas aportaciones de los patrocinadores. “Hemos perdido alguna empresa que nos aportaba dinero por la pandemia. Ahora hay problemas de ERTE y algunas que incluso han cerrado”, explica José Carlos Herrero, vicepresidente y entrenador del primer equipo. Los partidos del equipo se emiten por 'streaming' por lo que han continuado con las rifas, aunque de forma virtual. Este año, a los gastos derivados de la competición, se ha sumado uno más, los test de antígenos que deben realizarse semanalmente antes de cada partido. “Primero se dijo que sería la Federación la que asumiría los costes, pero finalmente hemos sido los clubes. Supone unos 1.500 euros al año”, sostiene. Con todo ello, la vicepresidente concreta que el club “vive al día”.

La Almozara posa en una foto de equipo.
La Almozara posa en una foto de equipo.
HA

Más optimistas son en CBZ, donde aseguran que “misteriosamente los patrocinadores han crecido”. “Hemos conseguido muchas empresas que nos ayudan un poquito cada una”, sostiene el director técnico, Toño Martín. A eso se suma, que este año se han inscrito más jugadores en equipos base: “Como no hay extraescolares en muchos colegios, este año se han apuntado más niños”, sostiene. 

El Olivar, que tiene un equipo en liga EBA, también ha incrementado el número de jugadores este año. “Llevamos cuatro años batiendo récord y esta temporada también”, sostiene Manolo Fumanal, delegado de la sección de baloncesto. Por su parte, el equipo de La Puebla de Alfindén, de la misma categoría, cuenta con el apoyo de los alfindeños, que siguen aportando dinero al club con los "abonos solidarios". Este club también ha perdido algunos patrocinadores mientras que otros se han mantenido.

Balonmano

El primer deporte en hacer de la mascarilla un complemento más del juego fue el balonmano. Su uso es obligatorio en los entrenamientos de Balonmano Dominicos, que cuenta con dos equipos en categoría nacional. Además, cuentan con un responsable covid-19: “Es una persona que se encarga de estar al día de la situación sanitaria y legal y marcar cómo tenemos que actuar. Él centraliza todo”, explica Francisco Martín, miembro de la Junta Directiva. A eso se suma que los grupos de entrenamiento son cerrados y que no hay contacto entre los distintos equipos. En cuanto a la financiación, el club sobrevive gracias a los ahorros de años anteriores. “Son momentos complicados. Sin cuotas y con la situación económica que vivimos, que afecta a los patrocinadores y colaboradores, tenemos que minimizar los gastos”, sostiene.

Las jugadora de Dominicos en el calentamiento previo al partido.
Las jugadora de Dominicos en el calentamiento previo al partido.
P. M

Lo mismo le sucede al Club Deportivo Ademar Zaragoza, que mantiene parte de sus patrocinadores pero que le resulta complicado conseguir nuevos. Uno de los equipos, el Territorial, ha apostado retirarse de la competición este año. “Han decidido de común acuerdo dejarlo. Son jugadores que tienen sus vidas personales y profesionales y el ámbito de balonmano es amateur. Lo respetamos y lo entendemos”, sustenta el presidente Juanma Giménez.

Solo los equipos de categoría nacional compiten, mientras que los conjuntos autonómicos han tenido que adelantar el dinero de las fichas a la Federación, aunque no haya comenzado la liga
Etiquetas
Comentarios