Despliega el menú
Deportes

Borussia Mönchengladbach-Real Madrid (2-2)

Un arrebato de furia saca al Real Madrid del atolladero

Los goles de Benzema y Casemiro en la recta final del partido mantienen con vida al campeón español, que se vio durante muchos minutos al borde del precipicio con el doblete de Thuram.

Borussia Moenchengladbach vs Real Madrid
Borussia Moenchengladbach vs Real Madrid
SASCHA STEINBACH

Un arrebato de furia sacó al Real Madrid del atolladero y le mantiene con vida en Europa. El equipo de Zinedine Zidane, que durante muchos minutos se vio al borde del precipicio en la Champions por el doblete de Marcus Thuram, tiró de casta para extraer un valioso punto de su visita a Alemania que salva sus opciones de superar la fase de grupos sin necesidad de ejecutar el cuádruple salto mortal sin red para estar en octavos a que se habría visto obligado de encadenar su cuarta derrota consecutiva en el continente.

Los goles de Benzema y Casemiro en otro final épico frente al Borussia Mönchengladbach evitaron el descalabro de un Real Madrid que reflotó en el clásico pero estuvo a punto de hincar la rodilla frente a un equipo con mucho mejores fundamentos que el azulgrana, refrendando la opinión vertida en la previa por Kroos acerca de la necesidad de elevar el nivel si querían salir vivos de una 'final' que casi les deja besando la lona.

Metió el Madrid intensidad y ritmo, persuadido de la elevada factura que le pasó su apatía frente al Shakhtar, pero le falta colmillo y así está condenado a penar hasta la extenuación. Es un equipo ordenado y comprometido que acomete con insistencia pero poco filo. Crea pero apenas resulta dañino y así cualquier rival puede subírsele a las barbas. Lo hizo el Borussia Mönchengladbach, siempre con el cuchillo entre los dientes a diferencia de su adversario más allá del arreón final. Recogió Hoffman un despeje de Varane y sirvió a Plea, que conectó con Thuram para que el hijo de aquel poderoso lateral que fuera campeón del mundo allá por 1998 junto a Zidane la pusiese en la escuadra tras cogerle la espalda a Lucas Vázquez.

Al Madrid se le ponía el asunto en chino mandarín. Tocaba aportar mordiente. Lo intentó Asensio con un disparo a bocajarro que repelió Sommer con titanio en las manos. Pero la estadística al descanso resultaba demoledora. Siete remates blancos, tres de ellos a puerta, para hacer aguas, mientras los 'potros' reventaban la banca a la primera. La eficacia, o su falta de ella, inclinaba un partido en el que la posesión y las ocasiones llevaban sello visitante pero el único gol tenía rúbrica local.

Épica

De vestuarios volvió un Madrid más agresivo. Asensio estrelló la bola contra la madera y Ginter impidió poco después que embocase cuando ya se relamía. El balear fue la mayor fuente de problemas para la zaga germana, más preciso que un Vinicius sin tino en una acción pintiparada. Eran los mejores minutos de un Madrid al que el cronómetro presionaba. El empate entre Shakhtar e Inter le daba aire, pero solo si sumaba en Renania. El 'Gladbach' resistía sin perder la cara. Kramer pudo avivar el fuego, pero Casemiro sacó el extintor. Sería Thuram el encargado de volver a encender la mecha. Percutió el 'Gladbach' por la derecha y la bola le cayó a Plea, que la reventó. Se lució Courtois con una parada soberbia, pero el esférico fue a la bota del vástago de Lilian, que dobló la renta.

El resultado acuciaba a Zidane, que envidó con Hazard y Modric por Vinicius y Kroos. El belga pudo acortar distancias a pase de Benzema, pero el golpeo se le fue a la red. Ordenó zafarrancho de combate Sergio Ramos, que se instaló como delantero. Arreaba el Madrid, al que el orgullo jamás abandona. Y así, a base de coraje, consiguió acortar distancias. Colgó Valverde al segundo palo, salvó Casemiro con la testa sobre la línea y amartilló Benzema de chilena. Bien recuerdan los más talluditos aficionados del Mönchengladbach que este es el equipo de las remontadas. Cabeza fría y corazón caliente. Una pócima que pocas veces le falla. Volvió a surtir efecto en el Borussia Park. Esta vez fue Modric el que colgó, Sergio Ramos el que la bajó desde los cielos y Casemiro el que fusiló. El Madrid siempre vuelve. Más cuando el abismo está cerca.

Borussia Mönchengladbach-Real Madrid (2-2)

Borussia Mönchengladbach: Sommer, Lainer, Elvedi, Ginter, Bensebaini, Kramer, Neuhaus, Hofmann, Stindl (Wolf, min. 79), Thuram (Herrmann, min. 70) y Plea (Embolo, min. 79).

Real Madrid: Courtois, Lucas Vázquez, Varane, Sergio Ramos, Mendy, Casemiro, Valverde, Kroos (Modric, min. 70), Asensio (Rodrygo, min. 83), Vinicius (Hazard, min. 70) y Benzema.

Goles: 1-0: min. 33, Thuram. 2-0: min. 58, Thuram. 2-1: min. 87, Benzema. 2-2: min. 93, Casemiro.

Árbitro: Orel Grinfeld (Israel). Amonestó a Stindl, Bensebaini y Neuhaus.

Incidencias: Partido de la segunda jornada del Grupo B de la Liga de Campeones, disputado en el Borussia Park a puerta cerrada.

Etiquetas
Comentarios